Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

The Killing PosterHace un mes la cadena de pago estadounidense AMC, responsable de éxitos críticos recientes como Mad Men o Breaking Bad, comenzó a emitir su apuesta para esta primavera: The Killing. Basada en la serie danesa Forbrydelsen, se centra en la investigación sobre el asesinato de la joven Rosie Larsen. Los paralelismos con ese clásico que es Twin Peaks son obvios, aunque también bebe de otros thrillers modernos como Seven o El silencio de los corderos.

Porque The Killing es un whodunnit de los de toda la vida y lo que mantendrá a los espectadores enganchados es poder saber finalmente quién mató a la pobre y aparentemente inocente Rosie Larsen, del mismo modo que millones de televidentes hace dos décadas especulaban sin cesar sobre “quién mató a Laura Palmer”.

Las similitudes entre ambos proyectos acaban pronto porque, a diferencia del enfoque culebronesco y sobrenatural que terminó adquiriendo el clásico de David Lynch, The Killing apuesta por un acercamiento realista y una historia que se mueve a tres bandas: la investigación que lleva a cabo la agente Sarah Linden (tremenda Mireille Enos, que pide a gritos una nominación al Emmy) y cómo esta investigación afecta a su vida privada; la reacción de los Larsen ante la pérdida de la pequeña Rosie, quizá la parte más sobrecogedora y con unos excelentes Michelle Forbes (magnífica en todo lo que hace) y Brent Sexton que logran transmitir todo su dolor de forma árida y descorazonadora. Acciones simples como hacer la compra o preparar la cena se convierten en momentos desgarradores.

The KillingLa tercera trama rodea el entramado político de las elecciones a alcalde de Seattle, centrándose en uno de los candidatos, protagonizado por Bill Campbell (Los 4400), que, como no podía ser de otra forma, tiene más de un vínculo con la chica asesinada. La investigación, dentro de su realismo, propicia más de un momento truculento, como el hallazgo de una posible escena del crimen en los sótanos del colegio, y siempre guarda un giro bajo la manga para que no podamos dejar de sospechar de ningún personaje.

El escenario en el que se ambienta la historia, un Seattle bajo una casi constante lluvia torrencial, muy similar a la húmeda ciudad sin nombre donde tenía lugar Seven, refuerza ese tono lánguido que envuelve a la serie. Pero eso no quiere decir que su lentitud aburra. El tempo está muy bien estructurado y en cada capítulo se nos ofrecen nuevas revelaciones que ayudan a avanzar la historia. Mención aparte merece la música de Frans Bak, autor de la banda sonora de la original danesa, y que en ocasiones recuerda al estilo de Howard Shore o al David Julyan de Memento, ayudando a dar profundidad a esa atmósfera lúgubre y opresiva y con unos crescendos al final de cada capítulo que potencian el efecto cliffhanger con el que dejan al espectador.

Con tan sólo 5 capítulos emitidos de los 13 que conformarán la primera temporada, ya podemos afirmar que AMC ha vuelto a acertar con una producción de nivel, un casting muy acertado y la promesa por parte de la creadora del proyecto Veena Sud (Caso abierto) de que el caso de Rosie Larsen quedará cerrado en esta primera temporada. Si no sucede como con Rubicon y la cadena decide continuar con The Killing, existen una segunda temporada de la versión danesa ya emitida y una tercera en camino. ¿Nos dejará satisfechos la resolución al nuevo misterio del siglo XXI: Quién mató a Rosie Larsen?

{youtube}1U3oLCgvNQw{/youtube}