Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Avanzamos en nuestro análisis a los nominados a los Emmy de este año con un repaso por las estrellas que nutren la lista de los actores invitados, en papeles en unos casos anecdóticos, en otros esporádicos y en otros incomprensibles. Junto a los grandes nombres para los que parece que están pensadas estas categorías, aparecen agradables sorpresas, como la inclusión de Mike O’Malley.

Mejor actor invitado en serie – comedia

20100813commen
Mike O’Malley
Glee
Neil Patrick Harris
Glee
Fred Willard
Modern Family
Eli Wallach
Nurse Jackie
Jon Hamm
30 Rock
Will Arnett
30 Rock

Mike O’Malley – Glee, ‘Wheels’. El papel de Burt Hummel, el rudo padre de Kurt, es una oportunidad de oro que O’Malley ha sabido aprovechar. Curtido en miles de series (Me llamo Earl, My own worst enemy, Parenthood, y alguna incluso con su nombre como título, The Mike O’Malley show, que duró dos episodios), su interpretación del padre que tiene que comprender y aceptar a su hijo gay pero que no siempre lo logra es de las mejores de la serie, aunque no sea de comedia. Sabe dar un toque de humanidad, ternura y cariño a ese Burt tozudo, un poco cazurro y en constante lucha contra su educación viril y machista. Y tan buena impresión ha causado que ya se ha anunciado que su personaje será de los fijos en la temporada que viene, además de tener un pequeño papel en la última película del creador de Glee, Come reza ama. Debería llevarse la estatuilla a casa.

Neil Patrick Harris – Glee, ‘Dream On’. Parece que los miembros de la Academia de la Televisión quieren darle a NPH un premio a toda costa este año. Por si no tuviera suficiente con la sempiterna nominación como mejor actor secundario por Cómo conocí a vuestra madre, tiene dos más: ésta como mejor actor invitado en comedia y una de última hora que conocimos ayer mismo como presentador de la Gala de los Tony del año pasado, aunque se le haya incluido en la lista de productores. Parte como favorito casi absoluto en esta categoría que tratamos hoy pero, si lo consigue, lo hará por uno de los capítulos más flojos de la serie, por un personaje muy poco original, que ya dejó trillado y casi agotado Kristin Chenoweth, y por una de las interpretaciones menos memorables que le recuerdo.

Fred Willard – Modern Family, ‘Travels with Scout’. Ésta es la cuarta nominación para un actor curtido en mil batallas audiovisuales, desde Roseanne a Modern Family, pasando por Friends, Lois y Clark, Cosas de casa y un larguísimo etcétera. Y lo cierto es que con la aparición de Frank Dunphy se completa una sucesión lógica en la otra serie revelación de la temporada. El personaje de Phil Dunphy es mucho mejor, si cabe, cuando vemos que su hijo Luke es igual que él, y mucho más todavía cuando se nos revela que todo lo ha heredado de su padre Frank. Con apenas un par de líneas descacharrantes y dos momentos emotivos y tiernos, Fred Willard se gana al público, y de no llevárselo O’Malley, es probable que se lo lleve él.

Eli Wallach – Nurse Jackie, ‘Chicken Soup’. ¿No ha habido mejores ocasiones para nominar y premiar a Eli Wallach? Casi da por pensar que está ahí para cubrir la cuota de actores veteranos que siempre hay en las nominaciones de unos premios. Wallach, que ya recibió un Emmy en 1966 por su papel en Las flores del diablo y ha estado nominado en tres ocasiones más, interpreta en el episodio ‘Chicken Soup’ de Nurse Jackie a un anciano moribundo que dice haber sobrevivido a cinco bypass a base de comer sopa de pollo. Cierto es que los cinco minutos, si llegan, de interpretación, están llenos de ternura y provocan una sonrisa compasiva y empática permanente en el espectador, pero nos saben a poco para tan magno actor y para este premio.

Jon Hamm – 30 Rock, ‘Emmanuelle Goes to Dinosaurland’.  La verdad es que resulta curioso ver al inteligente, impecable y ligeramente envarado Don Draper como el afable, torpe y bastante cortito Drew Baird, pretendiente de Tina Fey en dos ocasiones, en Emmanuelle Goes to Dinosaurland. Pero es tan breve  aunque divertidísimo y diparatado  que no nos da tiempo a comprobar si de verdad merece estar nominado.

Will Arnett – 30 Rock, ‘Into the Crevasse’.  Puede que Will Arnett sea un característico; cuesta distinguir a este Devin Banks del personaje que hizo, y desarrolló, en Arrested Development. Pero lo cierto es que tiene pillado al cien por cien ese punto paródico del que los actores habituales de la serie a veces se olvidan, o no saben cómo transmitir. Como némesis de Jack Donaghy está hilarante, pero en esta ocasión su personaje sale en tres ocasiones contadas, para meter tres chistes y hacer que la historia progrese un poco. Es su segunda nominación por el personaje, señal de que a los académicos les gusta.

Ganará: Neil Patrick Harris
Debería ganar: Mike O’Malley

Mejor actor invitado en serie de drama

20100813drammen
Beau Bridges
The Closer
Ted Danson
Daños y perjuicios
John Lithgow
Dexter
Alan Cumming
The Good Wife
Dylan Baker
The Good Wife
Robert Morse
Mad Men
Gregory Itzin
24

Beau Bridges – The Closer, ‘Make Over’. La duodécima nominación al Emmy (y quién sabe si cuarta estatuilla) para el mayor de los Bridges le llega por hacer de poli transexual en uno de esos papeles que parecen estar pensados para que les lluevan premios, o por lo menos nominaciones, a los actores que los aceptan. Por otro lado, The Closer le ha cogido bien el aire a los episodios más cómicos, aunque a veces se les escore un poco el barco del lado de la parodia. Y puede que este sea uno de los casos: George, excompañero ya retirado de Provenza, ahora es Georgette, una transexual lesbiana que tiene que luchar contra la nostalgia del su amigo para que le acepte como es ahora. Beau Bridges es muy buen actor, de eso no hay duda, pero en este capítulo no logra hacer creíble su papel de transexual.

Ted Danson – Damages, ‘The Next One’s Gonna Go in Your Throat’. Otro veterano en los Emmy (con 15 nominaciones, y dos estatuillas gracias a Cheers); esta vez consigue su segunda nominación por el personaje de Arthur Frobisher en Daños y perjuicios, aunque el año pasado fuera como actor secundario. ¿Y por qué no se lo dieron el año pasado, cuando se lucía más? En el capítulo no hace nada digno de mención: se limita a suplicar lloriqueando que no le peguen un tiro y ponerse ligón en un bar, y parece que su personaje vuelve brevemente a la serie porque él ha sabido darle ese carácter diabólicamente irresistible de los “malos” que luego se echa de menos. Ted Danson ha sabido renacer para el cine y la televisión como secundario especialista en personajes altaneros y pagados de sí mismos, y se lo agradecemos, pero no creo que merezca premio por su intervención en ‘The Next One Is Gonna Go in Your Throat’.

John Lithgow – Dexter, ‘Road Kill’. El gran favorito. Ya ganó el Globo de Oro por el personaje del psicópata Arthur Mitchell y todo apunta a que se va a llevar también el Emmy (en su undécima candidatura, con ya cuatro estatuillas). Casi presentar su nominación en la categoría de actor invitado en lugar de actor secundario parece una manera de asegurar el premio: su personaje tiene más recorrido que cualquiera de los demás en la categoría, deja más huella en la retina del espectador y a veces hasta le quita protagonismo en pantalla a Michael C. Hall. Lo cierto es que la serie da un paso de gigante cuando el villano es potente, y con Lithgow llega a la estratosfera: el aplomo de sus andares y su manera de hablar hace que nos creamos que es capaz de matar a una mujer o romper el dedo de su hijo con la misma tranquilidad que corta el césped o cepilla un listón de madera.

Alan Cumming – The Good Wife, ‘Fleas’. Alan Cumming y sus secundarios memorables, aunque a veces, cuando le dejan, tienda al histrionismo. No es el caso en The Good Wife. Su contenida interpretación de Eli Gold le ha valido esta nominación y que su personaje continúe en la serie, con más peso según ya han anunciado. Y lo merece. Me gusta mucho cuando le da la réplica a Julianna Margulies, de repente le salen matices nuevos a su personaje cuando esta él enfrente, o cuando le suelta la reprimenda a la traviesa estudiante, dejando claro en todo momento dónde está la clase y el estilo.

Dylan Baker – The Good Wife, ‘Bad’. Le hemos visto mil y una veces haciendo todo tipo de secundarios, pero quizá nunca como en esta ocasión. El marido asesino de clase altérrima por vía del matrimonio que siempre tiene preparada la frase ingeniosa y sarcástica, que alterna con momentos de aparente vulnerabilidad, lo justo para que ni su abogada ni los espectadores sepamos si es culpable o no, le queda perfecto, y le da con gestos y miradas ese carácter escurridizo y un poco empalagoso que hace que su sola presencia resulte irritante.

Robert Morse – Mad Men, ‘Shut the Door, Have a Seat’. Francamente, parece que los actores invitados de verdad están en desventaja frente a los que tienen un personaje que aparece esporádicamente a lo largo de una serie. Y no se puede decir nada en contra de la interpretación de Robert Morse como Bertram Cooper, que ya recibió la nominación por este personaje en la primera temporada, precisamente porque sabe sacar lo mejor de él: un Bertram un poco sobrepasado por los acontecimientos, que se debate entre disfrutar de su jubilación y un buen colchón de dinero y la nueva oportunidad de revivir y de volcar su experiencia que le ofrecen y retan los jóvenes publicistas.

Gregory Itzin – 24, ‘1:00 pm – 2:00 pm’. Otro caso de actor versátil al que hemos visto en miles de series (a Itzin en series como The West Wing, Friends, The O.C. o Sin rastro), y que este año recibe su segunda nominación al Emmy por el mismo papel. Charles Logan, viscoso, intrigante y manipulador, gana verosimilitud gracias a la interpretación de este gran actor, especializado en personajes que son algo más que un poco sospechosos, con una mirada que alterna entre triste y amenazadora, y a veces triste y amenazadora a un tiempo.

Ganará: John Lithgow
Debería ganar: John Lithgow

Mejor actriz invitada en serie de comedia

20100813comwom
Christine Baranski
The Big Bang Theory
Kathryn Joosten
Mujeres desesperadas
Kristin Chenoweth
Glee
Tina Fey
Saturday Night Live
Betty White
aturday Night Live
Elaine Stritch
30 Rock
Jane Lynch
Dos hombres y medio

Christine Baranski – The Big Bang Theory, ‘The Maternal Congruence’. No es la favorita en una categoría muy reñida, pero Baranski, que ya tiene con la doble de este año ocho nominaciones a los Emmy y una estatuilla (por Cybill, en 1995) es la mejor madre que Leonard puede tener. Vale que el personaje no es original, lo hemos visto en muchas sitcoms, pero su Beverly Hofstadter, esa estirada neurocientífica que es capaz de hacer llorar a la siempre risueña Penny y que enamora, por increíble que parezca, al humanoide y descacharrante Sheldon, con quien tiene muy buenos momentos, resulta irritante e hilarante, nunca tierna y afable ni vulnerable, ni siquiera cuando está borracha y se suelta el pelo.

Kathryn Joosten – Mujeres desesperadas, ‘The Chase’. La vecina metomentodo y peleona de Lynette Scavo está perfectamente interpretada por Joosten, que sabe dotar de humanidad y ternura a los papeles más antipáticos. Ya ha ganado el Emmy en las dos anteriores ocasiones por este mismo personaje, con lo que ya ha recibido suficiente reconocimiento. Además, la serie ya pasó hace mucho tiempo sus momentos de gloria, así que no creemos que este año haya figurado en la mente de los votantes.

Kristin Chenoweth – Glee, ‘The Rhodes Not Taken’. El papel de April Rhodes en Glee es caballo ganador. Aparte del tirón popular de la serie, su aparición en ella como exaspirante a estrella que ve en el coro de estos chicos una oportunidad de recuperar la gloria de los tiempos de instituto hace no sólo que la calidad de los números musicales aumente, sino que añade ese puntito de realidad que a veces se echa de menos, en una interpretación que siempre resulta adorable y frágil, y muy graciosa, y a veces simplemente desopilante. Se presentó por ‘The Rhodes Not Taken’, aunque en mi opinión debería haberlo hecho por ‘Home’, mucho más redondo como capítulo, y en el que ella parece encontrarse más a gusto. Ya recibió el Emmy el año pasado por Pushing Daisies, lo cual a lo mejor limita sus posibilidades, pero no sería justo.
 
Tina Fey – Saturday Night Live.
Ya nos hemos quejado antes de las nominaciones de Saturday Night Live entre los actores y actrices de comedia. Nadie a estas alturas va a cuestionar el talento de Tina Fey como actriz cómica, y menos como guionista, aunque sí es cierto que el único Emmy que no ha recibido ha sido por el de papel de anfitriona de SNL. Como tal, Tina es descarada, sexy y muy divertida; vuelve a regalarnos otra imitación de Sarah Palin y su ‘Weekend Update’ es excelente; pero ya decimos, para otra ocasión.

Betty White – Saturday Night Live. Y si April Rhodes es caballo ganador, el papel de anfitriona de Betty White en Saturday Night Live es el indiscutible favorito para ganar la categoría. Es el año Betty White, la única superviviente de Las chicas de oro; hasta se pide en las redes sociales que presente los Oscar del año que viene. En mi opinión, Saturday Night Live no es el formato adecuado para que Betty White deslumbre. Hay mucho talento dentro de él, y a veces parece perderse un poco entre todos ellos; aun así, está a la altura de otros actores que han pasado por ahí, y tiene momentos realmente geniales, como el monólogo de Facebook. De ganarlo, sería el cuarto entre 17 nominaciones. Y las que le quedan.

Elaine Stritch – 30 Rock, ‘The Moms’. De siete nominaciones, tres premios, uno de ellos por este mismo personaje de Colleen Donaghy, la madre de Jack. Su aparición siempre eleva la calidad de la serie, pero creo que en esta ocasión no está a la altura de las anteriores. A pesar de eso, es la mejor haciendo de madre de lengua viperina y malévolamente divertida, y sus momentos con Alec Baldwin son la bomba.

Jane Lynch – Two and a Half Men, ‘818-JKLPUZO’.  Por si no fuera suficiente con su nominación por Sue Sylvester como mejor actriz secundaria, a Jane Lynch le cae la pedrea por tres minutos de buen diálogo, pero en los que no se despega del sofá en el que está sentada y, a mi entender, hace una versión reducida y calmada de la entrenadora de animadoras. No es que no merezca la nominación, pero tampoco brilla en una serie que además está en sus horas más bajas y que seguramente se irá de vacío este año.

Ganará: Betty White
Debería ganar: Kristin Chenoweth

Mejor actriz invitada en una serie de drama

20100813dramwom
Mary Kay Place
Big Love
Sissy Spacek
Big Love
Shirley Jones
The Cleaner
Lily Tomlin
Daños y perjuicios
Ann Margret
Ley y Orden: UVE
Elizabeth Mitchell
Perdidos

Mary Kay Place – Big Love, ‘The Mighty and the Strong’.  Este año parece el del reconocimiento a esos actores que siempre están ahí pero cuyos nombres casi nunca se recuerdan a la hora de los premios. Nadie cuestiona la calidad del trabajo de Mary Kay Place, tanto en Big Love como en otras series y películas, pero creo que no bastan las dos escenas por las que ha sido nominada este año para hacerla merecedora de este premio, sobre todo porque la serie por la que compite nunca ha parecido ser del agrado de los académicos y porque hay dos rivales con muchas más posibilidades.

Sissy Spacek – Big Love, ‘End of days’. Una de esas rivales es precisamente una compañera de reparto. Y no una compañera de reparto cualquiera, sino esta actriz que ha recibido numerosas nominaciones y premios, y a la que los cinéfilos le tienen que agradecer tanto, sobre todo haber hecho Carrie. Fuera de bromas, la escena que abre el capítulo con la elegante e inteligente Marylin Denshaw y Bill Hendrickson es impresionante, y sólo por ella merece el premio. A su favor está el capítulo final de la temporada, que es el mejor de toda ella; en su contra, que, como hemos dicho antes, Big Love nunca ha estado entre las favoritas de los votantes.

Shirley Jones – The Cleaner, ‘Does Everybody Have a Drink?’. Otra veteranísima actriz en un papel que, la verdad sea dicha, le favorece bien poco, sobre todo por un guión más que flojo y un personaje que tiene demasiado que hacer a pesar de la brevedad: borracha, madre preocupada e intérprete de cabaret. Afortunadamente, la serie ha sido cancelada.

Lily Tomlin – Daños y perjuicios, ‘Your Secrets Are Safe’. Catorce nominaciones y cuatro Emmys. La otra gran favorita para ganar la estatuilla es esta cómica que ofrece en Damages una de las mejores interpretaciones dramáticas del año. En el capítulo ‘Your Secrets are Safe’ como la matriarca de los Tobin es fría y altiva, aunque se la haya humillado públicamente, y la escena de la entrevista con Glenn Close y Martin Short es fantástica. Sólo cabe lamentar que no se hayan incluido escenas de capítulos posteriores, cuando añade vulnerabilidad y aún más fuerza al personaje a medida que su mundo se desmorona.

Ann-Margret – Ley y orden: UVE, ‘Bedtime’. Ya, ya sabemos que se piensa que los premios al mejor actor invitado están para nominar a viejas glorias que salen de una honrosa jubilación para hacer un papelín que les devuelva un poco de relumbrón, pero es que Ann-Margret en este capítulo de Ley y Orden roza el ridículo como borracha obsesionada con un playboy de medio pelo que incluso intenta patéticamente ligar con el poli que va a interrogarla.

Elizabeth Mitchell – Perdidos, ‘The End’.  Y cierra la lista de nominados una de las injusticias de los últimos años. Bueno, injusticia es todo lo referido a Lost y las nominaciones a los Emmy, pero de esto ya hemos hablado aquí muchas veces. Tuvieron tres largas temporadas para nominar a Elizabeth Mitchell como Juliet Burke, pero la han nominado como actriz invitada por una sola escena. Pero qué escena. Su reencuentro con Sawyer junto a la máquina de chocolatinas del hospital y la emoción que desborda su interpretación nos pusieron los pelos de punta a la mayoría de seguidores de la serie. Por eso, y aunque sea sólo por eso, es nuestra favorita.

Ganará: Lily Tomlin
Debería ganar: Elizabeth Mitchell