Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Arrancamos nuestro tradicional repaso pormenorizado a los nominados a los Premios Goya con la categoría de Mejor actor revelación, en la que aparecen dos nombres no tan desconocidos como Ricardo Gómez (1898: Los últimos de Filipinas) y Carlos Santos (El hombre de las mil caras) junto a dos rostros menos populares como Raúl Jiménez (Tarde para la ira) o el argentino Rodrigo de la Serna (Cien años de perdón).

Ricardo Gómez por 1898: Los últimos de Filipinas

Sin desmerecer en ningún momento el fabuloso trabajo del incombustible Ricardo Gómez, esta nominación no significa solo un reconocimiento a su trabajo personal, que también, es una punta de lanza, una nominación colectiva a nivel moral que representa a todo un grupo de actores jóvenes que pueblan el espléndido reparto de la película y que llevan a sus espaldas el peso de una historia tan complicada de llevar a la pantalla como la de los últimos de Filipinas. Con esto, la nominación al Goya de Gómez solo viene a reconfirmar lo que toda España ha podido comprobar semana tras semana desde hace años gracias a Cuéntame cómo pasó: Eel gran actor en el que se ha convertido delante de los ojos de todo un país, primero en televisión, ahora en cine. Y es solo el principio. Con una competición tan reñida en esta categoría es complicado (pero no imposible) verle alzarse con la estatuilla, pero ésta oportunidad es solo un punto y seguido para todo lo que está por venir. Clapton Davis

Rodrigo de la Serna por Cien años de perdón

Dentro de la ola de thrillers nacionales (aunque en este caso se trate de una coproducción) estrenados a lo largo de 2016, Cien años de perdón es el que se ha quedado más descolgado de los premios. Por ello, la nominación de Rodrigo de la Serna, el impredecible Uruguayo de la cinta de Calparsoro, se presenta como una de las más débiles del quinteto. Tiene la fuerza y la capacidad para llevar gran parte de la acción sobre sus hombros. Consigue, como sus compañeros Tosar y Furriel, que su personaje vaya más allá del atracador carismático. Pero ni la película ha tenido la visibilidad suficiente ni Rodrigo de la Serna es Ricardo Darín. Siguiendo la normativa, compite en revelación porque esta es su primera vez en los Goya, pero después de más de 20 años de hacer cine y televisión en Argentina, De la Serna tiene en su haber, entre otros, un Independent Spirit Award y una nominación al Bafta por su interpretación en Diarios de motocicleta. Bernardo Pajares

Carlos Santos  por El hombre de las mil caras

La de Carlos Santos es una de las 11 nominaciones con las que cuenta El hombre de las mil caras, que se ha quedado solo a una de Un monstruo viene a verme, el gigante de Bayona. La última película de Alberto Rodríguez tras Grupo 7 y La isla mínima, que se alzó con diez goyas en 2015, cuenta con una gran baza de cara al triunfo de sus dos actores nominados: la recreación de personajes que forman parte de la historia reciente de este país. Carlos Santos ha tirado de transformación física para convertirse en Luis Roldán, el que fue Director General de la Guardia Civil e implicado en uno de los casos de corrupción más sonados de la historia de España. Santos construye un personaje verosímil y consigue, con creces, estar a la altura de la oportunidad que le brinda el proyecto. No son pocas las posibilidades de que este actor murciano de 39 años se vaya a casa con el Goya bajo el brazo. Alan Dameron

Raúl Jiménez por Tarde para la ira

El debut en la dirección de Raúl Arévalo ha sido, sin duda, una de las grandes sorpresas del año en el cine español y ha demostrado su gran fuerza acumulando un enorme número de nominaciones en todos los premios de la temporada, desde las 8 nominaciones en los Premios Feroz hasta las 11 de estos premios Goya. De esta forma podemos entender la nominación de Raúl Jiménez por Tarde para la ira donde aunque realiza un trabajo impecable en un papel nada destacable, parece formar parte de un efecto arrastra ante la gran acogida de la película. El actor, al que hemos visto en películas como Sin vergüenza o Noviembre, se beneficia de estar dentro de una de las favoritas a llevárselo todo en la gala de este año. Su papel se ve lastrado por la poca importancia que le otorga el guión hasta bien avanzada la película y, cuando lo hace, no le da el material suficiente para hacerse memorable de cara al espectador. Nada parece indicar que se llevará el premio salvo que la Tarde para la ira se convierta en un monstruo que arrase en todas sus candidaturas. Luis Fernández

Ganará: Carlos Santos por El hombre de las mil caras
Debería ganar: Rodrigo de la Serna por Cien años de perdón
Molaría que ganara: Ricardo Gómez  por 1898: Los últimos de Filipinas