Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Cuatro primeras espadas del cine español compiten por el Goya a la mejor actriz del año, en una competición que viene marcada por la posibilidad de que Emma Suárez gane dos premios en la misma noche: actriz protagonista por Julieta y de reparto por La propera pell. Penélope Cruz, Carmen Machi y Bárbara Lennie tratarán de impedirlo.

Emma Suárez por Julieta

Pedro Almodóvar es sobradamente conocido por escribir unos personajes femeninos arrebatadores. No ha sido la excepción esta Julieta sacada de los textos de Alice Munro a la que da vida y lágrimas la incombustible Emma Suárez (6 nominaciones, 1 goya). Su trabajo, como la película, es una constante contención del sufrimiento más críptico reflejado en un rostro y unas palabras que desgarran al espectador, aunque no sepa muy bien por qué. Esta es la sexta nominación para Emma Suárez, que hace doblete en esta misma edición por el Goya a la mejor actriz de reparto por La propera pell, el de Isaki Lacuesta e Isa Campo. Como el de Eva, el dolor de Julieta es el dolor de Emma, una interpretación descarnada, desnuda, sin tapujos, que convierten este viaje al centro del sufrimiento de Emma Suárez en una de las interpretaciones más importantes de su carrera (y van…). Un trabajo intenso y descarnado varios pasos por delante que el de sus compañeras. ¿Seguirán las chicas Almodóvar su racha de Goyas? Clapton Davis

Carmen Machi por La puerta abierta

Hace ahora dos años coincidíamos en una entrega de premios con Carmen Machi (2 nominaciones, 1 goya) en la que lucía un color de pelo más rubio que de constumbre y con unas raíces un tanto descuidadas. Ella, a pocos días de ganar el Goya a la mejor actriz de reparto por Ocho apellidos vascos, explicaba que el motivo de su aspecto era “una prostituta maravillosa que estoy haciendo y que ya veréis”. No estaba de promoción, ni siquiera mencionó el nombre de Marina Seresesky, la directora de la película que rodaba, pero el brillo en sus ojos y su tono al contarlo no podían ocultar su felicidad. La Machi, ahora lo sabemos, estaba aquellos días en el pellejo de Rosa, la prostituta protagonista de La puerta abierta, una mujer dura, que ha aprendido desde la cuna lo que es pelear por llegar al final del día. Asier Etxeandia y Terele Pávez -su madre en la ficción- provocan la media sonrisa en esta dramedia. A ella le toca el hueso más duro. Y, una vez más, Carmen Machi demuestra que tiene el don de despertar la empatía del espectador con cada uno de sus personajes. Bernardo Pajares

Penélope Cruz por La reina de España

Es imposible no tener la sensación de que la nominación a Penélope Cruz (9 nominaciones, 3 goyas), la única de presencia de La reina de España en las categorías principales de estos Goya, se debe más a un compromiso que a una convicción. Aún así, es de justicia reconocer el mérito de Cruz, la mayor estrella internacional en la historia del cine español, y su compromiso con este personaje y este proyecto. Cruz retoma uno de los papeles clave de su filmografía con el brío y el desparpajo de hace 18 años. El reencuentro con Macarena Granada puede haber sabido a poco lastrado por una historia descafeinada y una realización trasnochada, pero desde luego no por el empuje de Cruz, que retoma su acento, su gracia y el brillo de sus ojos. Está claro que este goya no va a ser para ella, pero es de justicia que compita por él. Fernando de Luis-Orueta

Bárbara Lennie por María (y los demás)

La joven actriz madrileña de tan sólo 31 años ya acumula un buen historial de premios y nominaciones. Aunque fue en el 2014 tras el estreno de la apabullante Magicarl Girl cuando el cine español la ha abrazado como una de sus actrices fundamentales. Bárbara Lennie (4 nominaciones, 1 goya) llega a estos premios Goya con fuerzas renovadas tras haber ganado, venciendo a sus rivales de categoría en la última edición de los Premios Feroz. Aún así le costará vencer a la almodovariana Emma Suarez de Julieta. Lennie llega de la mano de una directora novel, Nely Reguera, que le ha entregado un papel hecho para el lucimiento y disfrute de la actriz. Bárbara abraza a María como quien abraza a sus propios recuerdos, y en ese abrazo la actriz dota de vida a una historia sencilla y cotidiana, que desgarra desde lo banal y hace cómico lo trágico. Una interpretación que incomoda sin ser desagradable; que emociona siendo sutil; y que consigue la risa desde el dolor. Un trabajo encomiable el de Bárbara Lennie que, si bien no es tan misterioso y embaucador como el de Magicarl Girl, si es más complejo. María es gracias a Bárbara. Y Bárbara puede ser gracias  a María una doble ganadora de los Premios Goya. Luís Fernández

Ganará: Emma Suárez por Julieta
Debería ganar: Carmen Machi por La puerta abierta
Molaría que ganara: Bárbara Lennie por María (y los demás)