Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Arrancamos aquí el tradicional análisis de los nominados a los Oscar, con la categoría de mejor actriz de reparto. Un apartado en el que por primera vez en la historia de la Academia coinciden tres actrices negras (Viola Davis, Octavia Spencer y Naomie Harris) frente a dos estrellas blancas (Nicole Kidman y Michelle Williams). Y lo mejor de todo es que la victoria no será cuestión de cuotas.

Viola Davis por Fences

No parece que este vaya a ser un año de grandes sorpresas y la categoría de actriz de reparto no será un excepción. Desde que se supo que Paramount promocionaría a Viola Davis como actriz de reparto por Fences, esta estatuilla quedó más o menos decidida. No es exactamente uno de esos casos en los que la Academia está en deuda con una actriz, pues esta sólo es la tercera nominación de Davis, pero sí es cierto que pocas veces se tiene tanto la sensación de estar ante un nombre capital de la escena y la pantalla de nuestro tiempo. Viola Davis lleva ya casi 30 premios por este papel, sin contar los que ganó cuando lo interpretó sobre las tablas de Broadway. Y es que esta mujer, amante esposa, ejemplo de dignidad y fortaleza, es posiblemente su especialidad. Es imposible que no remitirse a aquel personaje de La duda capaz de eclipsar a la mismísima Meryl Streep. Viola Davis es de su misma pasta y muy pronto el Oscar se lo va a reconocer. Fernando de Luis-Orueta

Naomie Harris por Moonlight

El de Naomie Harris (primera nominación) es el único personaje de Moonlight del que vemos su evolución en el tiempo a través del mismo intérprete. Y se agradece. Ella es Paula, la madre del pequeño Chiron. Al contrario de lo que ocurre con el también nominado Mahershala Ali, cuya aparición se reduce al primer acto y que está corriendo mejor suerte que la británica, el personaje de Naomie Harris sí se mantiene hasta el final en el guión de Barry Jenkins. Se trata de una madre soltera que tiene su propio conflicto en la trama y que, lejos de ser un apoyo ante la homosexualidad de Chiron, complica todavía más la situación de este. Su interpretación es más que correcta, pero mucho tendrían que cambiar las tornas de aquí a los Oscar para que tuviese alguna posibilidad real de ganar. Bernardo Pajares

Nicole Kidman por Lion

Los hermanos Weinstein decidieron respaldar por completo a Lion de Garth Davis para la temporada de premios, después de unos años poco satisfactorios, y han conseguido que la película se cuele en hasta 6 nominaciones de cara a esta edición de los premios Oscar. Si bien no parece que vaya a recoger demasiadas estatuíllas, y no sería descartable que se fuera de vacío, ha conseguido colar a dos de sus protagonistas en las categorías de reparto. Entre ellos, Nicole Kidman (4 nominaciones, 1 oscar) que vuelve a la carrera por el Oscar tras 7 años, desde que estuviera presente en 2010 por Los secretos del corazón. En una categoría que parece tener nombre propio, no veremos a Kidman recoger su segundo Oscar, pero resulta reconfortante ver como esta actriz todavía es capaz de sacar oro cuando se le da buen material para trabajar y se le da el tiempo necesario para que su actuación respire. El suyo es un papel pequeño pero que cuenta con una de esas escenas definitorias en las que el espectador es incapaz de apartar la mirada. Emocionante y cercana, Nicole Kidman ha sabido madurar sus formas interpretativas para lograr convencer desde la contención y la sabiduría. El poso de su interpretación sobrevive mucho más allá de la película, a pesar de contar (casi) con tan solo una escena arrolladora. Su mirada, prístina, le ha valido una vez más el reconocimiento de sus colegas. Una merecida nominación que se quedará en eso pero que esperamos que sirva para que le sigan ofreciendo interpretaciones de calado. Luis Fernández

Octavia Spencer por Figuras ocultas

Viendo Figuras ocultas no sorprende demasiado que Octavia Spencer (2 nominaciones, 1 oscar) haya logrado su nominación en esta categoría… pero queda algo coja cuando descubrimos que Taraji P. Henson, un verdadero terremoto en pantalla, se ha quedado fuera de su categoría. En cualquier caso, el trabajo de Spencer como actriz secundaria, estatuilla que ya ganó en 2012 por su trabajo en Criadas y señoras es efectivo, emocionante y vistoso, no sobra, pero carece de la garra y la personalidad suficiente como para ser memorable. Esto, sumado a la relativa cercanía de su anterior victoria y la escasa (aunque relevante) presencia de la película en las categoría, parece apuntar a que no será su noche… pero tampoco podemos asegurar que Spencer sea, como en 2012, la sorpresa que sume la única estatuilla de Figuras ocultas. Clapton Davis

Michelle Williams por Manchester frente al mar

Cuarta nominación al Oscar para Michelle Williams, que se estrenó hace poco más de diez años, en 2006, optando a su primera estatuilla gracias a su interpretación en Brokeback Mountain. Desde entonces, ha estado nominada en 2011 por Blue Valentine, en 2012 por Mi semana con Marilyn y este año vuelve a la carrera gracias a su papel en el tercer largometraje del director y dramaturgo neoyorquino Kenneth Lonergan, Manchester frente al mar. Williams interpreta a Randi Chandler, una joven madre de tres hijos que se separa de su marido Lee (Casey Affleck), en el contexto de una trágica pérdida. Williams aborda esta interpretación desde la profundidad y la verdad que exige el texto de Lonergan, y exprime al máximo sus minutos en pantalla para construir un personaje creíble y complejo. Williams no solamente entrega en esta película una de las mejores interpretaciones del año, si no que poco a poco se ha convertido en una de las actrices más interesantes del panorama cinematográfico actual. Alan Dameron

Ganará: Viola Davis por Fences
Debería ganar: Viola Davis por Fences
Molaría que ganara: Michelle Williams por Manchester frente al mar