Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La actualidad estadounidense ha dado un vuelco, sin quererlo, a la categoría de mejor guión adaptado: cinco historias sobre la comunicación, el entendimiento, la tolerancia, la integración, la superación de las barreras interraciales, de comunicación e interpersonales son las que pugnan por tan preciada estatuilla. Una oportunidad única para, en una gala abiertamente politizada desde semanas antes de su celebración, poder erigirse como voz reivindicativa. ¿La calidad de los textos? En este caso parece ser secundaria, pero, como otros años, siempre supone una sorpresa ver competir a textos ambiciosos y complejos con otros más convencionales. En cualquier caso, una categoría intachable.

Eric Heisserer por La llegada

El texto de Eric Heisserer (primera nominación) que adapta La historia de tu vida, de Ted Chiang, no solo supone un gran contendiente en la categoría por sí mismo como historia, si no que además, supone un ejercicio de adaptación realmente complicado por la propia naturaleza del relato original. La historia de la reputada lingüista Louise Banks y su trabajo para el gobierno de los Estados Unidos durante una invasión extraterrestre es, quizá, el texto más importante, trascendente y verdaderamente relevante para el espectador como individuo y como sociedad. Más allá de estas pretensiones que, bajo ningún concepto, se le exigen a un texto audiovisual, La llegada tiene que luchar con el extendido prejuicio de que la ciencia ficción, como otros géneros, son menos dignos de premiarse que otros de temática más o menos convencional. En cualquier caso, de no ser premiada, desde luego es una más que orgullosa ganadora moral de la noche. Esperemos que podamos aunar los dos conceptos.

August Wilson por Fences

August Wilson (primera nominación) compite póstumamente en esta categoría por adaptar su obra teatral Fences, ganadora del premio Pulitzer. Este trabajo, surgido en 1983, por fin ha visto su adaptación al cine después de muchas exigencias para su traslado a la gran pantalla. El guión, como ya lo atestiguan sus reconocimientos anteriores, es un estupendo retrato de una sociedad en pleno cambio a través del matrimonio Maxson, un tour de force entre los dos protagonistas y un durísimo retrato de una familia en plena crisis de comunicación y de valores. El texto, desde su publicación en los años ochenta ha sufrido pocas variaciones, y ese es el principal lastre de este guión, su excesiva literalidad tanto como texto como de puesta en escena. Una película anquilosada y rígida que podría dar la sorpresa por las circunstancias raciales que invaden el día a día del país en la actualidad.

Allison Schroeder y Theodore Melfi por Figuras ocultas

El texto de Allison Schroeder (primera nominación) y Theodore Melfi (dos primeras nominaciones este año, la otra como productor de la película) que adapta el texto de Margot Lee Shetterly es, probablemente, el texto más flojo de las cinco contendientes, pero, como ya ocurriera con Criadas y señoras en su año, también es justo valorar los textos más sencillos y accesibles si éstos, como es el caso, funcionan con la precisión de un reloj suizo. La historia de las tres afroamericanas que revolucionaron la NASA en plena segregación racial en norteamérica es un texto bien construido, sin mucha halaraca y que combina entretenimiento y divulgación de una manera envidiable. La importancia de la historia dentro de la sociedad americana (acrecentada además por las última decisiones del gobierno de Donald Trump) y su retrato del sueño americano conseguido por mujeres de color puede ser un arma reivindicativa en una gala que ya se ha erigido como abiertamente anti Trump.

Luke Davies por Lion

En una gala que se prevee reivindicativa como pocas se recuerdan, Lion es una contendiente más que, como la anterior, quizá no pueda presumir de impactante saltos mortales con tirabuzón en su texto, pero si que puede sentirse orgullosa de haber emocionado a su audiencia con una temática al filo de la actualidad. El texto de Luke Davies (primera nominación) que adapta la autobiografía A Long Way Home de Saroo Brierley es un producto realizado con tiralíneas tan propio de la factoría Weinstein, pero su origen prefabricado (quizá el único lastre de la película) no quita un ápice de emoción a esta sorprendente historia que, como la anterior, habla de la integración, el respeto y la familia. Una historia formulaica, previsible y sin un ápice de originalidad, pero que no es condición para que llegue a lo más profundo del corazón.

Barry Jenkins por Moonlight

La última nominada en la categoría es Moonlight, adaptada por el director de la cinta Barry Jenkins (dos primeras nominaciones este año) a partir del texto original de Tarell Alvin McCraney In Moonlight Black Boys Look Blue. La historia de Chiron durante su infancia adolescencia y edad adulta es un soplo de aire fresco en la carrera. Con una estructura delimitada en tres actos perfectamente diferenciados, Moonlight construye no solo la historia de una vida, si no la radiografía de los más desfavorecidos de la sociedad norteamericana desde un punto de vista muy personal y con situaciones atípicas. Esta historia de incomunicación, trauma y supervivencia es, quizá, la única opción que equilibra el buen hacer estructural del texto con la profundidad y diferenciación temática. Un compendio que podría, tras su victoria en los Globos de Oro (y con La La Land en otra categoría), darle la victoria sin ningún tipo de problema.

Ganará: Barry Jenkins por Moonlight
Debería ganar: Eric Heisserer por La llegada
Molaría que ganara: August Wilson por Fences