Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Richard Jenkins Frank Langella Sean Penn Brad Pitt Mickey Rourke
Richard Jenkins
The Visitor
Frank Langella
El desafío
(Frost contra Nixon)
Sean Penn
Mi nombre es
Harvey Milk
Brad Pitt
El curioso caso de Benjamin Button
Mickey Rourke
El luchador

A primera vista sorprende la veteranía de todos los actores protagonistas nominados este año, ya que ninguno baja de la cuarentena. Curiosamente los más experimentados son, precisamente, los que obtienen su primera candidatura (Mickey Rourke. Richard Jenkins y Frank Langella) mientras que para Brad Pitt y Sean Penn es su segunda oportunidad. Todo parece indicar un interesante duelo entre Penn y Rourke si Langella no da la sorpresa.

{youtube}o3xyB0Db2hY{/youtube}
En este film dirigido por el también actor Tom McCarthy, Richard Jenkins da vida a un callado profesor quien acaba encontrando en la música un cierto halo de sentido en su vida. Esta es su primera nominación al Oscar. En The visitor compone una interpretación muy sobria y contenida que han sabido apreciar sus colegas de profesión, que ya le rescataron en las nominaciones a los SAG. Es uno de los grandes secundarios del cine y la televisión. Anteriormente había trabajado en filmes como Las brujas de Eastwick, Flirteando con el desastre, El hombre que nunca estuvo allí, y sobre todo, la serie A dos metros bajo tierra. Su nominación es la única del filme y prácticamente supone ya en sí un premio.

{youtube}-hcslGTfNb0{/youtube}
A sus 71 años Frank Langella consigue su primera candidatura al Oscar por la adaptación al cine de uno de los grandes éxitos de Braodway de los últimos años, en donde él también encarnó al controvertido presidente republicano. Langella empezó su carrera en el teatro, que le ha dado los mejores papeles de su carrera (Drácula, Sherlock Holmes). El cine le tendió la mano para interpretar sobre todo villanos (Star Trek, Masters del Universo). Sin embargo, ha sido ya a una avanzada edad cuando el mundo del celuloide le ha empezado a tratar en serio. Hace tres años entró en la carrera por el Oscar con Buenas noches y buena suerte, y el año pasado fue un serio contendiente por Starting Out in the Evening. En El desafío hace un magistral y escalofriante ejercicio de precisión y naturalidad que bien podría (y merecería) el Oscar. Si Rourke y Penn siguen igual de igualados, Langella podría dar la sorpresa.

{youtube}6tOaJbVdYYg{/youtube}
A Sean Penn le costó cuatro candidaturas que Hollywood premiara de una vez por todas la labor de este polémico actor y director: fue con Mystic River, en 2003. Este año, su papel de activista por las libertades de los homosexuales, no sólo le ha colocado de nuevo en la carrera por el Oscar sino que es el cofavorito en todas las quinielas. Penn se transfigura en Harvey Milk, haciendo creíble a su personaje y, sobre todo, los ideales que defendía. Sus polifacéticas interpretaciones y su entrega al cine comprometido nunca han dejado de sorprender al star system. Películas como Pena de muerte, Acordes y desacuerdos o 21 gramos avalan su prestigio interpretativo. El año pasado contra todo pronóstico se quedó sin nominación al mejor director por Hacia rutas salvajes y este año parece tener a muchos votantes a su lado. De momento, se ha llevado el premio del Sindicato de Actores y su victoria pasa por derrotar al luchador Mickey Rourke.

{youtube}WiruqlUaOH4{/youtube}
Uno de los sex symbol de nuestra generación (y alguna que otra más) consigue aquí su segunda nominación tras aquella lejana que le valió un Globo de Oro (Doce Monos). Brad Pitt, estrella en la pantalla y fuera de ella, es uno de los adorados por directores como Alejandro González-Iñárritu (Babel) o el propio David Fincher, quien ya contó con él en Seven. Actor irregular donde los haya, sus defensores argumentan la contención como prueba de su capacidad interpretativa en esta película. No sabemos muy bien si ésta es consecuencia del perfil del personaje en el guión o de la dirección de Fincher, pero Brad Pitt está más seco que una pasa en Benjamin Button, sin matices y regalando escenas a los secundarios. Además, es el principal artífice de la tan consignada frialdad de la película. Gran parte de su labor está interpretada por la tecnología pues su cuerpo cuando es anciano corresponde a otros actores y su cara está generada completamente por ordenador. No entendemos mucho esta nominación.

{youtube}2nrRSzvutYo{/youtube}
Sin duda, ésta es una de las interpretaciones más sonadas del año. Hace no muy poco Mickey Rourke era conocido por su deterioro físico tras echar por la borda 15 años de carrera y abandonarse en las drogas. Conocido en el pasado por su personaje en Nueve semanas y media, ha sido su pequeño papel en Sin City el que le devolvió al celuloide. Ahora en El luchador ha logrado cautivar a Hollywood con una soberbia interpretación que ha revolucionado a la crítica. Al público se lo ha metido en el bolsillo con grandes dosis de descaro y sentido del humor. Su difícil transformación física (recordemos que tiene ya 52 años), la humildad y naturalidad con la que aborda a Randy the Ram es conmovedora. A nadie se les escapan tampoco los paralelismos entre el personaje de ficción y el actor que lo encarna. Lleva ganados el Globo de Oro y el BAFTA y tiene muchas papeletas para el Oscar.

Quién ganará: Mickey Rourke por El luchador

Quién debería ganar: Sean Penn por Mi nombre es Harvey Milk

Tu quiniela: