Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El código de color sugerido desde el movimiento Time’s Up en contra del acoso sexual de las mujeres en el entorno laboral ha predominado abrumadoramente entre los nominados e invitados a los Globos de Oro de esta noche. Pero no, queridos, ir de negro no necesariamente implica ir elegantes. Vale que no tenemos colores, pero con lentejuelas, encajes, volantes y demás fruslerías se puede lograr el mismo efecto, para bien y, como veremos, para mal.

 

Reinas absolutas

Aunque se ha pasado un poco con el decolorado del pelo, la majestuosidad de Gillian Anderson y lo impecable de su vestido la colocan entre las mejores de la noche.

Isabelle Huppert no varía su estilo. Este vestido se parece a otros que ha lucido recientemente, pero tampoco necesitamos que cambie.

En otro orden de estilos, Jessica Biel eligió un Dior ligeramente clásico pero con un adorno central que lo actualizaba un poco y un maquillaje y peinado que completaban el look a la perfección.

Jessica Chastain de terciopelo con adornos plateados en el costado. No defrauda.

Michelle Pfeiffer ha regresado a la primera línea y sigue siendo impresionante su belleza. El vestido no llama la atención, tiene esos detalles de plumas sobre el plumetti, pero ella es reina.

La veterana Rita Moreno llegó con una chupa con tachuelas y pantalones de cuero, y se quedó con el personal. Es una leyenda del mundo del espectáculo y lo demostró.

 

Su majestad Viola Davis no requiere muchos comentarios. Le basta un vestido de terciopelo de corte sencillo con ese collar de varias vueltas y ese pelo salvaje.

Claire Foy eligió un sobrio esmoquin de Stella McCartney que completó con un maquillaje moderno y favorecedor.

Y aunque la elección de ‘In the Fade’ como mejor película extranjera haya levantado ampollas, el vestido de Prada que eligió Diane Krüger para subir al escenario es de los más espectaculares que hemos visto esta noche, capa incluida.

Las sobrias

Amy Poehler, que iba acompañada por la activista Saru Jayaraman, optó por un sencillo diseño con capelina y lazo que ni fu ni fa. No la favorecía pero tampoco le sentaba mal. Connie Britton sin duda lució el modelo más reividicativo de la noche con ese mensaje en la camiseta: “La pobreza es sexista”

 

Elisabeth Moss llevaba un modelo infantiloide que acentuaba su rara belleza de institutriz austriaca.

Aunque el escote es un poco extraño,  el vestido que lucía Emilia Clarke es bonito y favorecedor para su belleza.

La actriz y ahora guionista y directora Greta Gerwig se puso un impresionante vestido de terciopelo de escote desigual con un no menos impresionante collar dorado.

Y ya lo dijimos: desde que Laura Dern contrató a un estilista todo va mucho mejor. Le va este estilo casi minimalista, le rejuvenece.

Meryl Streep, de Vera Wang, iba acompañada de Ai-Jen Poo. La multipremiada actriz no traicionó su estilo.

Saoirse Ronan, con su pelo corto y rubio, llevó con elegancia y discreción este vestido entallado con hombreras futuristas.

Tracee Ellis Ross escogió un impresionante diseño de Marc Jacobs que completó con un aún más impresionante turbante.

Winona Ryder no sorprendió. Ya la hemos visto con este tipo de trajes de corte princesil, pero estaba muy guapa.

Y Zoe Kravitz se puso un vestido de tubo con escote palabra de honor impecable para ella.

 

Tienen su gracia

Alison Brie mostró una de las tendencias de la noche: los pantalones capri bajo el vestido. Tenga carácter reivindicativo o no, lo cierto es que da un toque desenfadado a un traje importante.

El traje de Alison Janney es complicado, pero resulta más atractivo cuanto más se mira. Ese cuerpo tan adornado, con ese efecto tatuaje, puede parecer recargado pero bien llevado como ella es un sí muy grande.

 

Alison Williams se arriesgó con este diseño de Armani Privé, pero la verdad es que ese estampado en naranja y plata levanta un vestido que sería de lo más aburrido.

Dejando a un lado que le hacía muy mayor, el vestido elegido por Katherine Langford es bonito, y ese bordado de lentejuelas en la cintura es muy favorecedor.

Mandy Moore también acertó al escoger este vestido clásico con el bonito toque de color en la cintura.

El homenaje de Mary J Blige a Tina Turner en Más allá de la cúpula del trueno fue uno de los modelos más comentados de la noche. Refuerza su gran personalidad y su belleza.

 

Mira, chica, no

Amanda Peet no triunfó con este innecesariamente voluminoso vestido que aplanaba totalmente su belleza.

Y parece mentira que Angelina esté en este grupo, pero es que este salto de cama o traje de cupletista estaba fuera de lugar, aparte de ponerle años. A Dakota Johnson le pasa un poco como a su madre. Es guapísima, pero tiene un algo chabacano que de repente hace que un vestido bonito resulte hortera. Un algo de nuevo rico, no sé si me explico.

Hay que bajar hasta los pies para entender claramente por qué Emma está aquí.

Innecesaria su presencia e innecesario el modelito. Next.

Kate Hudson, mona, ¿qué te has hecho? Y sobre todo, ¿por qué te has puesto esto?

Otra presencia innecesaria.

Y Kerry Washington, otra que se carga el traje con los zapatos.

Y Maria

Y Mariah está aquí porque hay que sacarla, ¿no?

Hubo un tiempo en que Millie Bobby Brown jugaba con su edad y lucía modelos que iban bien con ella. Ahora ya parece que se ha perdido y que tampoco se busca demasiado.

Y el look de Sarah Jessica Parker es un gran interrogante. Parece que nada va con nada, y que lo lleva todo encima.