Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Tadeo Jones ha regresado con sus amigos a los cines de toda España en la secuela Tadeo Jones 2: El secreto del Rey Midas y promete repetir el éxito que llevó a la primera a convertirse hace cuatro años en la película más taquillera del momento, cosechar tres premios Goya (mejor película de animación, mejor guión adaptado y dirección novel) y conquistar al público internacional.

En esta segunda parte, el joven Tadeo, antihéroe que acerca a los más pequeños al Indiana Jones que veneraron sus padres, pero dotado de la ternura y el tesón que éstos quieren enseñarles y un sentido común a prueba de piratas, defiende a su inseparable amiga Sara hasta las últimas consecuencias y sortea cualquier obstáculo impidiendo que un pérfido Jack Rackham y sus secuaces se salgan con la suya.

Tras haber secuestrado a Sara por el hallazgo de sus investigaciones como arqueóloga, Rackham y su equipo pretenden hacerse con tres eslabones perdidos que completan el legendario collar del rey Midas y, como en el cuento mitológico griego, otorgan a quien lo logre la capacidad de convertir en oro todo lo que toque.

Para evitarlo y, ante todo, salvar a su amiga de quien está perdidamente enamorado, Tadeo se lanza a una aventura en España, Estados Unidos y Turquía en la que todo es posible, junto a Momia –excepcional, convence más que nunca–, su perro Jeff, el loro Belzoni y otros atractivos personajes, como una divertida rata que habla un nuevo idioma (rata-morse), un taxista andaluz algo descarado y una becaria aprendiz de arqueóloga llamada Tiffany, con ojos verdes de gata.

Más cuajada y poética que la primera, esta segunda parte se sostiene en una historia cincelada con esmero, que antepone el sacrifico por amor a la codicia desmedida. Lo mejor de la cinta reside en el planteamiento de convencer desde una mirada simplificada: la intensidad del sentimiento que comparten Tadeo y Sara es tal y está forjado de un material tan puro que con su ardor puede fundir la trágica amenaza de la leyenda del Rey Midas.

Si la primera fue una película de aventuras, ésta es por encima de todo una historia de amor con la Alhambra de fondo, pespuntada por el arrojo de sus protagonistas por salvarse y preservar sus valores. Contrasta así la rotundidad y pureza del argumento –el verdadero tesoro de la felicidad reside en la reciprocidad de los buenos sentimientos- con la apuesta, a veces excesiva, por bordar la animación recreando escenarios desde una perspectiva conocida e intensificando al máximo las escenas de acción.

La magia de esta secuela no reside tanto en lo que se ve y se escucha, sino en cómo ésta planteada en esencia la inquebrantable historia de amor, rumor de agua que fluye en un guión que embruja en la misma elección de los destinos: Granada, Las Vegas y Capadocia. El viaje de Tadeo 2 se desarrolla con la naturalidad y el mérito del trabajo bien hecho, pero sin explotar al máximo la emoción que mueve a sus personajes, concentrada como está en poner todo en movimiento, cuando el público late en la butaca con la placidez de la piedra de jade.

Permanezcan atentos, porque parece seguro que habrá, por lo menos, una tercera parte, y esperemos que transcurra en otra emblemática ciudad española. Dependiendo de cómo se escriba la historia, consolidarán el éxito alcanzado y podrán ampliarlo.

El productor y guionista Jordi Gasull (4 cats) y el guionista Javier Barreira amplían los detalles del proyecto:

En opinión de ambos, ¿qué ingredientes consiguen dejar boquiabiertos a padres y niños en la sala de cine?
Una buena historia es fundamental para atrapar a cualquier espectador. Pero no es el único elemento. Necesitas personajes claros y creíbles, pero también sentido del ritmo y espectáculo. Es curioso, decía Aristoteles, que una obra poética tiene que tener, sobre todo, una buena historia y luego necesita además personajes, tema, ritmo, diálogo y espectáculo. Esto sigue siendo válido 2.500 años después. Y por eso tratamos de crear historias que sean comprensibles, fáciles de seguir, emocionantes y con comedia.

En términos de ilusión, ¿qué han sentido al completar este segundo proyecto y con qué se quedan?
Sobre todo, satisfacción después de tantos meses. Trabajamos para el público, así que la recompensa es que le guste y eso supone el mayor premio. También un poco de alivio, por lo duro que es siempre el proceso hasta conseguir una película muy entretenida, con una buena historia y que guste mucho.

¿Qué han visto en el trabajo del equipo que les enorgullezca especialmente?
La dedicación de decenas y decenas de personas que se han dejado la piel delante de la pantalla de sus ordenadores y que en ningún momento se han rendido. Hemos sido todos Tadeos en acción, desde los directores hasta los becarios, y todos hemos luchado para conseguir el objetivo de la película.

¿Qué esperan de esta segunda parte a nivel de crítica y público?
Pues, las críticas nos han sorprendido.  Son mucho mejores de lo que esperábamos siendo una secuela de una película de animación familiar. Y del público, pues lo que está pasando: que le guste y que la disfrute y piense que es mejor que la anterior. Ya en la primera versión del guión, Edmon Roch [socio de Jordi Gasull] dijo: “Tenemos algo mejor que la primera película”.

¿Qué futuro aguarda a Tadeo?
Depende siempre de la respuesta del público, veremos. Quizá tenga un par de aventuras más. Algunos quieren que pase por China, otros, por Japón, por Hawaii. A mí [Jordi] me gustaría que pasara por las Canarias. Y saben una cosa: ¡hay Momias Guanches! En todo caso, con independencia de dónde vaya, Tadeo goza de buena salud, porque es un hombre de acción.

Por M.E.L.