Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Como suele pasar en estos Festivales la última sensación es lo que
cuenta. Llegó la última, adelantó por la izquierda a todas las demás y
en un año sin favoritas y en una edición que no pasará a la historia, The Wrestler consigue
el León de Oro a la mejor película, que no hace sino jalonar la carrera
de Darren Aronofsky en el primer gran triunfo de su filmografía. Qué
bien le ha salido ofrecer una historia según los cánones de toda la
vida y apoyado en un convencionalismo alejado de sus últimos
experimentos. La película trata sobre la historia de un luchador de pressing catch que cae en desgracia y que parece lejano de sus mejores tiempos.

Mickey Rourke en ¨The wrestler¨ de Darren AronofskyLa película está protagonizada por Mickey Rourke, que ha vuelto a recibir unas críticas magníficas por este papel después de quince años en declive y que sólo comenzaron a cambiar gracias al papel que Robert Rodríguez le dio en Sin city. A pesar de las buenas críticas, por las que algunos apostaban que ganaría la Copa Volpi al mejor actor, parece muy lejano todavía de la carrera por los Oscar.

El premio especial del Jurado ha sido para la etiope Teza, mientras que el premio al mejor director ha recaido en Alexei German Jr. por Paper soldier. El italiano Silvio Orlando por Il Papa di Giovanna y la francesa Dominique Blanc por L´autre han sido reconocidos como los mejores actores.

No ha sido una buena edición para películas que podrían tener alguna pretensión de Oscar. Ni The Burning Plain de Guillermo Arriaga, ni Rachel Getting Married de Jonathan Demme, ni Ponyo on the Cliff by the Sea de Hayao Miyazaki han conseguido ningún reconocimiento.