Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La última de las esperanzas españolas ha defraudado a la crítica como la que más. Dice Carlos Boyero que “todo le suena a tontería”. Según Luis Martínez, de El mundo, la cinta de Coixet “parece más el resultado de un impetuoso y poco reflexionado deslumbramiento. El de su directora por Japón”. De El Imaginario del Doctor Parnaso, Boyero lo califica como “desastre para modernos con cositas de Terry Gilliam”. La película china Visages también ha recibido una fría reacción.

Oti Rodríguez Marchante, del diario Abc, dice que “Isabel Coixet ha hecho una película tan propia que lleva su sello en el lomo, como esas reses que marcan a fuego en los western. La película se convierte, pues, en una historia de encuentros y pescados, en la que el thriller se tropieza con el sexo tan crudo como el sushi”. Al parecer al crítico le ha gustado la película y concluye que “su gusto [el de Isabel Coixet] por hacer cine en el borde mismo de lo impúdico tiene un mérito que no siempre se le reconoce a esta directora.

Leslie Felperin, de la revista Variety, la califica como “bonita pero altamente vacía”, dice “ser como un anuncio de perfume sin producto”.

Así, cerrada la competición de películas a concurso, Un profeta de Jacques Audiard y El lazo blanco de Michael Haneke son las dos máximas favoritas para la Palma de Oro. En el margen de las lejanas sorpresas estarían En el origen, Les herbes folles y Los abrazos rotos.