Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Con el palmarés de la Mostra de Venecia en la mano, urge plantearse si los ganadores del veterano festival han  conseguido la pole en la carrera por los Oscar: Ang Lee con su china {ln:Lust, Caution}; Brian DePalma con su experiemental Redacted; Brad Pitt con su inesperada Copa Volpi por The Assassination of Jesse James; y Cate Blanchett con su aclamada caracterización como Bob Dylan en I'm not There.

En el caso de Ang Lee, fue este mismo festival el que hace dos años le dio un empujón que le llevó hasta el escenario del teatro Kodak a recoger el premio a la mejor dirección por Brokeback Mountain, aunque falló en en la mejor película. Con Lust, Caution no parece probable que vaya a repetir la jugada: primero porque es una película china, en chino; segundo porque tienen escenas de sexo que harán que EE UU se estrene como película NC-17, equivalente a la X; y tercero porque no ha causado el entusiasmo entre los críticos que una película de esas características debería producir.

Lo de Brian DePalma es más sencillo: no se puede competir en los Oscar con una película experimental que una buena parte de los cronistas han considerado como un fallo estrepitoso. Otra cosa sería si hubiera tenido buenas críticas, pero en el caso Redacted esas se cuentan con los dedos de una mano.

El caso de Brad Pitt es, en cambio, más complicado. Por un lado, no figuraba en ninguna quiniela hasta la fecha. Seguramente ni en las suyas propias. Esta Copa Volip recuerda mucho a la que el año pasado ganó Ben Affleck por Hollywoodland: nadie se acordó de él en la carrera por los Oscar. Por Pitt es una megaestrellla planetaria y, además, productr de la película. Quién sabe si jugando bien sus cartas y con una adecuada promoción podría llegar a pintar algo. Habrá que ver cómo evoluciona.

La única que lo tiene claro es Cate Blanchett. Es favorita al Oscar desde que empezaron a circular sus fotografía ataviada como Bob Dylan. La úinca diferencia es que muy probablemente en los Oscar compita en el apartado de actriz de reparto por el hecho de ser una película coral y no aparecer ella más que en un tramo. Pero para competir por el premio como protaonista ya tiene Elizabeth: La edad de oro. No sería la primera vez que una actriz ganara un Oscar por interpretar a un hombre: le pasó a Linda Hunt por El año que vivimos peligrosamente [corregido, gracias Benito Lindo] y, rizando el rizo, a Hilary Schwank por Boys Don’t Cry.