Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Es difícil poner de acuerdo a los críticos en un gran festival de cine internacional. Pero de las crónicas de esta primera mitad de la Mostra de Venecia pueden sacarse algunos puntos en común: {ln:In the Valley of Elah...

In the Valley of Elah

Es difícil poner de acuerdo a los críticos en un gran festival de cine internacional. Pero de las crónicas de esta primera mitad de la Mostra de Venecia pueden sacarse algunos puntos en común: {ln:In the Valley of Elah} es lo mejor visto hasta ahora, {ln:Expiación} está hecha más al gusto del gran público que del cinéfilo; Tony Gilroy tiene cogido como pocos el punto al thriller; y Woody Allen debería espaciar más sus películas.

No sólo el aplauso a la nueva película de Paul Haggis ha sido generalizado, sino que todas las crónicas resaltan partiuclarmente el trabajo de Tommy Lee Jones. Parece que tenemos un primer favorito no sólo a la Copa Volpi, sino al Oscar.

También es común el comentario a la habilidad de Tony Gilroy para tejer sus tramas y que este {ln:Michael Clayton} es un buen ejemplo. George Clooney, su protagonista, ha gustado pero, comparado con la fascinación que suele producir, esta vez los elegios han sabido a poco.

Y si hay alguien a quien siempre se le regalan los oídos es a Woody Allen. Pues parece que El sueño de Cassandra no ha terminado de convencer. Ningún comentario sale de la zona de grises.

Tampoco ha producido estallidos de colores The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford. Es difícil convencer de que tienes una buen película entre manos cuando el estreno lleva posoponiéndose dos años. Aún así ha habido algunas críticas favorables (alguna tan destacada como la de Variety) pero por lo general ha producido muy poco interés.

La que sí había concitado mucha expectación antes de proyectarla era Redacted, de Brian De Palma, pero su interés se ha desinflado en el primer pase. El pseudocumental que pretende ser ha resultado muy poco creíble para la mayoría de los asistentes.

Es cierto, no son fáciles de roer: ni siquiera lo ha consguido Ang Lee con sus cacareadas escenas de sexo explícito en {ln:Lust, Caution}. Al parecer, su larguísimo metraje es el remedio contra la lujuria.

En los días venideros aguarda la biografía de Bob Dylan dirigida por Todd Haynes (I’m Not There ), la extravagancia de rigor de Wes Anderson (The Darjeeling Limited) o la única española a concurso (En la ciudad de Sylvia). Todo ello aderezado con el homanje a Tim Burton, con adelanto en primicia de {ln:Sweeney Todd} incluido.