Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La jornada de ayer fue menos productiva de lo esperado. Decidimos obviar el cine experimental de Amer y las apuestas asíaticas de Summer Wars y Vengeance, para ir directamente a uno de los platos fuertes de esta muestra, el nuevo trabajo de Vincenzo Natali, Splice, que con Adrien Brody y Sarah Polley en su reparto prometía una buena sesión de ciencia ficción en condiciones.

Una lástima encontrarnos con lo que nos encontramos: Natali parte de una base muy buena e interesante, y se adentra en unos fueros muy interesantes de explorar, pero no termina de concretar el género y la forma para contarlo, así que la película va dando tumbos de un lado a otro para no llegar a ningún sitio y terminar por cansar al espectador que a la hora de terminar hace rato que ha desconectado de la historia.