Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Entregados los Oscar de 2005, arranca ya la carrera por los de 2006. Si este pasado año el protagonista ha sido para la América posible, más abierta y libre, todo parece indicar que en la próxima edición será el pasado de los Estados Unidos de la mano de Clint Eastwood, Martin Scorsese, Oliver Stone o Robert DeNiro. Además, España soñará otra vez con las estatuillas con Los fantasmas de Goya, de Milos Forman, y, sobre todo, Volver, de Pedro Almodóvar.

Este primer repaso a los grandes títulos de 2006 bien puede comenzar por la Segunda Guerra Mundial, cuando los soldados estadounidenses habían cruzado el globo para lucha en el Pacífico contra Japón. Ahí se enmarca Flags of Our Fathers, primera aproximación de Clint Eastwood a esta contienda a propósito de los cuatro soldados que protagonizan una de las fotografías más famosas de la historia: la izada de la bandera en la batalla de Iwo Jima.

Mientras, en EE UU la Agencia Central de Inteligencia (CIA) daba sus primeros pasos. Eso es lo que cuenta Robert De Niro en su segunda película como director, The Good Shepherd, con Matt Damon, Angelina Jolie y Joe Pesci en los principales papeles.

Tras la resaca de la guerra y los grandes estadistas, la vida del país estuvo marcada en buena medida por la ambición política y la lucha por el poder. De eso habla Steven Zaillian en All the King’s Men, nueva versión de la película El político que ganó el Oscar a la mejor del año 1949. En un principio se iba a haber estrenado la temporada pasada pero su distribuidora prefirió posponerla. El lustroso reparto incluye a Sean Penn, Jude Law, Kate Winslet y Anthony Hopkins.

Pero además de corrupción en este tiempo también hubo música, una época de grandes revoluciones y de creaciones de nuevos géneros. Así lo cuenta Dreamgirls, adaptación de un musical de Broadway sobre un trío de cantantes de soul que se convierte en fenómeno de masas. Lo dirige Bill Condon y lo protagonizan Jamie Foxx, Beyonce Knowles, Eddie Murphy y Danny Glover. En este mismo contexto, la directora de Frida, Julie Taymor, prepara un largometraje sobre los Beatles aún sin título que, si marcha al ritmo previsto, también estará listo antes de que acabe el año.

En literatura, ese fenómeno tuvo un nombre propio: Truman Capote y su novela de no ficción. Tras la visión de Bennett Miller, este año llegará la de Douglas McGrath en Infamous, que también se centra en la escritura de A sangre fría. En el reparto, Sandra Bullock, Anjelica Huston, Kevin Kline, Gwyneth Paltrow o Sigourney Weaver.

Y ese repaso por la historia de EE UU desemboca necesariamente en el 11-S con los dos primeras largometrajes que miran de frente al atentado terrorista que ha modificado definitivamente el curso de la política internacional. La primera recrea el Vuelo 93, el cuarto avión secuestrado que los pasajeros derribaron antes de que alcanzara su objetivo. Con más ambiciones Oliver Stone ha filmado World Trade Center en la que Nicolas Cage dirige a uno de los retenes de bomberos que entraron en las Torres Gemelas poco antes de que se desplomaran.

Pero la historia de Europa también tiene su hueco. Sofia Coppola estrenará al fin su ambicionado retrato de Marie Antoinette en la que le quita aplomo al hecho de ser la mujer del último rey de Francia. Steven Soderbergh se zambulle en la Alemania postnazi para contar la historia de misterio de The Good German, con George Clooney y Cate Blanchett. En España se ha fijado Milos Forman con Los fantasmas de Goya, con Javier Bardem y Natalie Portman. Puede incluso que se estrene en este 2006 un híbrido de estas dos: Soderbergh y Bardem juntos para contar la vida del Che en Guerrilla.

El viejo continente tiene sitio también con su propio cine. Roberto Benigni ofrece su viaje a Irak de La tigre e la neve paralelo al que hizo al Holocausto en La vida es bella. Y Pedro Almodóvar desembarca con toda su artillería: el estreno en EE UU de Volver irá acompañado de una amplia retrospectiva de sus mejores títulos.

La oferta del cine de entretenimiento tiene su principal embajador en El código Da Vinci, adaptación de la novela de formidable éxito escrita por Dan Brown a cargo del director Ron Howard, que se reúne de nuevo con Tom Hanks y otros habituales de su cine. Taquillaza seguro. No menos colas habrá para ver al fin una nueva entrega del superhéroe por excelencia, Superman Returns; la tercera aventura de Ethan Hunt (Mission: Impossible III), el remake de la versión sementera de Titanic(Poseidon) o la renovación del espía de Su Majestad (Casino Royale).

La nueva película de Disney-Pixar protagoniza el cine infantil. Cars, programada en un principio para el pasado verano, narra la historia de la amistad entre un flamante coche deportivo y una vieja tartana. Las voces las ponen Owen Wilson y Paul Newman. Warner compite con Happy Feet en la que un joven pingüino pone a bailar a toda su bandada. A sus micrófonos han estado Elijah Wood, Robin Williams, Hugh Jackman, y Nicole Kidman. Además, Dakota Fanning, la niña de La guerra de los mundos, es el único protagonista humano de Charlotte’s Web; el resto son animales de granja con las voces de Julia Roberts, Steve Buscemi, John Cleese, Oprah Winfrey, Robert Redford o Kathy Bates.