Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Tras ganar todos los grandes premios del año y tres Oscar de peso (incluido el de mejor dirección), Brokeback Mountain se ha quedado sin el premio de la Academia de Hollywood a la mejor pelÌcula.Su paseo triunfal por la alfom...

Cathy Schulman y Paul Haggis, productores de Crash, recogen el Oscar a la mejor película.

Tras ganar todos los grandes premios del año y tres Oscar de peso (incluido el de mejor dirección), Brokeback Mountain se ha quedado sin el premio de la Academia de Hollywood a la mejor pelÌcula.Su paseo triunfal por la alfombra roja se ha chocado contra Crash, que ha obtenido el galardón al mejor largometraje del año, junto a los de mejor guión y montaje. El resto de los premios han ido a parar a las manos de los grandes favoritos: Philip Seymour Hoffman, Reese Witherspoon, Wallace y Gromit y Tsotsi.

Cuando todo el mundo esperaba escuchar Brokeback Mountain, Jack Nicholson sólo pronunció una sílaba. Y haciendo honor a su nombre Crash (Colisión) ha provocado un gran impacto en el patio de butacas del teatro Kodak cuando se ha anunciado su victoria como mejor película del año. El primer largometraje realizado por el guionista Paul Haggis se ha llevado además los premios a mejor guión original y mejor montaje.

¿No se han atrevido los académicos con la historia de amor entre dos vaqueros que ha soliviantado a la mitad más rancia de EE UU? ¿O, sencillamente, les ha gustado más Crash? Nunca se sabrá, pero los premios a mejor música, guión adaptado y, sobre todo, dirección que ha logrado Brokeback Mountain parecen apuntar hacia la primera hipótesis, especialmente porque son categorías que con frecuencia avanzan cual será la ganadora del gran premio.

Ambos títulos han quedado apartados de los galardones de interpretación que han ido a manos de las grandes favoritos: Philip Seymour Hoffman por Truman Capote y Reese Witherspoon por En la cuerda floja; en las categorías de reparto los ganadores han sido George Clooney por Syriana y Rachel Weisz por El jardinero fiel.

Precisamente por esta película competía el único español nominado, pero la suerte de Weisz no se ha contagiado a Alberto Iglesias. Sin embargo, no ha caído derrotado por el inigualable John Williams sino por otro compositor que no sólo se expresa con música sino también en castellano, Gustavo Santaolalla por Brokeback Mountain. La mejor canción, para regocijo de unos y extrañeza –o susto– de otros ha sido ‘It’s Hard Out Here for a Pimp’, un rap que suena en Hustle & Flow, por ahora inédita en España.

Las estatuillas relacionadas con el aspecto visual han sido para Memorias de una geisha: mejor fotografía, dirección artística y diseño de vestuario. Y los tres Oscar más técnicos se los ha llevado King Kong: sonido, efectos visuales y montaje de sonido. El premio al mejor maquillaje ha sido para su principal rival en las taquillas: Las crónicas de Narnia.

La sudafricana Tsotsi, que había cogido carrerilla para desde el Festival de Montreal, se ha llevado el galardón a la mejor película en lengua extranjera. Y el premio al mejor largometraje animado ha sido para Wallace & Gromit: La maldición de las verduras.