Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Es la segunda vez en este año que hemos de hacer el mismo comentario: para ganar un Oscar no basta con gustar, sino que hay que levantar pasiones. No hace falta que sea un furor generalizado, pero hay que enganchar a una parte del público. Fue as...

'La guerra de Charlie Wilson'

Es la segunda vez en este año que hemos de hacer el mismo comentario: para ganar un Oscar no basta con gustar, sino que hay que levantar pasiones. No hace falta que sea un furor generalizado, pero hay que enganchar a una parte del público. Fue así como American Gangster desapareció de las quinielas y es así como La guerra de Charlie Wilson parece se esfuma tras su primera proyección como aspirante seria al premio a la mejor película. Pero no teman: va a dar la batalla en muchos otros frentes.

El pase se celebró ayer en Nueva York y la mayoría de los comentarios van en la línea de “buena película pero no extraordinaria”. Los que se desmarcan es porque no les ha gustado nada. Por partes: en Los Angeles Times Tom O’Neill dice que la proyección acabó con un “aplauso respetuoso”. “Gusta pero no arrebata, como cabría esperar dado el pedigrí de sus creadores”, continúa.

“Ahora que la hemos visto: ¿Será nominada a mejor película. Bueno… Mmm… Desde luego, no va a ganar. El principal crítico de uno de los tres grandes diarios de Nueva York no cree que vaya a luchar por la mejor película. Me dijo que incluso espera que sea un fracaso en la taquilla. Yo no diría tanto, pero tampoco me extrañaría que pasara. No es una mala película. Es bastante buena. Sólida. Bien hecha y bien interpretada. Pero es otra película sobre las guerras de Irak/Afganistán en un año con muchas de ese tipo y no hace lo que hace Cometas en el cielo: quitarte la respiración, como se supone que hacen las buenas películas. Por eso Cometas tiene las mejores opciones para el premio a la mejor película de todos estos filmes sobre la guerra”. Tomamos nota.

Kristopher Tapley en su blog de Variety es bastante comedido, aunque en The Blog viene a decir que lo único verdaderamente extraordinario de la película es el trabajo de Phillip Seymour Hoffman. “Charlie tiene un camino a los Oscar mucho más duro de lo que se esperaba. Quizá Hoffman lo logre, quizá la adaptación [del guión] de Sorkin logre un hueco. Soy más optimista sobre el primero que sobre el segundo, pero estoy seguro al 90% de que Tom Hanks y Julia Roberts van a ser lanzados a las afueras de la competición”.

En Hollywood Elsewhere Jeffrey Wells viene a decir lo mismo y asegura que Seymour Hoffman estará entre los cinco candidatos al Oscar a mejor actor de reparto. Por cierto, dado el entusiasmo con que se está recibiendo este trabajo, hay que plantearse: ¿va a ser el gran rival de Javier Bardem, que venía siendo el favorito indiscutido por No es país para viejos?

Otros comentarios son mucho más destructivos. David Polland en Movie City News empieza diciendo que la película es un “estupendo, deforme, inspirado e insípido desastre” y acaba con que “podía hacer sido una obra maestra y no lo es”. “Puede ser una película de 100 millones de dólares [de recaudación] para Universal y puede ser una opción verdaderamente competitiva para Phil Hoffman como actor de reparto… Pero nunca se sabe… En un año con tanto que  funciona, aunque sea con limitaciones… Difícil recorrido”.