Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Volver

Por tercera película consecutiva, Pedro Almodóvar es un firme candidato a los Oscar y Volver, favorita oficial
al premio a la mejor extranjera. En esta ocasión, además, su
protagonista, Penélope Cruz, figura en todas las quinielas como
aspirante a mejor actriz. Sin embargo, la competición este año es
particularmente dura. Basta recordar que no figura entra las nominadas
a los premios Independent Spirit o que sólo una asociación de críticos
la ha escogido como la mejor extranjera de este año.

Volver es una buena ocasión para que Almodóvar figure entre los
cinco nominados como mejor director y guionista del año, como ya
ocurrió en 2002 con Hable con ella. En cambio, no puede ser
considerado favorito en ninguno de estos dos apartados. Todo apunta a
que, esta vez sí, el Oscar de dirección será para Martin Scorsese ahora
que sin presiones tiene en cartel Infiltrados.

En la categoría de guión original Almodóvar cuenta con dos
inconvenientes fundamentales: que ya ha ganado este premio y que su
singularidad, por popular, ha perdido la capacidad de sorprender.
Además, el cine estadounidense tiene grandes trabajos para este
apartado como Pequeña Miss Sunshine o Babel.

Aún más atención que Almodóvar está concitando Penélope Cruz. Para
sorpresa de propios y extraños es la única actriz que está haciendo
sombra a las aspiraciones de Helen Mirren por The Queen (La reina),
por encima de otras anticipadas candidatas como Annette Bening. A estas
alturas del partido es fácil pronosticar que Cruz estará entre las
cinco nominadas a los Oscar, pero más difícil tendrá hacerse con el
premio.

A su favor, más allá del juicio sobre su trabajo en Volver,
juega una cierta tradición que se ha establecido en los últimos años:
el Oscar a las bellezas de Hollywood. A saber: Gwyneth Paltrow (1998),
Angelina Jolie (1999), Halle Berry (2001), Nicole Kidman, Catherine
Zeta-Jones (ambas, 2002), Charlize Theron, Renée Zellweger (ambas,
2003) y Reese Witherspoon (2005). En este plantel la presencia de
Penélope Cruz resulta totalmente acorde.

Sin embargo, en su contra se posicionan varios factores. El primero,
claro, la firmeza de Helen Mirren y el hecho de que el país donde más
ha gustado The Queen ha sido EE UU. Además, compite con un
papel que se expresa en un idioma extranjero por una película europea.
Sólo Sophia Loren ha logrado un Oscar en esas circunstancias, en 1961.
Y en tercer lugar lucha contra su propia imagen en el país en la que
hasta ahora ha primado más el estatus de imagen de algunas marcas de
moda que de actriz de categoría.

Además de Almodóvar y Cruz no hay que olvidarse del compositor Alberto Iglesias, que el año pasado ya fue candidato por El jardinero fiel.

Donde Volver parte como candidata a batir es en la categoría de
mejor película de lengua extranjera. Pero tampoco este premio está
fácil. Por el camino le han surgido dos grandes rivales: El laberinto del fauno, que compite por México aunque transcurre en la posguerra española, y, sobre todo, La vida de los otros,
la película del alemán Florian Henckel von Donnersmarck que ya se
impuso en los Premios del Cine Europeo y que no debería sobresaltar a
nadie si también se impone en los Oscar.

· Galería: La campaña de 'Volver' en la prensa de Hollywood