Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La Academia de Cine dará a conocer qué película competirá por el Oscar a la mejor cinta en lengua extranjera en representación de España el próximo 29 de septiembre. La institución apura así el plazo, que expira el 1 de octubre. Dos semanas antes, el día 15, anunciará los títulos de las tres finalistas. Entre las cintas con más posibilidades figuran Los abrazos rotos, de Pedro Almodóvar; Mapa de los sonidos de Tokio, de Isabel Coixet; Gordos, de Daniel Sánchez Arévalo; o Tres días con la familia, de Mar Coll.

Ninguna de ellas tiene, de entrada, el terreno ganado. El largometraje de Almodóvar es quizá la opción más clara pues tiene asegurada una buena repercuisión en Estados Unidos dada la popularidad del manchego y su acuerdo de distribución con Sony Classics, que estrenará la cinta en noviembre. En su contra juegan las malas críticas y haber pasado por el festival de Cannes sin lograr ningún premio.

Esto mismo le pasa a Isabel Coixet con Mapa de los sonidos de Tokio: sus posiblidades de resultar elegida son muy pocas. Sería curioso, de todas formas, que la película escogida por España tuviera la mayor parte de sus diálogos en Japonés.

Los otros españoles oscarizados y con película este año tampoco son opciones factibles: Ágora, de Alejandro Amenábar es inelegible por estar hablada en inglés; El baile de la victoria, de Fernando Trueba, no tiene todavía fecha de estreno y para poder participar debería llegar a las salas antes de octubre.

De entre los realizadores más jóvenes destaca Gordos, de Daniel Sánchez Arévalo, que se estrenará en septiembre. Aún hay pocas noticias de cómo ha resultado este segundo trabajo del realizador, así que será prudente esperar antes de pronosticar sobre sus posibilidades. El que ha sido magníficamente recibido es el debut de Mar Coll, Tres días con la familia. Su principal debilidad reside, precisamente, en ser una primera película y en su limitadísma distribución nacional. Aún así, a este cronista le parece, a fecha de hoy, la mejor apuesta pues es la mejor cinta de todas las aquí mencionadas.