Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Pocas veces se perfila un gran favorito con tanta claridad y con tanta antelación. Pero a estas alturas del año es difícil imaginar que cualquier otra actriz arrebate a Helen Mirren los grandes honores de este año por ...

Image

Pocas veces se perfila un gran favorito con tanta claridad y con tanta antelación. Pero a estas alturas del año es difícil imaginar que cualquier otra actriz arrebate a Helen Mirren los grandes honores de este año por su interpretación de La reina. Acaba de lograr el primero: la Copa Volpi de la Mostra de Venecia.

Mirren no es una desconocida para los Oscar: ya compitió comomejor actriz de reparto en 1994 por La locura del rey Jorge y en 2001 por Gosford Park, aunque en ambas ocasiones sin fortuna. En cambio, su personificación de la reina Isabel II de Inglaterra en la esperada película de Stephen Frears está causando sensación allá por donde se proyecta y figura a la cabeza de todas las quinielas de los premios de este año.

La propia película va a ser uno de los títulos a tener en cuenta. A Frears le precede su prestigio y en EE UU, además, cierta popularidad gracias a haber dirigido allí varias cintas con notable éxito. Si a ello se añade un proyecto arriesgado como retratar el comportamiento de la Corona británica en los días posteriores a la muerte de Lady Di y una gran recepción por parte de la crítica, el resultado es un largometraje que debe ser muy tenido en cuenta.