Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Guillermo del Toro, contra viento y marea, ha sido el gran ganador de los Oscar 2018 con La forma del agua, que ha logrado cuatro estatuillas: mejor película, dirección, música original y diseño de producción. No ha sido una victoria abultada, pero ha logrado no sólo imponerse a Tres anuncios en las afueras, sino reconciliar las categorías de película y dirección que en los últimos años han divergido muchas veces.

Pero si hay una razón por la que La forma del agua hace historia es porque supone la primera vez que el Oscar a la mejor película del año va a parar a una cinta de ciencia ficción, un  género hasta ahora virgen en esta categoría.

Su rival, la cinta de Martin McDonagh, no ha superado el handicap que suponía no tener a su director en liza y se ha tenido que conformar con dos estatuillas: mejor actriz para Frances McDormand y actor de reparto para Sam Rockwell. 

Numéricamente ha quedado mejor posicionada Dunkerque, que ha sumado tres galardones, todos técnicos: mejor montaje, mezcla de sonido y montaje de sonido. Christopher Nolan se queda una vez más sin Oscar, ni como director ni como productor.

Los premios de interpretación los completa Gary Oldman por El instante más oscuro, una cinta que también ha levantado el galardón al mejor maquillaje.

Blade Runner 2049 se ha llevado también dos estatuillas -dos más que la Blade Runner original-: mejores efectos visuales y mejor dirección de fotografía para, por fin, Roger A. Deakins, que ha tenido que perder 12 veces antes de esta noche.

La cinta de Pixar Coco ha sido la ganadora del premio a la mejor animada y a la mejor canción para ‘Remember Me’, del matrimonio Anderson-Lopez, los mismos de Frozen.

Y varias películas han conseguido un Oscar: Yo, Tonya el de mejor actriz de reparto (Allison Janney, uno de los más cantados de la noche), Call Me by Your Name mejor guión adaptado (primera estatuilla para James Ivory que a sus 89 años se convierte en la persona más anciana en ganar un Oscar), Déjame salir (guión original) y El hilo invisible (diseño de vestuario).

Una mujer fantástica le ha dado a Chile el primer Oscar de su historia, reforzando así el extraordinario papel del cine latino en esta edición.

En cambio, pese a la amplia pedrea de premios Lady Bird, la única cinta nominada dirigida por una mujer, se ha ido de vacío, lo mismo que Los archivos del Pentágono, de Steven Spielberg. y Mudbound.

La gala ha estado presentada por segundo año consecutivo por Jimmy Kimmel, que en la línea de la gala anterior, ha arrancado con un monólogo más bien discreto, pero que ha sabido trufar la gala de sorpresas. La mayor de todas, la visita sorpresa a los espectadores del vecino Teatro Chino en plano pase de Un pliegue en el tiempo.

Para conmemorar los 90 años que los Oscar han cumplido este año, la ceremonia ha estado trufada de espléndidos montajes de vídeo que celebraban el cine de Hollywood y del mundo en general. Además, ha habido un hueco especial para el cine de las nuevas voces: el realizado por mujeres, afroamericanos, inmigrantes venidos del mundo entero, personas que hasta ahora no han tenido la oportunidad de contar sus historias.

Por eso, el gesto de Frances McDormad ha sido el más celebrado de la noche: al recoger su premio ha pedido a todas las mujeres nominadas que se pusieran en pie y al resto del público que miraran a su alrededor para que asuman la integración.

> OSCAR 2018: Lista completa de los ganadores
> OSCAR 2018: Las fotos de la alfombra roja