Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Los Emmy se rinden a 'Modern Family' e ignoran por última vez a 'Perdidos'

La Academia de la Televisión ha convertido a Modern Family en su nueva niña bonita con seis estatuillas (tres de ellas entregadas esta noche -mejor serie de comedia, actor de reparto y guión- y otras tres la semana pasada en los Creative Arts). En el apartado de drama, ninguna novedad: Mad Men ha sido la gran triunfadora por tercer año consecutivo, mientras ha hecho una vez más el vacío a Perdidos en el año de su despedida. La ceremonia de entrega, presentada por Jimmy Fallon, ha resultado cansina, repetitiva y nada original.

Entre las mayores sorpresas del reparto de premios destaca la victoria de Kyra Sedwick como mejor actriz de drama por The Closer; que Breaking Bad no sólo haya vuelto a ganar mejor actor (Bryan Cranston) sino también mejor actor secundario (Aaron Paul); y que The Good Wife haya obtenido el Emmy a mejor actriz de reparto (Archi Panjabi) pero no el de mejor actriz (Julianna Margulies), que parecía imbatible.

En comedia, el duelo entre Glee y Modern Family se ha decantado claramente en favor de la segunda, si bien Glee ha conseguido el premio a la mejor dirección por el Piloto a su creador, Ryan Murphy. Gran parte del elenco de esta serie ha protagonizado el número de apertura de la ceremonia, que ha resultado extraordinariamente pobretón -por más que arrancara con un vídeo muy bien resuelto-.

Mientras, en las categorías de drama ha cundido el déjà vu: Mad Men mejor serie y guión, dejando a Dexter sólo mejor dirección por su impresionante season finale. Jon Hamm, Michael C. Hall y Hugh Laurie siguen sin levantar la estatuilla. Por no mencionar el vacío injustificado a Perdidos. La historia pasará factura a la Academia por ello.

Finalmente, la historia de superación personal de Temple Grandin (mejor película, dirección, actriz y actores de reparto) ha podido con una película compleja y atrevida como You Don’t Know Jack, que sólo ha tenido galardons para Al Pacino y su guión. En miniserie la producción local y hollywoodiense de The Pacific se ha impuesto al gusto victoriano de la BBC (Return to Cranford).

En términos generales, la gala ha resultado aburrida y Jimmy Fallon se revela como un presentador a descartar para futuras ceremonias. De sus tres horas justas de duración sólo se puede salvar un supuesto vídeo de presentación de las nuevas tramas de Modern Family con la aparición estelar de George Clooney -que luego ha recogido el premio humanitario Bob Hope-, el emotivo In Memoriam y la participación de Ricky Gervais (“Mel Gibson ha sufrido mucho… Aunque no tanto como los judíos”).

> EMMY 2010: Lista completa de los ganadores