Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Cuando faltan pocos días para la entrega de los Oscar, la polémica visita Hollywood. En el ojo del huracán está Crash con una encendida pelea por figurar como productores de la cinta en la candidatura a mejor largometr...

Image

Cuando faltan pocos días para la entrega de los Oscar, la polémica visita Hollywood. En el ojo del huracán está Crash con una encendida pelea por figurar como productores de la cinta en la candidatura a mejor largometraje. Además, se ha puesto en duda si su canción ‘In the Deep’ reúne las condiciones para optar al premio. Mientras, las quejas por denominar a Paradise Now como candidata a la mejor extranjera por Palestina han forzado a que en la ceremonia se diga Territorios Palestinos. Mientras, los ensayos de la ceremonia avanzan a buen ritmo en el teatro Kodak.

La tensión entre los productores de Crash (Colisión) está calentando el ambiente previo a la entrega de los premios mucho más que el habitual despliegue de estatuillas de cartón y las decenas de metros de alfombra roja a las puertas del teatro. Pero es que lo que está en juego son los bienes más preciados en Hollywood: el dinero y los títulos de crédito.

Por un lado, Cathy Schulman, una de las productoras de la película, ha demandado a su antiguo socio Bob Yari por una presunta deuda de dos millones de dólares en concepto de inversiones para la cinta. Ya antes Yari había denunciado a Schulman y Tom Nunan, también involucrado en la producción, de desvío de fondos hacia la empresa que estos dos tienen en común. A este enredo se une otra demanda que ha presentado Yari contra la Academia de Cine y contra el Gremio de Productores porque no han aceptado mencionarle como productor de Crash y en la que pide subir al escenario a recoger el Oscar en el caso de que la película ganara.

A esta polémica se ha unido otra entorno a la canción ‘In the Deep’, que suena al final de este mismo largometraje, y que compite también por un Oscar. La autora, Kathleen Bird York, asegura haberla compuesto en 2004 cuando Crash era todavía un guión a medio hacer. Sin embargo, antes de que se incluyera en la película, la cedió a un amigo suyo para que la utilizara en otra, The Civilization of Maxwell Bright, que nunca se llegó a distribuir pero sí se proyectó en un festival. Así, se ha puesto en duda si la canción cumple el requisito de ser original. Finalmente la Academia ha decidido mantener la candidatura.

Sin dejar la categoría de mejor canción, los autores de ‘It's Hard Out There for a Pimp’, candidata por la película Hustle & Flow, han aceptado hacer algunos retoques en la letra para evitar palabras como “fuck” (joder). Al interpretarla en la ceremonia de los Oscar de los vocablos malsonantes del original sólo se escuchará “bitches” (putas). No es la primera vez que se hace algo así: hace unos años la canción ‘Blame Canada’, de South Park, fue cantada por Robin Williams y en ella se cambió “fuck” por “fart” (tirarse un pedo). Y este mismo año, U2 ha participado en los Grammy alterando notablemente los versos de sus canciones.

Por último, grupos de presión de radicales judíos, tras la intensa campaña en contra del Munich de Spielberg, han lanzado otra contra la denominación de origen Palestina en la película candidata a mejor extranjera Paradise Now. Argumentaban que no existe tal país y, por ello, pedían que no se empleara tal término. Finalmente, la Academia ha resuelto que en la ceremonia se diga Territorios Palestinos.