Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Moonlight, de Barry Jenkins, ha arrasado con seis galardones en la 32 edición de los premios Spirit de cine independiente con los que tomó impulso para la ceremonia de los Óscar que se celebra esta noche en Los Ángeles.

Moonlight se llevó todos los premios a los que optaba: mejor película, mejor director (Barry Jenkins), mejor guión (Barry Jenkins y Tarell Alvin McCraney), mejor montaje (Joi McMillon y Nat Sanders), mejor fotografía (James Laxton) y el galardón especial Robert Altman al reparto, el encargado del casting y el director de un filme.

En su discurso al recibir el Spirit al mejor director, Jenkins destacó que Moonlight contó con un presupuesto de sólo 1,5 millones de dólares y dedicó el premio a todos los miembros del reparto y del equipo de producción que trabajaron en Miami en el desarrollo de esta aclamada cinta.

Por otro lado, la película de terror The Witch, de Robert Eggers se llevó dos Spirit (mejor primera película y mejor primer guión).

En cuanto a las categorías interpretativas, Casey Affleck (Manchester frente al mar) ganó el Spirit al mejor actor e Isabelle Huppert (Elle) el de mejor actriz. Ben Foster (Comanchería) y Molly Shannon (Other People) fueron los vencedores en los apartados de actor y actriz de reparto, respectivamente.

O.J.: Made in America obtuvo el Spirit al mejor documental, el filme alemán Toni Erdmann se llevó el premio al mejor largometraje extranjero, y Spa Night consiguió el galardón especial John Cassavetes destinado a la mejor película rodada con un presupuesto inferior al medio millón de dólares. La gran perdedora de la noche fue American Honey, que se fue de vacío pese a que tenía seis nominaciones, las mismas que Moonlight.

Entre los discursos de agradecimiento destacó la crítica de Casey Affleck al presidente de Estados Unidos, Donald Trump: “Las políticas de esta administración son aberrantes y no perdurarán”.

> SPIRIT 2017: Lista completa de los ganadores de los premios