Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Spotlight se conforma con Mejor Guión y Película; El renacido se lleva director, actor y fotografía mientras que Mad Max arrasa en las categorías técnicas.

Noche bastante previsible en cuanto al reparto premios en los que Spotlight se convertía en la discreta ganadora de los Oscar 2016 con tan sólo dos estatuillas: mejor película y mejor guión original. En cambio Mad Max: Furia en la carretera ha gobernado con poderío las categorías técnicas con seis oscar y El renacido se ha impuesto en el resto de las grandes: dirección, actor (por fin Leonardo DiCaprio) y fotografía. El resto de premios han estado tan repartidos que estas tres películas son las únicas que han conseguido acumular más de uno. El representante español Paco Delgado se va de vacío al no conseguir el premio al mejor diseño de vestuario.

Chris Rock iniciaba la gala con un discurso acertadísimo y explosivo sobre la polémica racial en los Oscar. Valiente e incisivo. Un monólogo inicial que daba paso a los primeros premios, el honor de abrir la gala ha recaído a las categorías de guión. Dentro de lo esperado Spotlight se hacía con el premio al mejor guión original, con unos guionistas emocionados incidiendo en la importancia social de la película; mientras que el mejor guión adaptado recaía en La gran apuesta, donde el director y guionista Adam Mckay ha aprovechado para elevar una reivindicación política en medio de la elección de candidatos en Estados Unidos. Dos de las cintas favoritas de la noche sumaban su primera estatuilla.

La gala ha continuado con un tono sarcástico sobre la gran polémica de este año, reinterpretando las películas nominadas con actores negros, entre los que se encontraban Whoopi Golberg o el propio Chris Rock; y hemos podido disfrutar de la interpretación de Sam Smith de ‘Writing’s on the Wall’ para la película Spectre. Y caía ya el siguiente premio gordo de la noche con Alicia Vikander recogiendo su esperado premio a la mejor actriz secundaria por su papel, más protagonista, en La chica danesa. Una película que no pudo sumar el Oscar al mejor vestuario para Paco Delgado, premio que iría a para a manos de Jenny Beavan por Mad Max: Furia en la carretera, la cual también sumaría mejor diseño de producción y mejor maquillaje y peluquería, con lo cual traducía ya tres de sus 10 nominaciones en premios.

El nuevo tramo de la gala se iniciaba con el premio a la mejor fotografía, premio que inauguraba el contador para El renacido. Emmanuel Lubezki consigue su tercer Oscar consecutivo tras los conseguidos por Gravity y Birdman, que también dirigiera Alejandro G. Iñárritu. Y la lucha continuaba con la victoria de Margaret Sixel con el premio al mejor montaje para Mad Max: Furia en la carretera, que adelantaba en 3 premios a El renacido por el momento; que no perdía su momento ganando el premio al mejor montaje de sonido. 5 de 10 para la película de George Miller, que no dejaba de sumar con el premio a la mejor mezcla de sonido. Un apabullante triunfo en lo técnico para la película de acción que se convertía desde ese mismo momento en la película más premiada de la noche.

La sorpresa de la noche la daba sin duda el equipo de Ex Machina al hacerse con el premio a los Mejores efectos visuales, por encima de grandes taquillazos como Mad Max: Furia en la carretera o Star Wars: El despertar de la fuerza.  Y continuábamos con pequeñas sorpresas con la victoria de Bear Story en la categoría de Mejor corto de animación, un Oscar que se va a ChileUn buen ritmo que se detenía con la más que previsible victoria de Del revés en la categoría de mejor película animada, Pixar triunfando una vez más en la categoría reina de la animación.

Tras la interpretación de la canción de 50 sombras de Grey, ‘Earned it’, volvíamos a las grandes categorías gracias a la categoría de mejor actor secundario donde la batalla se saldó con la victoria final de Mark Rylance (El puente de los espías) sobre Sylvester Stallone, que en su segunda vez nominado por el mismo papel tampoco pudo hacerse con la estatuilla. Volvíamos, a su vez, a los cortos con el mejor corto documental con el premio a A Girl in the River: The Price of Forgiveness, de Sharmeen Obaid-Chinoy; mientras que el mejor largomentraje documental lo conseguía Amy, la desgarradora historia de la cantante que ha sido la gran favorita de toda la temporada. 

Como suele suceder, el discurso de la presidenta de la Academia cortaba el ritmo de la gala, si bien conciso y breve, y pasábamos a un emocionante In memorian en el que recordábamos a figuras como Leonard Nimoy, Mauren O´Hara, Christopher Lee o Alan Rickman. Sin dilación pasabamos al Mejor corto de ficción que recaía en Stutterer, un corto británico con música del gallego Nico Casal. Y László Nemes, el director húngaro, ha conseguido el premio a la mejor película de lengua extranjera para El hijo de Saúl.

Lady Gaga abría un nuevo bloque de la gala interpretando ‘Till It Happens to You’, del documental The hounting ground, una emocionante actuación precedida de un discurso del vicepresidente estadounidense Joe Biden contra las violaciones sistemáticas en los campos universitarios. Standing ovation y estrellas emocionadas en el patio de butacas. Última actuación musical que daba paso ya a las categorías musicales. Ennio Morricone conseguía  su primer Oscar gracias a la partitura de Los odiosos ocho, inaugurando así el marcador de la película de Tarantino; mientras que Sam Smith y James Napier dejaban en shock a todo el mundo alzándose con el premio a la mejor canción original por ‘Writing’s on the Wall’, de Spectre

Y el final de la gala se acercaba. Los cuatro grandes se acercaban empezando por la categoría de mejor director. Alejandro González Iñárritu se hacía con su segundo Oscar consecutivo y entraba en el selecto club de John Ford y Joseph L. Makiewicz, los únicos directores en conseguir dos Oscar en años consecutivos. Ahí es nada. Las grandes categorías continuaban con el premio a la mejor actriz con la victoria de Brie Larson por La habitación, una victoria cantada y que la actriz ha trabajado toda la temporada.

Dos premios. Los más esperados de la noche. Mejor actor principal y mejor película. En el primero, medio mundo rezando para que Leonardo DiCaprio escapara a su propia maldición y, ante una audiencia en pie, el actor ha conseguido ganar el Oscar en su sexta nominación, aprovechando para dar un discurso ejemplar. Y cuando las tornas se volvían a favor de El renacido, venía Spotlight para llevarse el gato al agua.