Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Ya lo dijo Jack Nicholson: “Los Globos de Oro son la mejor fiesta de
Hollywood”. Pero, a los ojos de la Comisión Federal de las
Comunicaciones (FCC), llevan camino de convertirse en la gala más
indecente. La comisión encargada de vigilar el cumplimiento del código
ético (no escrito) en las cadenas generalistas estadounidenses está
investigando las 18 quejas recibidas de los espectadores que la
madrugada del lunes siguieron por televisión la ceremonia.
> Artículo completo en ELPAIS.com