Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Patterson-Newton-Ritter
A tan sólo una semana de que se celebren los upfronts de las principales cadenas de televisión estadounidenses, esos actos en los que presentan las parrillas de la próxima temporada que empieza en septiembre y en los que se anuncian cancelaciones, renovaciones y nuevas series, la NBC ha confirmado con antelación cuatro nuevos títulos que podremos ver dentro de pocos meses: Undercovers, The Event, Love Bites y Outsourced.

Undercovers viene avalada por el nuevo niño mimado de Hollywood J.J. Abrams, pero seguirá más el espíritu de su anterior serie Alias. La trama sigue a un matrimonio de espías afroamericanos retirados que son forzados a volver a la CIA. Aunque se trate principalmente de un drama, estará salpicada de momentos cómicos al estilo de la película Sr. y Sra. Smith. No cuenta en el reparto con ningún nombre conocido.

Sí que tendrá actores de renombre The Event, creada por Jeff Reiner (Friday Night Lights) y Steve Stark (Medium). Se trata de un drama político acerca de una conspiración gubernamental que será desentrañada desde diferentes puntos de vista, siguiendo un poco la estela de Damages (Daños y perjuicios); no en vano uno de sus protagonistas será Zeljko Ivanek. También contarán con la aportación de Scott Patterson (Las chicas Gilmore) y Jason Ritter (Parenthood), hijo del malogrado John Ritter.

Love Bites ha sido escrita por la ganadora del Emmy Cindy Chupack (Sexo en Nueva York) y se centra en dos amigas, Annie (Becki Newton) y Frannie (Jordana Spiro), las únicas solteras de su grupo de amigas, y sus avatares con el amor, el sexo y las citas. El piloto cuenta con apariciones especiales de Jennifer Love Hewitt y de Greg Grunberg.

Outsourcing es la única producción de media hora puramente cómica. Está protagonizada por Ben Rappaport, que interpreta al gerente de una compañía cuyo servicio de atención al cliente ha sido subcontratado en India y se ve forzado a desplazarse a ese país. Creada por Ken Kwapis (The office), la serie, apoyada en un solvente reparto de actores británicos, promete un hilarante choque entre la cultura hindú y la estadounidense. Quizá logre conquistar al público como no lo consiguió en su momento Aliens in America en la CW, con una temática de fondo similar.