Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Los tres nominados a maquillaje y peluquería pese a ser de naturaleza bien distinta resultarían dignísimos ganadores de la estatuilla. El cine sueco, habitual presencia en este apartado a lo largo de las últimas ediciones, compite con Border, con un brillante trabajo protésico. Comparte técnica El vicio del poder, con un equipo encabezado por el veterano y multipremiado Greg Cannom, un auténtico genio en esta especialidad. El trío lo completa el trabajo tan fino como pertubador de María, reina de Escocia.

Göran Lundström y Pamela Goldammer por Border

Oscar
Primera nominación para ambos
La entrada sorpresa de la categoría es el reconocimiento al trabajo de Lundström y Goldammer en la película sueca Border, en la que se tuvo que transformar a los actores protagonistas, Eva Melander y Eero Milonoff, en trolls mediante prótesis faciales con importantes condicionantes de tiempo y presupuesto. El reto del maquillaje protésico siempre es la metamorfosis de los actores sin que se distraiga la atención del espectador ni se impida su capacidad interpretativa. En el caso de Border, la dificultad iba un paso más allá, puesto que Melander aparece en todas las secuencias de la película y los maquilladores debían estar preparados para hacer los retoques entre tomas sin retrasar la producción. La intención del director Ali Abbasi era alejarse del físico de los trolls en los cuentos, sino que más bien fueran como una raza humana que convive con el resto. Desde ese punto de partida, Lundström tuvo que crear de cero unos rasgos faciales que fueran más masculinos que femeninos, grotescos pero sin pasarse, y sobre todo equilibrados y que no resultasen tópicos. En cuanto a la peluquería, Goldammer, por limitaciones de tiempo, trabajó sobre el pelo real de Melander, tiñéndolo del mismo color que el postizo que iban a usar, que iría cambiando a lo largo de la película. También se encargó de hacer la ceja continua y algo de vello facial y uñas postizas, detalles que Abbasi pensó en el último momento para añadir un toque animal, poco refinado a los trolls. El trabajo se complicó en la escena en la que los dos se dan un baño, porque los materiales de las prótesis basados en gelatinas que estaban usando para el resto de escenas no resisten bien el agua, así que tuvieron que replicar las mismas prótesis en gelatina. El resultado es un trabajo de maquillaje y peluquería muy naturalista y resultón conociendo todos los impedimentos de rodaje, pero da la impresión de que la nominación va a ser lo máximo que van a sacar de estos Oscar.

Jenny Shircore, Marc Pilcher y Jessica Brooks por María, reina de Escocia

Oscar
Jenny Shircore: 1 oscar, 3 nominaciones

  • Ganadora por el mejor maquillaje y peluquería de Elizabeth (1999)
  • Nominada al mejor maquillaje de La reina Victoria (2010)

Marc Pilcher: Primera nominación

Jessica Brooks: Primera nominación

Otras nominaciones del año

  • BAFTA: Mejor maquillaje y peluquería

Las películas de época son el otro caballo ganador en esta categoría, y la artista Jenny Shircore es especialista en ellas, sobre todo si tenemos en cuenta que ya trabajó en estos mismos personajes en la película Elizabeth, de Shekhar Kapur. Para María, reina de Escocia, Shircore tenía dos misiones principalmente: resaltar la belleza natural de Saoirse Ronan y afear a Margot Robbie, una Elizabeth que enferma de viruela, con sus pústulas, y queda marcada definitivamente por ella y con el pelo reducido a un vello corto y enhiesto que esconde bajo llamativas pelucas. Este contraste entre ambos personajes se hace más visible a medida que las marcas de la cara de Elizabeth empeoran y esconde bajo una capa de maquillaje blanco cada vez más gruesa, mientras María alardea de una belleza juvenil y sencilla, ligeramente sonrosada por el sol, cuando llega de Francia y va convirtiéndose en una adulta estructurada y con la dignidad muy alta, con tocados cada vez más elaborados.Hay muy pocos retratos de María, por lo que su estilo está recreado, no reconstruido, mientras los peinados de los personajes secundarios, tanto masculinos como femeninos están basados en originales de la época. Esta mezcla de procedimientos, junto a lo intrincado de las dos facetas de maquillaje y peluquería, y lo que tienen en el caso de ambos personajes principales de reflejo de los cambios que sufren a lo largo de la película, son los factores que por justicia harían que María, reina de Escocia fuese la ganadora de la categoría en esta ocasión.

Greg Cannom, Kate Biscoe y Patricia DeHaney por El vicio del poder

Oscar
Greg Cannom: 3 oscar, 1 oscar técnico, 10 nominaciones

  • Nominado a mejor maquillaje por Hook (1992)
  • Nominado a mejor maquillaje por Hoffa (1993)
  • Oscar al mejor maquillaje de Drácula de Bram Stoker (1993)
  • Oscar al mejor maquillaje de La señora Doubtfire (1994)
  • Nominado a mejor maquillaje por Compañeros de habitación (1996)
  • Nominado a mejor maquillaje por Titanic (1998)
  • Nominado a mejor maquillaje por El hombre bicentenario (2000)
  • Nominado a mejor maquillaje por Una mente maravillosa (2002)
  • Ganador de 1 oscar técnico por la creación de una silicona modificada especialmente para maquillaje cinematográfico (2005)
  • Ganador por el mejor maquillaje de El increíble caso de Benjamin Button (2009)

Kate Biscoe: Primera nominación

Patricia DeHaney: Primera nominación

Esto sucedería si no fuese porque la favorita de la categoría, El vicio del poder, reúne lo que más puede gustar en estos premios: las prótesis y la recreación de un personaje real, sobre todo alguien tan conocido y tan reciente como Dick Cheney. Para ello, los productores sacaron prácticamente de la jubilación a todo un gurú del maquillaje protésico, Greg Cannom, que transformó a Christian Bale en el ex-vicepresidente de George Bush Jr hasta hacerlo desaparecer en él, prácticamente. Además de que Bale nunca había trabajado con prótesis de maquillaje en toda su carrera, la labor venía dificultada por el hecho de que Cheney aparece en diferentes etapas de su vida, desde los 21 hasta la vejez, por lo que tuvieron que elaborar prótesis de silicona que cubrieran los marcados rasgos faciales de Bale y a la vez hablasen de los cambios físicos de Cheney a lo largo del tiempo. En total son media docena de cambios, cada uno de los cuales tarda en aplicarse tres horas y media, y algunos días de rodaje filmaban dos etapas distintas de Cheney, un trabajo ingente en el caso de maquillaje y peluquería, que no sólo requería añadir prótesis, si no igualar el color y darle vida con aerógrafo y otras técnicas de maquillaje y aplicar las diferentes pelucas según la edad y la calvicie de Cheney en cada momento. Aunque no es un trabajo tan exquisito como el de María, reina de Escocia, las preferencias de los votantes por este tipo de trabajos hará que se lleve la estatuilla el día 24.
Ganará: El vicio del poder
Debería ganar: María, reina de Escocia
Molaría que ganase: Border