thehurtlockermusic

‘En tierra hostil’, nominada a mejor música

partiturasnominadas

La Academia acaba de dar a conocer las nominadas a mejor partitura del año. La selección no podía ser más descorazonadora. A las previsibles Up de Michael Giacchino, Fantastic Mr. Fox de Alexandre Desplat y Avatar de James Horner se suman la correcta Sherlock Holmes de Hans Zimmer y la infumable En tierra hostil de Marco Beltrami y Buck Sanders, cuya música apenas se escucha en la película. La gran ausencia ha sido la de Marvin Hamlisch, que estaba en todas las quinielas por ¡El soplón!, y para los aficionados, el olvido una vez más de Christopher Young, Joe Hisashi y Bruno Coulais.

Michael Giacchino (New Jersey, 1967) consigue hoy la segunda candidatura al Oscar de su carrera y se posiciona como el favorito en la carrera tras haber cosechado hace dos semanas el Globo de Oro. Up además mantiene el impecable currículum de las películas de Pixar en las categorías musicales de los Oscar. Desde la primera Toy Story, todas las cintas de la compañía han obtenido alguna mención, ya sea en mejor partitura o mejor canción. A nadie le cabe duda de que la progresión profesional de Michael Giacchino ha sido meteórica. Venido del mundo de las bandas sonoras para TV (Perdidos) y, sobre todo, para videojuegos (Medal of honor), con apenas unos pocos trabajos ha cautivado al mundo del cine y a los aficionados con su peculiar estilo jazzístico y su portentosa capacidad para la acción. Muchos le descubrimos con Los increíbles, un regalo que le cayó del cielo y que supo rentabilizar al máximo con una partitura extraordinaria. En Ratatouille nos demostró su sensibilidad musical y un abanico interminable de melodías que le reportó su primera nominación al Oscar de la Academia. El año pasado despuntó con su score para Speed Racer y este año, además de su colosal composición para Star Trek, se ha pasado a la comedia con El mundo de los perdidos y al documental ecológico con Earth Days.

James Horner (Los Ángeles, 1953) es para la música de cine el Mozart travieso de Amadeus. Compositor de incuestionable carisma, sin duda es icono de la historia de la música de cine. Nos ha deslumbrado con su inconfundible sonido en piezas tan imprescindibles para todo coleccionista como Aliens, Braveheart, Leyendas de pasión, Star Trek II: La ira de Khan,The Spitfire Grill, Glory o Willow. Con Avatar obtiene su décima nominación al Oscar. Horner construye una sólida partitura, bastante coral e instrumentalmente rica, un poco chill-out, que ciertamente da una dimensión a la película. Previamente había sido nominado nueve veces al premio y ganado dos estatuillas (mejor partitura y canción original por Titanic).

Alexandre Desplat (París, 1961) es uno de los músicos más reconocidos del sector cinematográfico actual. La joven de la perla (2003), Birth (2004) o De latir mi corazón se ha parado (2005) son algunos ejemplos que hicieron que muchos descubriéramos su prodigioso genio a principios de la década anterior. Su confirmación vendría con una retaila magnífica de títulos como El velo pintado (su único Globo de Oro y omisión dolorosa en los Oscar), La reina (su primera nominación a un Oscar que perdió injustamente), La brújula dorada (para muchos la mejor partitura de ese año) y Deseo, peligro (magnífico acercamiento a la lujuria musical). Mientras tanto el mundo del cine le ofrecía encargos pero pocos eran los que se atrevían a reconocerle lo que es suyo. El desquite vino con El curioso caso de Benjamin Button, una variada, inteligente y hermosa partitura que le ofreció su segunda nominación al Oscar. Este 2009 se ha eslomado para sacar adelante nada más y nada menos que siete partituras, con lo que parece querer alcanzar algo así como un record Guiness. Recordemos que el músico francés tiene este año Chéri, Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel, En el origen, Un profeta (ambas francesas y en la Sección Oficial de Cannes), Julie y Julia, Fantastic Mr. Fox y ahora La saga Crepúsculo: Luna Nueva. Fantastic Mr. Fox es la cinta que la Academia ha escogido para recompensarle con su tercera candidatura al Oscar, una banda sonora que ha sido una de las favoritas de la crítica y que como dijimos en TÍO OSCAR era la más proclive de ser finalista.

Hans Zimmer (Fráncfort, 1957) es uno de los músicos más influyentes de la industria. Sherlock Holmes supone su octava nominación al Oscar. Previamente había estado nominado seis veces por las partituras de Rain Man, La mujer del predicador, Mejor…Imposible, El príncipe de Egipto, La delgada línea roja y Gladiator. En 1995, se hizo con un merecidísimo Oscar por la música de El rey león. Hoy en día Zimmer es el capitán de Remote Control, una productora de bandas sonoras, que en vista de muchos aficionados es el mal de los males del sector. El sonido “prefabricado” de Remote Control con sus estridencias metálicas y percusivas juegan a impactar al espectador con un sonido fuerte pero en detrimento de la sutileza creativa. La fama de los becarios componiendo bajo el mismo patrón estilístico y haciendo caja ha hecho que el músico alemán haya perdido mucho crédito en la industria. Incluso muchas de sus partituras actuales evidencian signos de haber sido compuestas por jóvenes y claros plagios (The holiday y No es tan fácil). Esta pérdida de prestigio en el sector se evidenció el año pasado cuando hubo el intento de descalificación de El caballero oscuro y la posterior omisión de su Frost contra Nixon. Sin embargo, la ausencia de títulos carismáticos ha hecho que Zimmer haya colado esta partitura con un notable tema central y un abanico de florituras sonoras de Remote Control. Este año también competía al Oscar por su brevísima aportación en la comedia de Nancy Meyers, No es tan fácil.

Marco Beltrami (Nueva York, 1966) es un compositor que siempre ha estado ahí, más bien en películas de terror y acción. Su primera nominación le cayó por sorpresa hace dos años por 3:10 to Yuma y éste año se cuela con una partitura ecléctica e incidental que ha pasado bastante desapercibida en los círculos especializados. Comparte créditos y nominación con Buck Sanders. La soporífera y correctísima partitura es otra evidencia del escaso interés que demuestran los músicos por su profesión y que no escuchan las músicas de sus compañeros. Sin ser una mala banda sonora, no se entiende muy bien que esté entre las cinco. 

En canciones, Randy Newman se ha desquitado con la descalificación y ha metido dos canciones de Tiana y el sapo: ‘Down in New Orleans’ y ‘Almost There’. Junto a ellas, la canción (buena) de Nine, ‘Take it all’, que canta Marion Cotillard, la ganadora del Globo de Oro ‘The Weary Kind’ de Corazón rebelde y una sorpresa, ‘Lion de Paname’ de la película francesa París, París.