Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

En Intermezzo os queremos invitar a que participéis en las predicciones del Oscar a la mejor canción, que por primera vez en su historia podría incluso desaparecer en esta edición. Este año pocas películas están ofreciendo candidatas fuertes y todo parece un duelo entre musicales (Tiana y el sapo y Nine) contra el famoseo de artistas en busca de otro premio que coleccionar (Mary J. Blige, U2, etc).

El Oscar a la mejor canción es siempre uno de los más controvertidos. Aquí incluso hemos publicado un alegato en contra de que se otorgue. Pero no cabe duda de que pone color a la ceremonia y suele ser uno de los más esperados. Una de las cosas buenas que tiene este premio es que uno puede empezar diciembre con la certeza de haber escuchado prácticamente todos los temas que tengan posibilidades de llevarse el Oscar. Obviamente, es muy difícil dar con determinadas canciones en las que casi no caes hasta que la Academia saca el interminable listado de temas elegibles. Sin embargo, esto no quiere decir que las nominaciones sean fáciles de pronosticar. Sólo Dios sabe lo que este grupúsculo de académicos desayuna cada mañana para haber firmado el bizarrísimo reglamento de restricciones y tonterías que tienen y para dejarnos boquiabiertos cada edición con las nominaciones. Así que con este artículo no pretendo ponerme en la piel de esta gente, porque cada año aniquilan cualquier predicción. Únicamente quiero exponer algunas de las propuestas más sólidas de los estudios para hacerse con este preciado galardón.

Empecemos por las apuestas más seguras. Si hay una cosa clara es que la Academia prefiere canciones que tengan un siginificado dentro de la película a la que representan. Como muchos sabéis, la canción no puede sonar sólo en los títulos de crédito y suma puntos si se reproduce dentro del largometraje y durante un tiempo estimable. Los musicales tienen todas las de ganar. Forman parte indivisible de la película y hacen avanzar una historia implicando a los protagonistas dentro de la música. Esto hace que Tiana y el sapo tenga bastantes papeletas para colar dos canciones. Y digo dos porque el gremio decidió, tras la triple nominación de Alan Menken por Encantada (merecidísima), que aquello no estaba bien y las limitaron a dos por película. Una absoluta memez, porque si un filme tiene las tres o las cinco mejores canciones del año, ¿qué importa que pertenezcan a la misma película? ¿Acaso limitan el número de interpretaciones elegibles por película?

En cualquier caso, con este reglamento, Randy Newman sólo puede ser finalista por dos canciones. Disney ha decidido promocionar cuatro y dejar que sea la Academia la que elija esas dos. Una interesante estrategia, desde luego. En este orden, y no es alfabético sino por preferencia del estudio, los temas son ‘Down in New Orleans’, ‘Almost There’, ‘Ma Belle Evangeline’ y ‘Never Knew I Needed’, ésta última del cantante Ne-Yo. Me parece sorprendente que ‘Friends On The Other Side’ y ‘When We’re Human’ se hayan quedado fuera. Pero si lo pensamos bien, esas cuatro son las que verdaderamente pueden ser interpretadas en una ceremonia con mayor comodidad. Me extraña mucho la elección de ‘Ma Belle Evangeline’, la balada country, una arriesgada y acertadísima opción. Con todo, creo que la Academia seleccionará ‘Down in New Orleans’ y ‘Almost There’, y si es sólo una, la primera, que para eso es el tema estrella de la cinta.

{youtubejw width=”600″ height=”350″}C7pqu609f-k{/youtubejw}
‘Ma belle Evangeline’, seleccionada por Walt Disney para el Oscar a mejor canción

El otro musical es Nine, de Maury Yeston. Pese al pelado de canciones al que han sometido al musical original, dejando fuera incluso la canción ‘Nine’, que daba sentido a todo, el caso es que no han podido resistir incluir dos nuevos temas. Uno es ‘Take It All’, el despelote físico y emocional de Marion Cotillard (y para muchos críticos la mejor escena del filme), y el otro la salida de tono de ‘Cinema Italiano’, que Yeston ha justificado como la nota de color en el musical. A mí personalmente, la primera me encanta y la segunda me da grima. Creo también que el gremio estará de acuerdo y no dudarán en poner a la francesa a cantar en la ceremonia. La garra del tema, su trascendencia dentro del filme y el indirecto reconocimiento a Maury Yeston por el musical original son factores más que suficientes para tenerla muy en cuenta.

{youtubejw width=”600″ height=”350″}XgLWoQe06tI{/youtubejw}
‘Take It All’, interpretada por Marion Cotillard

Otra que no es un musical, pero casi, es Donde viven los monstruos, cuyas canciones infantiles de Karen O pueden perfectamente competir. Su sonido alternativo es un punto negativo para la conservadora opinión del gremio, pero a buen seguro su relevancia dentro del filme le pueden aupar a la candidatura. Dos canciones, ‘Hideway’ y ‘All Is Love’, serán las que luchen, pero ésta última es decididamente la pretendida. También otros compositores del medio audiovisual se han prestado a competir por ese Oscar. Alan Silvestri ha querido crear un villancico que pase a la historia y le ha quedado un poco ñoño. ‘God Bless Us Everyone’ de Cuento de Navidad puede ser una opción fácil para el gremio que ya puso a Andrea Bocelli a cantar en los Oscar defendiendo la impresionante ‘The Prayer’. Recordemos además que Silvestri ya consiguió la nominación por la canción ‘Believe’ de Polar Express, aunque luego le obviaron la flojita de Beowulf. Otro que tal baila es James Horner. Oscar por el clásico de Titanic ‘My Heart Will Go On’, en la que el letrista Will Jennings no se rompió mucho la cabeza, este año lucha por meter a Leona Lewis como la gorgoritos de la ceremonia con la balada noventera ‘I See You’. A mí me espanta hasta límites insospechados, y creo que hemos madurado mucho desde esto; y me juego mi brazo por que la Academia comparte esta opinión. Dudo mucho que esté nominada, pero no hay que descartarla tan rápido. Como he leído por ahí, hay quien dice que esperemos, porque a lo mejor se escucha de otra manera en 3-D (¡juas juas!).

{youtubejw width=”600″ height=”250″}42g2m8mgRkQ{/youtubejw}
Suena ‘I See You’, de Avatar, interpretada por Leona Lewis

Algunos estaréis ya nerviosos pensando: “David, ¿dónde has metido la canción de ‘The spirit of adventure’ de Michael Giacchino para Up?”. Pues desgraciadamente no creo que pueda dar batalla, porque ni la mismísima Disney la quiere promocionar. El problema parece radicar en que no suena el tiempo suficiente durante la película y por tanto podría ser descalificada. Por el contrario, el que se lo ha montado muy bien es Marvin Hamslich y sus secuaces, Alan y Marylin Bergman, que con el tema ‘Trust Me’ de la cinta El soplón, interpretado por Steve Tyrell, pretenden revivir los éxitos que les llevaron a recoger estatuillas en los sesenta y setenta. Es muy posible que la Academia nomine este tema y también el score.

Y a partir de aquí viene lo que denominamos el star factor. Canciones compuestas por estrellas del pop, rock e incluso del rap, que, embriagados por la posibilidad de hacerse con el Oscar más fácil de conseguir, no dudan en componer una cancioncilla y así ponerse a la altura de las grandes figuras de Hollywood. Todo el mundo sabe que Bono quiere un Oscar. Se frotó las manos en 2002 con la canción ‘The Hands That Built America’ de Gangs of New York, pero Eminem (para mayor horror todavía) se lo llevó por ‘Lose Yourself’, de 8 millas. Este año lo vuelven a intentar con la canción ‘Winter’, de la película de Jim Sheridan Brothers. La canción es un coñazo. Lo siento por los fans de la banda pero es un suplicio escucharla, al menos para el que escribe, y sería una verdadera bajada de pantalones que figurara entre las candidatas (podeís escucharla aquí). En el mismo plan, Paul McCartney también ha querido intentarlo de nuevo tras fracasar con Vanilla Sky. Esta vez ha escrito para la película navideña de Robert de Niro, Everybody’s Fine (podéis escucharla aquí). Dudo mucho que alguien se acuerde de él a la hora de votar. Otra que se ha apuntado al carro es Mary J. Blige, que ha compuesto la canción ya cuando esta no hacía falta, es decir, cuando ya la cinta se paseaba por los festivales. El caso es manosear la película para que toda la comunidad negra aparezca en la foto y trinque. Con todo, la canción, titulada ‘I See In Color’ está bastante bien. La letra va acorde con la trama y su estilo áspero conecta realmente con el estilo de Precious. No me importaría que estuviera nominada, es más, me gusta mucho, pero hay que cuestionar que lo esté porque sólo se reproduce en pantalla unos míseros segundos, suficiente para que el gremio le saque la tarjeta roja como le hicieron a Santaolalla por la canción de Brokeback Mountain. De todas formas, ya veremos, porque el gremio se salta a la torera sus propios reglamentos, así que no podemos descartar que aplaudan el fraude (bueno, su fraude, porque lo dicen sus normas, no las nuestras).

Mary J. Blige – I Can See In Color from Vain Smith on Vimeo.

Tampoco olvidemos el biopic del cantante alcohólico Crazy Heart, que puede conseguirle una nominación a Ryan Bingham por ‘The Weary Kind’. Algunos se pirran por esto, que es muy country cool, pero yo me quedo un poco sobado. No sé cómo lo veréis. En la misma línea, la canción ‘Help Yourself’, de Up in the air, que según algunos rumores es inelegible. Paramount, por si acaso, la está promocionando, por si nadie se da cuenta o nadie se atreve a decirlo. Por último, hay que tener en cuenta siempre a Clint. Sus canciones están muy bien, pero el gremio nunca le quiere cerca de todo Oscar que huela a música. El año pasado su canción para Gran Torino era de las mejores del año y se quedó al margen. Este año, compite por ‘Invictus, 9.000 days’ con la que comparte crédito junto a Michael Stevens, Dina Ruiz Eastwood y Emile Welman. Ahora, la gran pregunta va a ser: ¿puede estar Michael Jackson nominado por su nueva canción de This is it? No me atrevo ni a escribir sobre ello. Pero si se hace la pirula y queda como candidato, ¿alguien duda de que ganará? Por si acaso, no le meteré en las quinielas.

{youtubejw width=”600″ height=”250″}K7Jf2mcSplw{/youtubejw}
Suena ‘The Weary Kind’ de Crazy Heart, interpretada por Ryan Bingham

Y después de toda esta perorata, puede que nada de lo que haya escrito sirva, porque el gremio puede salirse por peteneras como casi todos los últimos años. Así que predecir algo se me antoja grotesco, porque el día de las nominaciones algunos os echaréis las manos a la cabeza por muchos olvidos y algunos bodrios que si figurarán. Con todo, creo que mi opinión nunca anda tan desencaminada de la de la Academia. Soy de los pocos que piensan que la canción de Bruce Springsteen no era gran cosa y que todo el mundo estaba un poco que no echaba gota sólo porque era el Boss.

Así que cierro los ojos y os propongo estas cinco. Porque pueden ser cinco, tres, dos o incluso,  ¡ninguna! Entonces todo esto no habrá servido para nada. Pero antes de que la Academia nos chafe el premio, pongámosle ilusión.

‘Trust me’, de Marvin Hamlisch y Alan y Marylin Bergman para El soplón.
‘I See in Color’, de Mary J. Blige para Precious
‘Down in New Orleans’ de Randy Newman para Tiana y el sapo
‘Almost There’ de Randy Newman para Tiana y el sapo
‘Take It All’ de Maury Yeston para Nine

¿Cuál puede ganar? ‘I See in Color’, de Mary J. Blige para Precious
¿Cuál debería ganar? ‘Take It All’ de Maury Yeston para Nine