Goyatlón 2015: Mejor actriz protagonista

Cuatro jóvenes “gigantas” de la interpretación en España se disputan este año el Goya a la mejor actriz principal. Aunque parece que la ganadora es indiscutible en esta edición, cualquiera de las cuatro podría llevarse el premio y nadie le pondría demasiadas pegas.

Bárbara Lennie por Magical Girl

magical-girl-barbara-lennie

Las tres nominaciones que lleva esta fenomenal actriz (por Obaba en 2005 y como secundaria por El niño en este, junto a la que estamos comentando) parecen pocas para la calidad y la verosimilitud que imprime siempre en sus personajes, por pequeños que sean. El de Magical Girl no es pequeño. Es enorme. Y complicadísimo. Con una economía de gestos inquietante y memorable, con la que consigue reforzar esa estética minimalista y pulcra de la película de Carlos Vermut, nos trasmite la fragilidad, el dolor, la locura y la perversidad de un personaje sumiso y dominante al tiempo, con un pasado que se intuye terrorífico pero al que no duda en recurrir cuando algo amenaza con perturbar esa “calma tensa” en la que vive. Magical Girl no habría sido lo mismo sin Bárbara Lennie, y con todo derecho se llevará el Goya la noche del sábado. María Pérez

María León por Marsella

marsella

Desde que ganó en 2012 el Goya a la mejor actriz revelación por su tierno a la par que desgarrador papel en La voz dormida, María León se ha convertido en la niña bonita de los Premios Goya. Los académicos la quieren y eso se nota. Esta es ya su tercera nominación, tras la que consiguió en 2013 como mejor actriz de reparto por Carmina y revienta y la que ha conseguido este 2015 como mejor actriz protagonista por Marsella. Así, poco a poco y en solamente tres años, la pequeña de los León ya ha sido candidata a todas las categorías a las que puede optar una actriz en los Premios Goya. Una lástima que este año no haya hecho doblete gracias a su maravillosa secundaria en la secuela de Carmina y revienta, Carmina y Amén. En Marsella, María León interpreta a Sara, una joven a la que la ley le quitó a su hija biológica por culpa de sus problemas de adicción. La niña fue dada en adopción a Virginia (Goya Toledo, nominada también como actriz secundaria por la misma película) y, cinco años después, un juez le devuelve la custodia a Sara. María clava el papel de madre coraje, de joven luchadora dispuesta a lo que sea para conseguir recuperar el tiempo perdido con su hija y, de hecho, la factura de la película suma puntos sobre todo gracias a su espléndido trabajo. Sin embargo, aunque a María León no le falta talento para acabar haciéndose con otro Goya, Marsella es una de las películas menores de esta edición y el nombre de Barbara Lennie por Magical Girl se antoja incontestable a la hora de entregar este premio. Por lo tanto, todo parece indicar que María León tendrá que esperar un poco más para sumar su segundo cabezón. Rubén Miguélez

Macarena Gómez por Musarañas

MacarenaGomez

Moviéndose entre el cine y la televisión Macarena Gómez ha conseguido, poco a poco, ser una de las caras femeninas más habituales del panorama nacional. Pese a ser habitual en la gran pantalla, sobre todo estos últimos años, ha sido con Musarañas (ópera prima de Juanfer Andrés y Esteban Roel) con la que ha conseguido su primera nominación a los Premios Goya. Pese a que la categoría parece decidida desde hace meses, Macarena Gómez ha conseguido colarse en la categoría gracias al formidable, a la par que aterrador, trabajo que realiza en Musarañas. Es improbable que Gómez consiga la estatuilla en una categoría donde Bárbara Lennie sobresale por encima del resto de nominadas, pero el verdadero triunfo es que la Academia por fin haya reconocido a una de las actrices más versátiles del panorama nacional. Roberto Bra

Elena Anaya por Todos están muertos

ElenaAnaya

Esta es la cuarta vez que Elena Anaya compite por el Goya. Lo hace tres años después de que los académicos premiaran, por encima de viejas rencillas ajenas, su magnífica interpretación en La piel que habito. Tras una interesante incursión en el cine argentino (Pensé que iba a haber fiesta), vuelve con un personaje que explora nuevos aspectos de aquella fragilidad cautivadora que desplegaba en la película de Almodóvar. Menos fabricada, más cubierta de capas. Lupe calla, se esconde, evita afrontar los recovecos de un pasado de estrella guardado bajo llave. En ella vemos a una Elena Anaya entregada, capaz de la sensibilidad necesaria para convivir con un fantasma (Nahuel Pérez Biscayart, intachable) que la obligará a enfrentarse por primera vez a su papel de madre. Anaya se mueve cómoda en este nuevo registro, se nota que disfruta de esa comedia involuntaria que por momentos aflora en su personaje y eso, gane o no, siempre es motivo de celebración. Bernardo Pajares

Ganará: Bárbara Lennie por Magical Girl
Debería ganar: Bárbara Lennie por Magical Girl
Molaría que ganara: María León por Marsella