Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

A pesar de que Modern Family sigue dominando en esta categoría con dos nominaciones (el año pasado consiguió hasta tres), el resto de candidatas al Emmy a la mejor dirección en comedia de este año demuestran que hay vida más allá de los Pritchett/Dunphy y que las series nuevas despiertan el interés de los académicos. ¿Logrará alguna de ellas destronar a la comedia reina de la ABC?

Robert B. Weide por ‘Palestinian Chicken’ de Larry David

Curb your enthusiasm

Seis años han pasado desde la última nominación de Weide como director por un episodio de la serie de Larry David, para la que ha dirigido un total de 27 capítulos durante las ocho temporadas que lleva en antena. Curiosamente también es candidato a otro Emmy este año por un documental sobre Woody Allen. El episodio ‘Palestinian chicken’ es un compendio de todas las incorrecciones de las que es capaz la serie: incorrecciones sociales que llevan al protagonista a dinamitar desde dentro su propio grupo de amigos y compañeros de golf; incorrecciones sexuales cuando practica el sexo con una escultural mujer árabe; e incorrecciones políticas al saber reírse de su judaísmo y abordar el conflicto palestino-israelí focalizándolo en un restaurante de comida rápida. En resumen, media hora divertidísima que bien podría dar la sorpresa, sobre todo teniendo cuenta que ganó el DGA a principios de año.

Lena Dunham por ‘She did’ de Girls

Girls

Es curioso que una de las revelaciones de la temporada, Girls, escrita, creada, dirigida, protagonizada y quién sabe cuántas cosas más por la veinteañera Lena Dunham, compita por su episodio de final de temporada, en lugar de por el piloto que es lo que casi siempre nominan los académicos en el caso de las series noveles. Para el que esto firma habría dado igual un capítulo que otro, puesto que ninguno tiene nada en especial. Más allá de la estampa autocomplaciente de una generación perdida y unos encuadres bonitos de la maravillosa ciudad de Nueva York, poco más puede ofrecer esta serie vacía e insípida.

Louis C.K. por ‘Duckling’ de Louie

Louie

El año pasado el cómico Louis C.K. consiguió cuatro nominaciones al Emmy, dos por escribir y editar un especial de su stand-up comedy y otras dos por escribir y protagonizar su serie Louie. Este año se ha superado con cinco candidaturas, a las que ha añadido su labor como director, categoría que se le resistió la pasada edición pero que con la segunda temporada de la serie de FX ha logrado arañar esta vez. Y el capítulo escogido es precisamente el más lucido, ‘Duckling’, de doble duración y que narra su viaje a Afghanistan con un grupo de artistas para animar a las tropas norteamericanas. El capítulo es ácido, divertido y, al final, entrañable y, como el episodio de Larry David, toca un tema político candente, pero lo hace con menos sorna y más cercanía. Louis C.K. debería ganar al menos un Emmy este año, y si no es el de guión o el de interpretación, este es una opción totalmente aplaudible.

Jason Winer por ‘Virgin territory’ de Modern Family

Modern Family

Winer ha dirigido ya 19 episodios de Modern Family, incluyendo el magnífico piloto que le reportó su primera nominación a un Emmy y por el que consiguió el DGA en el 2010. De los seis episodios que ha dirigido en esta tercera temporada, este ‘Virgin territory’ es seguramente el mejor. Con un acertado guión de Elaine Ko, un inocente brunch da pié a las cinco tramas que vertebran el episodio, de entre las que destacan las dos más sentimentales: Phil descubriendo que su hija mayor ya no es virgen y Jay recordando la primera vez que le dió de beber cerveza a su hijo Mitchell. Ty Burrell está especialmente acertado, tierno y vulnerable. En conjunto, un episodio muy equilibrado.

Steven Levitan por ‘Baby on board’ de Modern Family

Modern Family

Levitan, uno de los co-creadores de Modern Family y ganador del Emmy al mejor guión en las dos últimas ediciones, vuelve a repetir nominación como director por un final de temporada. Tras el ‘See you next fall’ del año pasado (que perdió contra el episodio de ‘Halloween’) este año es candidato con ‘Baby on board’, cuyo mayor acierto es la trama de adopción de Cam y Mitchell, ayudados por Gloria, en la que se mofan de las telenovelas hispanas. Pero la mayor carcajada viene del gag del acompañante de la hija mediana de los Dunphy para el baile de fin de curso. Este año ningún capítulo de la serie ha sido nominado al mejor guión, cuando suelen ser más acertados que sus direcciones. ¿Significa eso que la Academia puede estar empezando a dar la espalda a Modern Family en favor de otras opciones más autorales y arriesgadas?

Jake Kasdan por ‘Piloto’ de New Girl

New Girl

El hijo de Lawrence Kasdan, que firmó ese horror llamado Bad Teacher el verano pasado, tiene una carrera muy irregular. Tras un comienzo prometedor dirigiendo algunos episodios de esa serie de culto que es Freaks & Geeks, y realizar en el 2006 un estupendo telefilm titulado The TV Set, precisamente centrado en las vicisitudes que rodean la creación de una serie nueva en Hollywood, parece haber perdido un poco el rumbo en comedietas como Dewey Cox o la protagonizada por Cameron Díaz que antes mencionábamos. El piloto de New Girl es un vehículo para el lucimiento de una Zooey Deschanel bastante desatada y cargante. Bien rodado, siguiendo la estela que ha creado su amigo Judd Apatow, pero sin ninguna escena realmente memorable. Si la serie no ha sido nominada al mejor guión ni a mejor comedia, parece poco probable que vaya a ganar en esta categoría.

Ganará: Steven Levitan por Modern Family
Debería ganar: Louis C.K. por Louie