Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Una categoría muy interesante, como siempre, la de actor de reparto: aparecen los viejos conocidos nominados en mil ocasiones y que aún no lucen estatuilla en la repisa de la chimenea compitiendo con esas sorpresas que nunca creeríamos ver aparecer en estos premios. ¿Aaron Paul por última vez? ¿Peter Dinklage? ¿Alfred Molina por primera vez en su vida?

Mejor actor de reparto en serie dramática

peter-dinklage

Por Bernardo Pajares. Si del ruido en redes sociales dependiera, Peter Dinklage ya estaría haciendo sitio para colocar un segundo Emmy (ganó el primero en 2011) en su casa. El que se esconde detrás del sarcasmo de Tyrion Lannister, único norteamericano en el reparto principal de Juego de Tronos, nos ha tenido en vilo con su trama durante toda la temporada, especialmente durante el juicio (por llamarlo de alguna manera) que le tienden su astuto padre y su hermana Cersei. Dos estatuillas ha ganado ya por interpretar a Jesse Pinkman el que suena una vez más como favorito a una semana de la gran noche. Aaron Paul superó con creces las expectativas de aquellos que pensaban terminar con su personaje en los primeros episodios de Breaking Bad y suya es la única visón optimista del final de la serie: conduciendo solo, eufórico, hacia la libertad. El otro hombre fuerte de la competición es Josh Charles, enorme dándole la répica a la Margulies en The Good Wife. Ver cómo toma el mando de la situación durante el revuelo que se apodera del bufete de abogados en “Hit the fan” es buena muestra de sus capacidades interpretativas. La única desventaja para él es que todavía no tiene en su haber ninguno de los grandes premios. Aquí es donde entra Jon Voight, que marca la primera y única candidatura hasta la fecha para Ray Donovan. El personaje robaescenas de la serie con las mayores dosis de testosterona de la televisión, mérito de Ann Biderman, le valió a Voight el Globo de Oro a principios de año y este es uno de los motivos que lo sitúan por encima de Jim Carter y Mandy Patinkin en las apuestas. El último es un actor de probada solvencia, generoso con sus compañeros cuando está en escena, pero se tendrá que conformar con haber conseguido arañar la nominación incluso en horas bajas para Homeland, que no es poco. Sin perder de vista al coprotagonista de Breaking Bad ni a Josh Charles, ¿serán tres menciones suficientes para que Jim Carter entre con Maggie Smith en el pequeño olimpo de actores de Downton Abbey que han ganado un Emmy?

Ganará: Aaron Paul por Breaking Bad
Debería ganar: Peter Dinklage por Juego de Tronos

Mejor actor de reparto en serie de comedia

ARmisen

Por Pedro Moral. El año pasado Tony Hale, el que pone rostro a Gary Walsh, el leal ayudante personal de Selina Meyer en Veep se llevó el Emmy a casa. Este año vuelve a estar entre los nominados y sus méritos son los mismo que hace 12 meses, sin embargo un par de candidatos nuevos pueden evitar que Hale revalide el título. Andre Braugher está nominado por su papel en Brooklyn Nine-Nine. Interpreta al Capitán Holt, un tipo que llega a la comisaría para devolver la seriedad pero que le sale el tiro por la culata puesto que sus expresiones solemnes y su extremada contención provocan todo lo contrario en los demás policías. Además, Braugher ya sabe lo que es recibir un Emmy, en el 2006 lo ganó por la serie Thief. La otra novedad es Fred Armisen por Portlandia, el actor es también el director, el guionista y el encargado de la música junto a Carrie Brownstein. Esta especie de serie de sketches con una gran influencia de Saturday Night Live se ha convertido en una magnífica y original propuesta donde Portland es el personaje más importante, el que une las escenas y los personajes para dotar de sentido cada gag. Armisen tiene muchas posibilidades de llevarse el premio con el permiso de los otros tres nominados ya veteranos en esta candidatura. Adam Driver se enfrena a su segunda nominación. Sería injusto que este actor de carisma inabarcable que está empezando a hacerse un hueco entre el cine indie estadounidense no se llevase un premio por su papel como Adam Sackler en Girls, pero es cierto que esa comedia trágica sobre la treintena no está pasando por un momento de gran éxito, al menos no está pegando tan fuerte que hace dos años.  Las nominaciones restantes le pertenecen a Modern Family. Ty Burrell y su ya premiada interpretación de Phil Dunphy vuelve a estar entre las seis mejores del año… pero sería demasiado dos premios seguidos para el marido más excéntrico de la televisión. Sí que puede tener más suerte (muy merecida por otro lado) Jesse Tyler Ferguson, el actor pelirrojo que da vida a Mitchell Pritchett lleva clavando a este discreto gay y padre sobreprotector cinco temporadas.  Ferguson lleva a sus espaldas cuatro nominaciones sin recompensa, ¿a la quinta será la vencida?

Ganará: Fred Armisen por Portlandia
Debería ganar: Jesse Tyler Ferguson por Modern Family

Mejor actor de reparto en miniserie o telefilme

MattBomer

Por María Pérez. Con cuatro de las seis nominaciones, esta categoría está monopolizada por los secundarios del telefilme de Ryan Murphy, The Normal Heart. En primer lugar Jim Parsons, seis veces nominado por la serie Big Bang y con tres estatuillas en su haber, que con la encarnación humana y emocional del activista Tommy Broadwright se gana la nominación gracias al discurso que hace en el funeral de un amigo, un discurso en el que pasa del optimismo a la desesperación y nos deja con el corazón muy tocado. No sé si la de Joe Mantello es una mención simbólica. Este actor y director de teatro, ganador de dos Tony como director, fue el intérprete original de Ned Weeks, el protagonista de The Normal Heart, cuando se estrenó en 1984; su interpretación de Mickey Marcus pasa un poco desapercibida, pero sí es cierto que tiene un monólogo hacia el final que puede justificar la nominación. Parece increíble que para el veterano actor Alfred Molina, con una carrera muy amplia en televisión, sea su primera nominación en estos premios, y esta primera vez le llega por humanizar a Ben Weeks, un homófobo que adora a su hermano, que haría cualquier cosa por él, pero que no puede evitar ver su homosexualidad como un grave defecto. Sin embargo, el secundario de The Normal Heart que tiene todas las papeletas para llevarse el premio esta noche es Matt Bomer, que interpreta a Felix Turner, novio de Ned Weeks, un periodista que se niega a escribir sobre el VIH y que cae víctima de la enfermedad. Aparte de someterse al deterioro físico (Bomer llegó a perder casi 19 kilos para hacerlo evidente) de la enfermedad, Felix representa el amor de la vida de Ned Weeks y con él establece una relación que empieza como un reto, continua con un aumento repentino de voltaje y termina como una relación tierna, sensible y desesperanzada. Bomer ya ganó el Critics Choice por este papel, y es más que probable que se lleve a casa la estatuilla en la gala del día 25. Su mayor rival en la noche es el inglés Martin Freeman, doble nominado en esta edición por su papel de John Watson en Sherlock: His Last Vow en esta categoría y como actor principal por Fargo. Y por derecho propio, porque la escena que abre el tercer capítulo de la tercera temporada de Sherlock es una de las más impactantes de la serie, con Watson se despierta de sus pesadillas y un vecino le pide que busque a su hijo; es entonces cuando un Watson frío, osado y amenazador asume el trabajo sucio en ausencia de Sherlock. Para terminar, Colin Hanks recibe la primera nominación al Emmy de su carrera por interpretar al agente de policía Gus Grimley en Fargo, un tipo muy majete que encarna al perfecto “héroe a su pesar”.

Ganará: Matt Bomer por The Normal Heart
Debería ganar: Martin Freeman por Sherlock: His Last Vow