Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Como es habitual, en esta categoría siempre se cuelan caras muy conocidas y queridas del cine, la televisión u otras series. Es el caso de Paul Giamatti, Beau Bridges, Steve Buscemi o Jimmy Fallon. Y por otro lado están los regulares de una serie cuyo papel no es lo suficientemente recurrente como para nominarlo en secundario, como Dylan Baker, que sale en The Good Wife desde la primera temporada (y que ya lleva tres nominaciones), Robert Morse por Mad men (su quinta nominación). Veremos quién consigue la estatuilla el próximo día 16, en la gala de los Emmy creativos y técnicos.

Mejor actor invitado en serie dramática

mad-men-bert-cooper

Por Bernardo Pajares. Empecemos por el principio: solamente dos de los seis actores nominados en esta categoría han tenido apariciones estrictamente episódicas en sus correspondientes dramas. Paul Giamatti participó en el especial de Navidad de Downton Abbey, mientras que Dylan Baker ha vuelto a The Good Wife en “Tie the knot”, uno de los últimos episodios de la quinta temporada. Él es Mr. Sweeney, el peculiar cliente que descubre a Alicia Florrick la práctica del “shibari”. Esta es la tercera vez que Baker, uno de esos actores que parecen nacidos para engañar al espectador con la expresión de su cara (imposible olvidar su personaje en Daños y perjuicios) opta a este galardón por la serie de Showtime. Ni él ni Giamatti, ganador del Emmy en 2008 por la miniserie John Adams, ocupan los primeros puestos en las quinielas, que señalan a Beau Bridges o incluso a Joe Morton como probables vencedores. 15 nominaciones y 3 victorias son la prueba del aprecio que le tienen a Bridges en los Emmy, y teniendo en cuenta que no gana desde el 97 no sería descabellado que anotase un tanto para Masters of Sex. Caso distinto es el de Morton, curtido en mil y una series de televisión que se estrena en los Emmy con esta mención. Sorprende que compita como actor invitado a pesar de que Eli Pope, su alter ego en Scandal, tiene presencia en todos y cada uno de los 18 episodios de los que consta la tercera temporada, algo similar a lo que ocurre en comedia con las actrices de Orange is the new black. Obviando estas pequeñeces, hay que decir que su interpretación destaca inevitablemente en el reparto liderado por Kerry Washington. La fuerza y la teatralidad (a veces rozando incluso el histrionismo) de Joe Morton quedan más que demostradas en el monólogo de “A door maked exit”, aunque él ha preferido enviar a los académicos el episodio “Guess who’s coming to dinner”. En cualquier caso, conviene no olvidar que Shonda Rhymes ha conseguido sumar una mención más para la serie de ABC y que además fue ella quien se llevó el gato al agua en 2013 con la sorprendente victoria de Dan Bucatinsky. Los otros dos nombres a tener muy en cuenta son los de Reg E. Cathey, el dueño de Freddy’s BBQ Joint en House of Cards, y el no menos entrañable Robert Morse (5 nominaciones), del que nos hemos despedido en la última temporada de Mad Men con un número musical. ¿Podrá Bert Cooper hacer que la serie de AMC no se vaya de vacío por tercer año consecutivo?

Ganará: Beau Bridges por Masters of Sex
Debería ganar: Robert Morse por Mad Men

 

Mejor actor invitado en serie de comedia

Nathan Lane

Por Samuel Pérez. Los ganadores de las dos últimas ediciones del Emmy al mejor actor invitado en comedia vuelven a competir este año: Bob Newhart por Big Bang  y Jimmy Fallon por Saturday Night Live. Para Nathan Lane es la tercera nominación en cuatro años por Modern Family y la segunda consecutiva de Louis C.K, también por Saturday Night Live. Para tratarse de personajes invitados son unas nominaciones muy recurrentes. Los únicos rostros nuevos son los de Gary Cole por Veep y Steve Buscemi por Portlandia, aunque este último no es novel en esta categoría, ya que fue nominado por Rockefeller Plaza en el 2008. Por desgracia ni Cole ni Buscemi hacen nada destacable en sus capítulos propuestos. Cole está ausente durante todo el episodio “Crate”, hasta que le comunica al final a la Vicepresidenta Selina la mejor noticia de su vida, y queda ensombrecido por la reacción de Louis-Dreyfus. Buscemi es el centro de una simpática trama de cine negro para dotar al apio de más popularidad en “Celery”. Así de loca es Portlandia. Pero solo por ser el único personaje con arco argumental igual da la sorpresa. Newhart vuelve a encarnar a Arthur, el ídolo televisivo de la infancia de Sheldon en Big Bang, pero puede que sea su última colaboración en la serie (si no se atreven a sacarle de nuevo como fantasma – maestro Jedi) y los Emmy decidan dar un segundo premio consecutivo como gran homenaje a una de sus figuras ms emblemáticas de los 80. Louis C.K. tuvo este año en Saturday Night Live un monologo de apertura muy acertado, pero siempre en su misma línea… sin arriesgar demasiado. Y exceptuando un par de sketches, el resto parecían una repetición de su monótono personaje de cuarentón perdedor. Jimmy Fallon lo tuvo infinitamente más fácil en el episodio de Navidad, donde los de Saturday Night Live tiraron la casa por la ventana y Fallon pudo hacer el gamberro con Paul McCartney, Madonna y, sobre todo, un Justin Timberlake con el que tiene una química tremenda. Si ganase Fallon, el Emmy debería compartirlo con él. Pero sería un bonito detalle que los Emmy premiasen al entrañable Pepper de Modern Family al que da vida Nathan Lane y que en el último episodio de esta temporada ponía en pie el evento gay del año en la televisión norteamericana: la boda de Cam y Mitchell.

Ganará: Jimmy Fallon por Saturday Night Live
Debería ganar: Nathan Lane por Modern Family