Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Por fin un año en que la categoría de actor revelación incluye verdaderas revelaciones, actores que, salvo en uno de los casos, de papel pequeño pero relevante, cargan con el peso de la película en sus hombros y cuyo nombre es difícil de olvidar después de verlos.

David Verdaguer por 10.000 km

DavidVerdaguer
Aunque Verdaguer no tenga el apoyo mediático con el que han contado Jesús Castro y Dani Rovira, sobre todo desde las cadenas de televisión productoras de sus respectivas películas, una de las cosas de 10.000 km que más se graban en la retina y en la memoria es este joven enamorado e ilusionado que antepone la felicidad de su pareja a su proyecto común de futuro. De los dos, su trabajo es el que da más verosimulitud a la relación entre ambos, es el que tiene la parte más difícil, el que se queda con la casa vacía que se vuelve espacio agobiante y claustrofóbico cuando ella se marcha, es el que más soledad expresa. Además, la compenetración total palpable entre ambos actores, que logran que esa confianza y esa pasión inicial, que se tornan en añoranza, preocupación y desapego a lo largo del transcurso de la cinta, les haría merecedores de un Goya a la mejor pareja (como el año pasado Belén Rueda y Sergi López en Ismael), pero como ese premio no existe, estaría muy bien que David Verdaguer, con su indudable atractivo y sexualidad, al final de la noche tuviera un cabezón como reconocimiento a este gran trabajo. María Pérez

Jesús Castro por El niño

JesusCastro
Jesús Castro hacía su primera aparición en la gran pantalla –y su primera aparición como actor en general- el pasado 29 de agosto, cuando se estrenaba El Niño, la última película de Daniel Monzón, director que ya sabe lo que es triunfar en los Goya gracias a Celda 211. Para protagonizar este thriller de acción ambientado en el mundo del narcotráfico del estrecho de Gibraltar, Monzón optó por un joven inexperto pero prometedor. Castro se saltó las clases una mañana para acompañar a un amigo al casting de El Niño, y, como en toda historia de película, acabaron cogiéndole a él. En la película de Monzón, Castro interpreta al joven que da nombre a la película quien, junto a su compañero de aventuras, decide empezar a ganarse la vida cruzando droga a través del estrecho. Si bien es cierto que Jesús Castro cumple en la película, también lo es que está mucho más brillante en su otro papel este año, el de Quini en La Isla Mínima, otra de las grandes favoritas en los Goya. Gracias a estos dos papeles y a su participación en El Príncipe, además de numerosas firmas de moda que quieren su cara para sus productos, Castro se ha convertido en uno de los jóvenes más de moda del año, por lo que esto puede jugar a su favor. En su contra, dos nombres propios: Dani Rovira y David Verdaguer. Rubén Miguélez

Israel Elejalde por Magical Girl

IsraelElejalde
La nominación de Israel Elejalde por su breve intervención en Magical Girl ha sido una de las grandes sorpresas de la lista de candidaturas de estos Goya. Aun así, es una alegría que la Academia se haya fijado en el trabajo de este actor que apenas hemos tenido oportunidad de ver en la gran pantalla, aunque sea una presencia habitual de la pequeña y, sobre todo, de los escenarios donde trabaja habitualmente con el director de moda, Miguel del Arco, y también en las producciones del Centro Dramático Nacional. En la cinta de Carlos Vermut, Elejalde interpreta al marido de Bárbara, la protagonista, un personaje con un interés muy particular pues aporta a la narración el punto de vista del espectador: quien mira con comedida sorpresa los acontecimientos de la película. Desgraciadamente, se trata de un personaje con demasiado poco desarrollo para alzarse con la estatuilla, por lo que por más que nos alegre su nominación, no podemos decir que parta con grandes opciones de victoria. Fernando de Luis-Orueta

Dani Rovira por Ocho apellidos vascos

DaniRovira

Desde que a mediados de marzo del año pasado se estrenara en cines Ocho apellidos vascos acaparó las conversaciones durante semanas. Conocido, sobre todo en determinados círculos, por sus monólogos cómicos, Dani Rovira se convirtió en el chico de moda en España. Nadie hablaba de Clara Lago, como han confirmado estas nominaciones a los Goya. Un mes antes de aquello Telecinco había dado luz verde (con más pena que gloria) a la emisión de B&b, y coincidiendo con el inesperado éxito de la cinta de Emilio Martínez Lázaro producida por la casa, cambiaron acertadamente el enfoque de las promos: la serie de Belén Rueda pasaba a ser la serie de Dani Rovira. Tímidamente, la audiencia empezó a responder. La serie ha renovado por una segunda temporada y la película, la producción española más taquillera de la historia y la más vista de todo 2014, tendrá secuela este mismo año. ¿Cómo no iba a estar nominado el actor que lleva sobre sus hombros el peso de la cinta? No es el guion de Borja Cobeaga y Diego San José, que también: es la actitud que le pone a cada intervención, lo fácil que hace el identificarse con su personaje. Sin duda, gran parte del mérito de que Ocho apellidos vascos, que no deja de ser una sucesión de chistes que superan las barreras del humor local, haya sido el exitazo de público que ha sido hay que otorgárselo a la interpretación traviesa y al mismo tiempo autoconsciente de Rovira, un debutante más que rentable. Para darle más emoción, si saliese ganador el próximo 7 de febrero sería la primera vez que veríamos al presentador de la ceremonia subir a recoger el Goya a mejor actor revelación.

Ganará: Dani Rovira por Ocho apellidos vascos
Debería ganar: David Verdaguer por 10.000 km
Molaría que ganase: David Verdaguer por 10.000 km