Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Como cada año, una de las categorías más bonitas de todas las nominaciones de los Oscar es la de mejor partitura original. Géneros distintos y compositores experimentados compitiendo con sangre nueva… Trabajos que enganchan, a los que te agarras después de haber salido maravillado de una sala de cine y de los que te sirves para revivir una y otra vez las emociones que las imágenes te han hecho sentir. Este año no hay ningún clásico, no está John Williams, no está Hans Zimmer… Y aunque sí está Alexander Desplat, quizá sea el momento de elevar otro nombre propio al olimpo de los compositores clásicos de nuestra época: nuestros Mozart, Beethoven o Chopin.

Ludwig Goransson por Black Panther

Oscar
Primera nominación

Otras nominaciones del año

  • Globo de Oro: Mejor partitura original
  • Grammy: Mejor partitura original


Ludwig Göransson lleva años demostrando que es un compositor genial, es el responsable de la banda sonora de Creed y Creed II, también de series como New Girl o Community. Fue en esta última donde conoció a Childish Gambino… Con él ha producido todos sus álbumes de estudio: sus álbumes de estudio Camp , Why the Internet y Awaken, My Love! y por supuesto una de las canciones más importantes del año: This is America. Su trabajo para Black Panther es exquisito… El compositor se fue a África tras leer el guión para investigar la música tradicional del continente. Se fue con el músico senegalés Baaba Maal y grabó a músicos africanos para usarlos en una banda sonora donde la música está viva. La fusión que hace entre música africana y composiciones superheróicas es determinante para el resultado final. Hay momentos en este álbum grabado en Abby Road y lanzado por Interescope Records que ya son historia de la música, como por ejemplo el primer minuto de la canción llamada Killmonger donde las flautas rugen como si fueran auténticos felinos.

Terence Blanchard por Infiltrado en el kkKlan

Oscar
Primera nominación

Si Miles Davis dijo de él que era el más brillante de los nuevos trompetistas, entendiéndose nuevos trompetistas a aquellos que han llevado el neo bop a la acutalidad, ya sería suficiente para considerarle quizá uno de los más brillantes músicos contemporáneos. Terence Blanchard dejó el piano por la trompeta a los 8 años y desde entones ha estado en varias bandas de jazz, incluida la famosa Jazz Messengers con Art Blakey. Desde los 90 ha participado en muchas bandas sonoras, casi todas de películas de Spike Lee como La última noche o Plan oculto. Con Infiltrado en el kkKlan llega a la excelencia con una obra muy equilibrada pero también ecléctica, que combina temas majestuosos y clásicos llenos de vientos y cuerdas, sinfonías crepusculares que siguen a melodías dramáticas o elegías. Si bien es cierto que el clímax es más suave que en otros trabajos la solidez de sus temas ambientales con ese punteo de guitarra, que sirve como enlace entra cada uno de ellos, no ha dejado indiferente a nadie. Y perfectamente podría ganar una estatuilla bien merecida.

Nicholas Britell por El blues de Beale Steet

Oscar
2 nominaciones

  • Nominación a mejor partitura original por Moonlight (2017)


12 años de esclavitud no fue su primera película como compositor pero si fue la primera en la que su trabajo destacó. Nicholas Britell comenzó a ser un compositor respetado y conocido gracias a sus composiciones y arreglos en la película de Steve McQueen. Fue, de hecho, la canción titulada My Lord Sunshine la que le empujó a la fama… Toda la prensa especializada se volcó ante esta pieza espiritual y elegante que teje con habilidad y el horror de la vida diaria de los esclavos. Después Britell produjo la banda sonora del cortometraje Whiplash y ayudó a producir la del largo. Estuvo detrás de la música de películas como La gran apuesta o Moonlight con la que porfin fue nominado al Oscar. Varios años después vuelve a optar por la estatuilla con un trabajo mucho más hermoso y también mucho más sencillo. Su composición en El blues de Beale Steet está hecha de puro romanticismo. Las melodías, sostenidas sobre repeticiones circunscriben cada giro vital de la pareja protagonista, su unión y su amor, que a pesar de las dificultades es irrompible.

Alexandre Desplat por Isla de perros

Oscar
2 oscar, 9 nominaciones

  • Nominación a mejor partitura original por The Queen (2006)
  • Nominación a mejor partitura original por El curioso caso de Benjamin Button (2008)
  • Nominación a mejor partitura original por Fantastic Mr. Fox (2009)
  • Nominación a mejor partitura original por El discurso del rey (2010)
  • Nominación a mejor partitura original por Argo (2012)
  • Nominación a mejor partitura original por Philomena (2013)
  • Nominación a mejor partitura original por El Gran Hotel Budapest (2014)
  • Nominación a mejor partitura original por The Imitation Game (2014)
  • Nominación a mejor partitura original por La forma del agua (2018)

Otras nominaciones del año

  • BAFTA: Mejor partitura original
  • Globo de Oro: Mejor partitura original
  • Critics’ Choice: Mejor partitura original


Lo de Alexandre Desplat no es ningún secreto. Es uno de los mayores genios de su generación. Un tipo que domina a la perfección la música clásica, que también toca jazz y bossa nova y que puede producir un disco con Carlinhos Brown y componer una sinfonía tan ambiciosa como la de El curioso caso de Benjamin Button. Este año, a pesar de haber creado una de las bandas sonoras más interesantes de su carrera, bañada de folk japonés y melodías ceremoniales, ha vuelto a firmar un trabajo que no tiene sentido sin el inmediato relato de las imágenes del film de Wes Anderson. Desplat no trasciende como en anteriores composiciones. Y además ya ganó el Oscar el año pasado por su trabajo en La forma del agua, lo que dificulta enormemente que repita de nuevo tal éxito.

Marc Shaiman por El regreso de Mary Poppins

Oscar
7 nominaciones

  • Nominación a mejor canción original por Algo para recordar (1994)
  • Nominación a mejor partitura original por El presidente y Miss Wade (1995)
  • Nominación a mejor partitura original por El club de las primeras esposas (1996)
  • Nominación a mejor partitura original por Pach Adams (1999)
  • Nominación a mejor canción original por South Park: Más grande, más largo y sin cortes (2000)
  • Nominación a mejor canción original por El regreso de Mary Poppins (2019)

Otras nominaciones del año

  • BAFTA: Mejor partitura original
  • Globo de Oro: Mejor partitura original


Sin duda el de Marc Shaiman es el trabajo más complicado de todos los realizados este año. Tener la responsabilidad de hacer la música de una segunda parte de Mary Poppins, quizá el mejor musical de todos los tiempos, es una tarea abrumadora. Ya solo por enfrentarse a tal hazaña Shaiman tenía que estar nominadísimo. Lo que ha hecho Shaiman con inteligencia y buen gusto es incluir en sus composiciones referencias musicales de los hermanos Sherman dejándose, además, asesorar por el mismísimo Richard M. Sherman. El resultado es una banda sonora clásica, con toques sinfónicos y también pop que acompañan a esta nueva Mary Poppins interpretada por Emily Blunt y que por cierto también canta como los ángeles. Esta vez el viento del Este sopla menos fuerte, sí, pero es que es muy difícil repetir la proeza de ser “prácticamente perfecta en todo”.

Ganará: Ludwig Göransson por Black Panther
Debería ganar: Ludwig Göransson por Black Panther
Molaría que ganase: Marc Shaiman por El regreso de Mary Poppins