20100319b

Un histórico de Disney ridiculiza a John Lasseter

20100319b

Hace poco contabamos la crisis creativa que parece afrontar Disney/Pixar. Tras el inesperado fiasco en taquilla de Tiana y el sapo, el segundo intento por resucitar el musical animado tradicional, la compañía ha cancelado La reina de las nieves. Ahora trata desesperadamente de reformular la campaña de marketing de Rapunzel, ahora titulada Tangled (Enredada) para huir de su percepción como cuento de princesas. Floyd Norman, legendario animador de la casa, se ha unido a las cada vez más numerosas voces que piden la cabeza de John Lasseter.

Ed Catmull, presidente de Pixar y Walt Disney Animation Studios confirmaba hace unas semanas lo que era un rumor a voces. El estudio le ha dado una vuelta por enésima vez a Rapunzel y de ésta última había cambiado el título a Tangled, que no lleva implícito el género y además da una percepción mucho más cómica de la historia. La razón es “que mucha gente pensaría que estamos ante una historia de princesas cuando no lo es. Queremos hacer películas que sean apreciadas por todos”. Éste no es el único cambio. Se le está dando un papel mucho más activo al personaje masculino de la película, que está basado en una suerte de Errol Flynn, y minimizar pink factor de la protagonista. Flynn Rider es un personaje que por supuesto no aparece por ningún lado en la historia de los hermanos Grimm en la que está basada Tangled.

El descontento en las filas de la compañía es mayúsculo. La sustitución del famoso animador Glen Keane, que abandonó hastiado, por los directores de Bolt hace ya un año y medio no está generando confianza. Al parecer, el primer acto que diseñó Keane mostraba una Rapunzel mucho más oscura y misteriosa, que muchos trabajadores denominaron como uno de los mejores comienzos de una película de Disney, muy al estilo de el de El jorobado de Notre Dame. Ahora se está trabajando sobre un planteamiento mucho más ligero y fresco.

El animador español Daniel Peixe, que actualmente está trabajando en Tangled, reveló al diario de Mallorca hace unos días que “lo del titulo es algo que ha creado mucha controversia y a muy poca gente le ha gustado. Pero los jefes nos piden que tengamos fe en los de marketing, ellos consideraban que ese nuevo titulo sería mas positivo ya que no implicaba una historia de “chicas” y los niños de la familia estarían mas interesados en ir a verla. Son estudios y encuestas que han hecho , yo personalmente pienso que Rapunzel es mucho mejor título , y no creo para nada que el hecho de tener este titulo afectase a la taquilla. Pero en fin… ¡ellos sabrán!”.

Pero la crítica más feroz ha venido por parte de uno de los padres de la casa: Floyd Norman, mítico animador de La bella durmiente, Merlín el encantador o El libro de la selva. Norman apunta que el cambio del título va “mas allá de la estupidez”. “Estoy convencido de que no van a conseguir nada con esto nada más que el público vea a una Disney más desesperada aún por conseguir una audiencia”. Su forma de quejarse es feroz ya que ha colgado un slideshow de viñetas en el que no sólo recrea la caótica situación del estudio (animadores pagados con cuatro duros, gente sin carisma, comparaciones con Dreamworks) sino que pone a caer de un burro a John Lasseter, al que ridiculiza en uno de sus dibujos.

20100319a

Pese a las críticas, Tangled todavía cuenta con dos atractivos irrefutables. El primero es la novedosa técnica de recreación de dibujo a mano a través de la animación digital. Daniel Peixe lo explica a la perfección:  “Tiene un toque distinto. Estamos tratando de hacerla lo mas parecida posible a la animación tradicional 2D, sólo que usando las ventajas del CG. Solo te puedo contar que esta quedando un estilo único y diferente , un balance entre las dos cosas. El pelo es increíble como esta quedando.” Hace casi un mes se nos desvelaba un minúsculo teaser en el que con una sola escena ya podemos apreciar la revolucionaria técnica. El otro punto positivo es la música de Alan Menken, que vuelve a trabajar con Disney y promete un musical a la antigua usanza.