Jennifer Lawrence: “La sociedad necesita un modelo de heroína como Katniss Everdeen”

En pleno tour mundial -digno de la más ostentosa gira de la victoria- para promocionar la segunda parte de la saga Los juegos del hambre, aterrizaban en Madrid la semana pasada Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Liam Hemsworth y Francis Lawrence. Los juegos del hambre: en llamas es una más que acertada continuación de la que ya fue una interesante primera parte para la saga que adapta las novelas de Suzanne Collins.

“Es todo un honor poder participar en una saga como esta, y más todavía cuando la calidad va en aumento. Esta segunda parte es mejor que la primera”, afirma Josh Hutcherson, que interpreta a Peeta Mellark. Y es que, mientras que Los juegos del hambre se limitaba en gran parte a presentarnos un universo distópico en el que 24 adolescentes luchaban por sobrevivir a costa de acabar los unos con los otros, En llamas se permite profundizar en las motivaciones revolucionarias de sus protagonistas, ahora convertidos en victoriosos guerreros capaces de representar a un pueblo reprimido. “Hay distintos mensajes en la película, hay mensajes familiares, de amor, de valentía… pero la clave está en que, en nuestro mundo, la historia se repite una y otra vez, y para conseguir la libertad muchas veces hay que luchar. Cuando Katniss vuelve a su distrito tras ganar los Juegos del Hambre, puede apreciar las consecuencias de la guerra, y de esta historia hay que extrapolar lo poderosa que puede llegar a ser una sola voz en la sociedad actual gracias a herramientas como Internet y las redes sociales. Por ejemplo, hemos podido enterarnos de todo lo que está ocurriendo en Oriente Medio gracias a los vídeos que esas personas han grabado con sus móviles y han compartido en Internet”, resume Jennifer Lawrence.

Los juegos del hambre dentro 2

Pero la mejora de esta continuación con respecto a su predecesora no solamente se encuentra en el nivel narrativo. En lo que a la técnica se refiere En llamas también es una película mucho más grande y compleja, por lo que a sus protagonistas no les cuesta mucho esfuerzo recordar algunas escenas especialmente complejas: “Hay una secuencia en la que tenemos que luchar contra un grupo de monos que ocupaba página y media en el guión y se tardó en rodar siete días. Fue algo bastante desafiante por la cantidad de efectos visuales y por lo coreografiada que estaba la escena. También hay otro momento de la película en el que tenemos que sujetarnos a una plataforma giratoria que, en el set, giraba a 25 millas por hora”, comenta Josh Hutcherson, a lo que Jennifer Lawrence añade: “Josh y yo vivimos un momento muy bonito durante el rodaje, en una de las escenas que tienen lugar en la playa. Es una escena muy calmada y los dos llegamos a ella realmente cansados, era un momento en el que bajaba el sol y había un ambiente precioso, y fue la primera vez en los tres años que llevamos trabajando juntos que nos miramos a la cara y nos tomamos en serio como actores”.

Tras su paso por los Juegos del Hambre, Katniss Everdeen se convierte en la voz del pueblo, en el sinsajo que representa a todos los ciudadanos que quieren revelarse contra el poder y la represión del Capitolio y no hay una sola persona en Panem que no reconozca su cara. “Cuando ella vuelve al distrito 12 se ha convertido en una celebridad y todo el mundo se comporta como si fuera otra persona, aunque ella no siente que haya cambiado en absoluto. Me identifico mucho con eso, sobre todo cuando estamos de gira promocionando la película y pasamos por tantas ciudades distintas donde todo el mundo te trata de manera tan diferente. Aunque, por supuesto, lo que yo he puesto en juego es mucho menos de lo que pone Katniss, y su modelo de heroína es muy necesario en la sociedad actual”.

Jennifer Lawrence está viviendo una época dorada como actriz con tan solo 23 años, su 2012 fue para enmarcar gracias al tremendo éxito comercial de Los juegos del hambre y su reconocimiento como actriz en El lado bueno de las cosas, cinta de David O. Russell que le hizo tocar la cúspide de su carrera el pasado 24 de febrero, noche en la que recogió el Oscar como mejor actriz protagonista. Sobre sus habilidades como actriz y el trabajo a la hora de interpretar a Katniss Everdeen, Lawrence comenta que “interpretar a alguien tan introvertido, por mucho que en ciertos momentos tenga que demostrar su emociones de forma más evidente, resulta sencillo de alguna manera, porque tienes que demostrar menos externamente”.

Los juegos del hambre rueda dentro

La primera entrega de la saga, firmada por Gary Ross, arrasó en su primer fin de semana en Estados Unidos consiguiendo en tres días un total de 152 millones de dólares, y recaudó la friolera de 691 millones durante su recorrido mundial. “Es muy difícil intentar hacerse cargo de una secuela tras un éxito así”, reconoce Francis Lawrence, y añade que “nunca lo había hecho anteriormente, ni siquiera en los episodios que he dirigido para series de televisión, puesto que siempre había participado previamente en la parte creativa de la serie. Supe desde un primer momento que era importante detenerme y establecer los parámetros sobre los que quería trabajar, y sobre todo quería tener libertad creativa para hacer lo que yo consideraba mejor con esta película. Me interesó especialmente la historia de la que podía hacerme cargo, en esta segunda parte podíamos ir más allá y profundizar en este mundo del que solamente habíamos visto una pincelada en la primera entrega”. Un mundo que en esta película se muestra más violento y desgarrador, pero que no olvida en ningún momento el tipo de producto sobre el que está impreso y trata de no alejarse de las exigencias que supone rodar un blockbuster juvenil: “La violencia está muy presente en la película, pero para mi la historia tiene que girar en torno a la consecuencia de esa violencia. Me interesa más el impacto emocional que el aspecto gore y la recreación gráfica de la violencia. Mi intención es que el espectador pueda sentir la tensión y la emoción de esas situaciones sin que sienta asco o pudor al encontrarse escenas demasiado explícitas. Así lo planteé desde el inicio y nadie me hizo cambiar nada en ningún momento”.

Los juegos del hambre: en llamas llega a las pantallas españolas este viernes 23 de noviembre y lo hace con la intención de convertirse en uno de los largometrajes más exitosos del año, preparando el terreno para su tercer y último acto, dividido en dos películas más que se estrenaran en 2014 y 2015.