Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Hoy ha nacido oficialmente Canneseries, un festival que aspira a convertirse en el encuentro más importante del mundo de la ficción audiovisual. Y para ello cuenta con argumentos principales: uno que se integra dentro del gran paraguas del MIPTV, uno de los mercados de contenidos televisivos más importantes del mundo; y dos que crece a la sombra del Festival de Cine de Cannes, el certamen de los certámenes.

Si Canneseries logrará o no su objetivo de ser el referente mundial de la series como su vecino mayor lo es del cine sólo el tiempo o dirá. Este primer año que acaba de arrancar tiene aroma a ensayo, tan prometedor o desconcertante como cada uno lo quiera ver.

Su primera rueda de prensa se ha celebrado esta tarde, con la comparecencia del jurado oficial, pero en realidad el festival arrancó hace tres días, el miércoles 4 de abril, y desde entonces se ha desarrollado el programa no competitivo con varias masterclass, por ejemplo de Jean-Jacques Annaud, o proyecciones como la premiere de la tercera temporada de Versailles, buque insignia de la producción propia de Canal+ Francia.

Y hoy, mientras la mayor parte del Palacio de Festivales está impracticable con el montaje de los stands del MIPTV, que abre el lunes, y en la sala Debussy se realizan las ponencias del MipFormats -otro spin off, éste centrado en la venta de nuevos formatos televisivos- Canneseries ha convocado a la prensa para la rueda de prensa del jurado, presidido por Harlan Coben, escritor y creador de la neuva serie de Netflix Safe, al que acompañan las actrices Paula Beer (Frantz) y Melisa Sözen (Winter Sleep), el actor estadounidense Michael Kenneth Williams (The Wire), la guionista francesa Audrey Fouché (Borgia) y el compositor chileno Cristóbal Tapia de Veer (Utopia).

Todavía en el mundo de las intuiciones, Coben y sus compañeros han asegurado que para realizar el trabajo se asomarán a cada serie sin expectativas para fallar los cinco premios de los que se compondrá el palmarés: mejor serie, mejor interpretación, premio especial de interpretación -pueden otorgarlo a una pareja, un reparto completo, etc.-, guión y música. No hay premio de dirección porque, como ha justificado Audrey Fouché “mientras las películas son obras de directores, las series son obra de guionistas”.

Para elegir tendrán que enfrentarse a una escueta selección de tan sólo diez títulos: la española recién estrenada en Movistar+ Félix, la mexicana Aquí en la Tierra con Gael García Bernal, la italiana Caciattore (Cazador), Killing Eve de BBC America con Sandra Oh, las israelíés Miguel -ambientada en Guatemala- y When Heroes Fly -que transcurre en Colombia-, la surcoreana Mother, la noruega State of Happiness, la alemana The Typist, la belga Undercover.

La peculiaridad de la competición es que el jurado, al igual que la prensa acreditada, sólo verá el primer capítulo de todas ellas y en base a esa entrega inicial emitirán su veredicto. Cuestionado en la rueda prensa sobre si no sería mejor juzgar la temporada completa, Coben asegura que será lo mismo que juzgar un libro por sus primeras 50 páginas, pero garantiza que será una competición justa porque todas las series están en las mismas condiciones. “Será un premio al arranque más prometedor”, ha zanjado Paula Beer.

Y, en efecto, el arranque de Canneseries es prometedor. Veremos hasta dónde llega.