Daniel Castro hace realidad su ‘Ilusión’ en Málaga

Daniel Castro (Pamplona, 1972), es el alma mater de Ilusión, la película que suena como gran favorita para el palmarés de la sección paralela del Festival de Málaga, Zonazine. Actor, guionista y director de su propia película, Castro se rodea de Miguel Rellán y Barbara Santa-Cruz para contar la historia de un pobre guionista en su periplo buscando financiación para su último proyecto: un musical sobre los pactos de la Moncloa.

Pregunta: ¿Cómo es la génesis de una pelicula tan modesta y con unas características tan inusuales como Ilusión?
Respuesta:
Ilusión surge de unos cortos que rodaba yo solo en casa con una cámara de forma improvisada, aunque con una idea clara de qué contar en la cabeza. Varios amigos me dijeron “tío, ¿por qué no haces un largo de esto?”, pero el cambio era muy bestia: tienes que rellenar mucho más tiempo, ya no puedes hacerlo tú solo, necesitas un equipo… además, si quieres moverla por sitios para que te apoyen, te ayuden y sepan de qué va tienes que escribir un guión, cosa que yo no hacía antes. Así que ese ha sido el gran curro: usar este personaje que medio improviso en una historia mas larga, concretando más los diálogos e intentando convencer a la gente con un guión previo. A la vez, como sabia que al final iba a tener que hacerlo yo casi todo buscaba pocas localizaciones, sitios controlables a nivel logístico y de seguridad, que los actores no tuvieran muchos desplazamientos y esos pequeños trucos.

P: ¿Sufriste los infortunios que sufre el protagonista de la película a nivel profesional?
R:
Sufría algunos de ellos, pero realmente yo no me curré tanto el ir a presentar mi guión a los sitios… ¡de hecho no me lo curré practicamente nada. [risas] Cuando presenté este guión a las ayudas de desarrollo de guión y vi que no me daban a nada, a pesar de que otras veces por puntos de experiencia y demás, ya me habían dado algo, decidí que, por el tono, por ser comedia, por estar pensada para mi como actor y director, no era muy fácil que aquello tuviera una viabilidad para ser financiado de manera convencional. Tal vez en un siguiente proyecto, y teniendo Ilusión como precedente, es más posible. Pero para una primera película así iba a ser difícil encontrar a alguien que metiera pasta en ella.

P: ¿Y a nivel personal?
R:
En el pasado tuve una relación con el típico conflicto del tío con ambiciones poco realistas y chica que le dice “oye, te están pagando bien, no te metas en líos, no te enfrentes con los jefes”, o “tienes un buen sueldo, gastemos mas, vayámonos de viaje…”. Mientras, yo tengo el chip de que este es un trabajo muy inestable, que hay que ahorrar cuando se gana dinero, o hacer proyectos personales que tienes que financiar en algún momento y en ese momento los ingresos son cero.

P: Tu nombre es Daniel Castro, y eres guionista. Tu personaje se llama Daniel Castro, y es guionista. ¿Cuanto de biográfica es Ilusión?
R:
Mucho, pero es como mi ‘hermano más tonto’, que hace esas cosas que son tentaciones que se me pasan por la cabeza pero que nunca me atrevería a hacer, aunque me gustaría. Me interesa mucho la política y me interesa mucho la música, pero jamás haría una idiotez como un musical sobre política, y concretamente sobre la transición, me parece una locura. Pero me parece gracioso. El Daniel Castro de la película combina cosas que me gustan, pero metidas en un personaje absurdo, y de ahí surge la comedia, de hacer cosas tontas pero que en cierto modo acaricias hacer.

P: Las apariciones en la película de rostros conocidos como David Trueba, Victor García Leon o Felix Viscarret, ¿formaban parte de la génesis del proyecto, o fueron surgiendo en el proceso?
R:
Algunos me ayudaron en algún corto anterior, como Víctor García León, con el que hice un corto en el que él hacía de director de un festival y yo hacía de cortometrajista. Félix había actuado en ¿Qué fue de Jorge Sanz?, la serie de David Trueba, y me pareció que lo hacía bien y además somos muy amigos; y David también ha hecho algún papelillo de actor y pensé en ellos bastante pronto. David sobretodo me servía porque ya es una presencia conocida como productor, aunque su nombre no sea el del personaje ya te lo crees, es un tipo que representa al cine en España de una generación joven pero dentro del establishment del cine. Con Félix pasó un poco lo mismo, incluso su personaje lleva una camiseta del Festival de Málaga, que hace clara referencia a su paso por el Festival con Bajo las Estrellas; y Víctor creo que es capaz de interpretar unos personajes tan estrambóticos que fue al único de los tres al que le di indicaciones para hacer un personaje totalmente ficticio que no tiene nada que ver con él.

P: ¿Crees que se podría poner música a los pasajes de nuestra historia? ¿Cual es tu periodo favorito para hacer un musical?
R:
Creo que si se podría, de hecho tengo una amiga que está trabajando en un proyecto parecido a este: la musicalización de momentos históricos, y estoy viendo si colaboro. Me encantaría hacerlo si saliera adelante el proyecto. Unir canciones e historia es un poco desquiciado, pero hay series que hacen cosas así en Inglaterra, por ejemplo, y sirven a nivel didáctico, para educar.

Me molaría ponerle música a la Transicición. De hecho mi idea era que, si en esta película hubiera tenido más pasta, y quizá más talento, hubiera habido números bailados y cantados de la Transición con gente caracterizada como políticos de la época vestidos con trajes malos, me hubiera encantado.

P: ¿Qué tipo de música crees que le corresponde a los tiempos que corren?
R:
¡Guau! No lo se. Son tiempos bastante serios y tristes, lo primero que me ha venido a la cabeza es el ‘grunge’, música oscura, medio de protesta y de gente enfadada, porque parece que estamos viviendo un poco esa época. También me parece que vamos a volver, lamentablemente, y tengo mucho miedo, a los tiempos del cantautor.

P: ¿Después de Ilusión, cuales son tus próximos proyectos?
R:
Desilusión, y va en serio. Estoy intentando rodar poco a poco una cosa muy loca que es una especie de ‘consecuencias de Ilusión’, yendo por festivales y otros sitios con una cámara grabando la alfombra roja, el photocall, la gente viendo la peli , los problemas de cómo hacer el cartel… eso sería una especie de documental cómico sobre las desventuras del cineasta underground.

También tengo algún otro proyecto de serie, más o menos com el mismo personaje, pero por ahora está completamente en desarrollo y no puedo decir nada.