Presentación de 'Up' en Cannes

El Festival de Cannes vuela muy alto con ‘Up’

Presentación de 'Up' en Cannes
El director Pete Docter, el cantante Charles Aznavour (que pone voz al protagonista en la versión francesa) y el productor John Lasseter, en la presentación de Up en Cannes.

El Festival de Cannes ha quedado inaugurado esta noche con la proyección de Up, la nueva película de Pixar, que está recibiendo de los críticos europeos tan buena acogida como de los americanos. El diario Abc titula “una clase magistral de cómo echar a volar un festival de cine”, El País asegura que “encierra secuencias que son ya momentos de verdadera antología en la historia del cine de animación”, mientras El Mundo la califica de “simple obra maestra”.

Borja Hermoso, El País:

Up encierra secuencias que son ya momentos de verdadera antología en la historia del cine de animación (la secuencia inicial de la historia de amor entre los protagonistas es conmovedora sin caer en lo blandengue, dura sin pasarse demasiado, divertida, romántica, triste, sabia… (…)

Situada en un fascinante cruce de caminos entre King-Kong, La vuelta al mundo en 80 días, los grandes dramas románticos de los 40 y los 50 y el humor desternillante de una tira cómica, Up habla de esperanzas en tiempos de crisis, ya sean éstas financieras, anímicas, afectivas, culturales o de valores. No tiene nada que ver el azar con el hecho de que esta película haya sido elegida este año para abrir este festival, todo parece responder a una lógica aplastante, allá cada cuál en su interpretación de si la elección del tándem Gilles Jacob/Thierry Frémaux es sincera o demagoga, que todo puede ser.

Oti Rodríguez Marchante, Abc:

Up te rocía con una de esas historias que, sin darse apenas importancia, te cuentan los tres o cuatro asuntos esenciales de la vida… En apenas diez minutos, casi los del arranque de la película, de un modo directo, tan cinematográfico que ni siquiera precisa de que se articule ni una sola palabra, Up es capaz de narrar complejidades como las que encierran títulos tan intesos como Revolutionary road o Gran Torino, y así, plas, plas, plas, como quien chasquea dos dedos… (…)

La columna vertebral de Up es una historia de amor y sueños que no despegan entre una pareja, contada con brevedad y disimulada amargura, y que está contenida (en realidad, es esa historia quien contiene todo lo demás) en un grandioso cuerpo de viajes, aventuras, personajes buenos, malos y habituales, todo ello ataviado con esa animación tan cercana y tan de siempre del sello Disney, que se conoce exactamente cada uno de los caminos por los que llegar hasta el interior de su público, que es cualquiera qde delante que no esté muerto, independientemente de su edad, condición, lengua, cultura o sistema planetario.

Luis Martínez, El Mundo:

El director Pete Docter, el mismo de Monstruos S.A. y uno de los fundadores de la factoría Pixar, regala lo que, sin miedo a equivocarse, puede ser calificado como una simple obra maestra. Entre Chaplin y El mago de Oz, Up ofrece un delicado y nada afectado homenaje al cine, a su historia. Y eso por aquí, aunque se trate de dibujos animados, gusta mucho. La primera media hora, como ya ocurriera en Wall·E, se resuelve sin palabras en un auténtico recital de cómo con los elementos mínimos se puede alcanzar todo lo que da un simple gesto, unos zapatos grandes, una forma de caminar. Aquí Chaplin. La vida entera de una pareja resumida en apenas un puñado de planos. Genial.