Roberto Pérez Toledo: “Nadie me va a impedir seguir contando historias con una cámara y dos actores”

Tras su estreno limitado en las Islas Canarias, y poco antes de su estreno el próximo 11 de Mayo, Seis puntos sobre Emma, la primera película dirigida por el prolífico cortometrajista Roberto Pérez Toledo hace escala en Málaga y nos encontramos con su director para conocer como ha sido este paso decisivo.

Tras una fulgurante carrera en el terreno del cortometraje, y después de mucho tiempo de “ser un hombre orquesta”, como el propio Pérez Toledo define a su trabajo (“Yo hacía el cátering, la dirección artística y decidía la ropa que se tenían que poner”), el director asegura que “ha sido un lujo poder dedicarme exclusivamente a dirigir, a decidir lo que quería que fuera la película visualmente”.

La historia de Emma, una chica ciega que decide ser madre a toda costa mientras encuentra refugio en un grupo de terapia para discapacitados, esconde varias claves de la experiencia personal del director, que se mueve en silla de ruedas: “Hay bastante de mi en Emma. Su actitud refleja mi forma de enfrentarme a la vida y al futuro, haciendo las cosas en lugar de preguntar si va a ser capaz de hacerlas”. Para Pérez Toledo hay una frase de la película que define perfectamente su relación directa con Emma y la impronta personal en el personaje: “No voy a permitir que me digan lo que puedo hacer y lo que no”.

Esto ha sido posible, por supuesto, gracias a disponer de un modesto aunque eficaz equipo: “La película ha estado muy bien producida, además los actores también han colaborado mucho”, señala el director.

Seis puntos sobre Emma es una película pequeña que no ha contado con ayudas estatales ni privadas por parte de televisiones, ahora que ese status quo está en entredicho, Roberto Pérez Toledo se siente “con menos miedo que otras personas, porque yo nunca he contado con grandes presupuestos”.

La industria cinematográfica española tiene que asumir los cambios en las ayudas y las formas de financiación, pero Roberto lo tiene muy claro: “nadie me va a impedir seguir contando historias con una cámara y dos actores inspiradores donde sea, YouTube o cualquier otra plataforma”.

Las redes sociales han sido factor clave para dar a conocer la película al público: gran parte de su reparto cuenta con perfiles en redes sociales, e incluso el propio director puede conectar con su público potencial a través de internet, “intenté implicar a la gente desde la gestación del proyecto.

Tuve un diario de rodaje en el que intenté ser sincero y contar a la gente qué pasaba cada día”. Y funcionó: la gente se implicó en el proyecto, entendió todo lo que Roberto quería contarles, y sintieron a Emma un poco suya: “Cuando lanzamos el tráiler muchísima gente lo compartió en las redes sociales casi como si fuera algo suyo. La gente que ha seguido la película la ha seguido de forma muy activa”.

“Yo siempre he estado muy aliado con la red”, reconoce Roberto. “Es el entorno más interesante para lanzar un cortometraje, más incluso que el circuito de festivales”. También lo cree para el largometraje: “me da mucha pena que el espectador vaya cada vez menos a las salas, pero creo que nos tenemos que adaptar al hecho de que la gente cada vez prefiere más consumir cine en casa, y facilitarlo”.