{youtube width=”600″ height=”369″}ccmNAxxxU_c{/youtube}

El cómico Antonio Ozores ha fallecido hoy en Madrid, a los 81 años, a consecuencia de una larga enfermedad. Miembro de la quinta generación de una familia de actores, hijo, hermano, padre y tío de intérpretes y hermano del director Mariano Ozores, participó en más 160 películas, 200 obras de teatro y varias series de televisión y radio. Buena parte de su popularidad se debió a una peculiar forma de pronunciar parlamentos a toda velocidad de los que únicamente se entendían el principio y el final, siempre inconexos.

Sus restos mortales, que se encuentran en el tanatorio de La Paz de Tres Cantos, serán incinerados mañana jueves, según informa la Academia de Cine en un comunicado.

Antonio Ozores (1928, Burjasot, Valencia) fue secundario o coprotagonista de sainetes y comedias durante casi dos décadas acierta a componer, con notable talento, un tipo cómico. Sus numerosísimas intervenciones en teatro, revista y cine le llevan a una progresiva economía gestual que se verá sustituida por una oralidad atropellada que recuerda a su hermano José Luis y al mexicano Cantinflas. Participó ,entre otras, en las comedias Esa pareja feliz, La Lola nos lleva al huerto, Los tramposos y El apocalíptico.

Ozores seguía en activo porque, como le gustaba decir, “siempre hará falta un señor mayor en una película”. Tras siete décadas en la profesión, seguía recibiendo homenajes y premios; el último, el del Festival de Cine de Alicante, que le otorgó en su última edición uno de esos galardones a toda una vida: “He trabajado muchísimo y quedamos pocos, porque todos se han muerto. Me dan homenajes, porque no estoy más que yo. Me da igual cómo vaya a ser recordado. Como no voy a estar, que piensen lo que quieran”, decía.

Su última aparición en la gran pantalla fue en 1993, con Pelotazo Nacional. Su obra teatral El último que apague la luz, con su hija Emma como protagonista, aún está en cartel en Madrid.