La Academia busca alternativas al teatro Kodak

La Academia busca alternativas al Kodak

La ceremonia de entrega de los Oscar del próximo 26 de febrero de 2012 podría ser la penúltima que se celebre en el Teatro Kodak de Los Angeles. Según publica Según publica The Hollywood Reporter, la Academia se está planteando la posibilidad de cambiar la sede de la gala más famosa del mundo del espectáculo.

Después de casi una década en el Teatro Kodak en Hollywood, donde se celebra desde 2002, la semana pasada la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas ejerció una cláusula prevista en el contrato y notificó al Grupo CIM, propietario del recinto, que tras la ceremonia de 2013 puede mover los Oscar a otro lugar.

“Nuestro plan ahora mismo ejercitar esta opción y esperar a ver qué pasa. Estamos abiertos a todo”, ha dicho Tom Sherak, presidente de la Academia, en una entrevista con el diario en la que señala que a él, “personalmente”, le encanta el Teatro Kodak y no se cansará de defenderlo como sede de los premios.

Pero también apunta que tras la gala de este año -y de cara ya a la del 2014 puesto que la del 2013 también será en el Kodak- tendrán muchas ofertas y entonces será la directiva de la Academia la que decida.

“Esto es puramente una cuestión de negocios”, dice un miembro de la junta directiva de la Academia. “La conclusión es que vamos a buscar otras sedes y a escuchar todas las ofertas. Y, en última instancia, podemos decidir quedarnos donde estamos si podemos renegociar un contrato mejor”, apunta este directivo de la Academia, que también apostilla que no pueden olvidar “las cosas que han pasado”.

Se refiere, principalmente, a los problemas financieros por los que atraviesa Kodak, la firma patrocinadora que da nombre al recinto a cambio de una cantidad anual. El que antaño fuera un gigante mundial de la fotografía, no ha sabido hacer la transición que le requirió el paso a la era digital y en octubre, aunque negó que estuviera en bancarrota, admitió que su situación económica era muy grave.

Muy distinta de la que era cuando en julio de 2000 adquirió los derechos del nombre del flamante teatro en el entonces nuevo complejo Hollywood & Highland en Hollywood Boulevard.

Kodak acordó pagar 75 millones de dólares durante 20 años para tener su nombre en el teatro. Y desde entonces ha hecho su pago de 4 millones de dólares de forma religiosa. Pero si su situación se recrudece y no puede cumplir con su compromiso como patrocinador, el Grupo CIM intentará con celeridad vender los derechos del nombre del teatro a otra empresa.

Y en esta tesitura, tener bajo el brazo la seguridad de que los Oscar, la gala más esperada y seguida del planeta, se entregarán en su recinto será la gran baza y reclamo para nuevos patrocinadores. Y precisamente esa -la urgencia que podría tener CIM por garantizarse los Oscar en el futuro- es también la gran baza de la Academia que le dará una posición ventajosa en la renegociación de su contrato.

Desde el Grupo CIM un portavoz se limitó a señalar que no hay caso ya que Kodak está al corriente en sus pagos. La compañía declinó hacer más comentarios, alegando que sus ejecutivos no estaban disponibles debido a las vacaciones.