El cine catalán ha entregado sus premios esta noche con un clara ganadora: Pa negre, la cinta de Agustí Villaronga ha arrasado consiguiendo 13 de los 15 premios a los que optaba. Buried (Enterrado), la película de Rodrigo Cortés que esta misma noche se alzaba ganadora en los premios Forqué, ha recibido las estatuillas al mejor montaje y a la mejor película en lengua no catalana. La tercera en discordia ha sido La Mosquitera, que ha conseguido arañar el premio a Eduard Fernández como mejor actor. La gala, que ha tenido grandes ausencias entre sus premiados, ha transcurrido con normalidad aunque ha habido alguna que otra referencia y algún grito de ‘tongo’, en referencia al sonado Wikileaks catalán’.

El premio al mejor documental ha sido para otra cinta que también ha resultado premiada en los Forqué, Bicicleta, cuchara, manzana, de Carles Bosch, y el premio homenaje, como ya era sabido, fue entregado a Jordi Dauder con el público del Teatro Arteria Paral·lel puesto en pie. En esta gala, que se veía cubierta con la alargada sombra de la sospecha de tongo, ha habido grandes ausencias entre los premiados: Héroes, la magnífica película de Pau Freixas se ha ido de vacío, sin conseguir ninguno de los 10 galardones a los que optaba, igual que Los ojos de Julia, con 6 opciones de premio, o Elisa K, con 5.