La protagonista de Ágora y candidata al Goya a la mejor actriz, Rachel Weisz, se ha visto obligada a cancelar su presencia en la entrega de los Premios Goya, que se celebra este domingo. El motivo es que al día siguiente tiene que estar en Toronto para el rodaje de Dream House, la nueva cinta de Jim Sheridan. La Academia ha adelantado, además, que la ceremonia arrancará con un corto al estilo de Billy Crystal y que Buenafuente se moverá por el patio de butacas para hablar con las estrellas.

“No queremos hacer una ceremonia, sino un programa de televisión. Tenemos una historia que contar; hay que entregar 29 premios en un tiempo que supera las dos horas y el objetivo es que no decaiga en ningún momento”, desvela Andreu Buenafuente en un comunicado de la Academia.

La gala arrancará con un corto grabado para la ocasión, en el que Buenafuente y veinte primeras figuras de nuestro cine vivirán tres minutos de terror, suspense, comedia, acción, romanticismo e “incluso algo de sexo”, según apunta Buenafuente. Otra de las novedades es la incorporación de un comentarista, que será el periodista de RNE Toni Garrido. Su labor será salpicar de datos cinéfilos, anécdotas y curiosidades todo lo que pase en la pantalla.

Además, la empresa española de efectos especiales Next Limit, cuyos fundadores tienen un Oscar técnico y el Premio Segundo de Chomón de la Academia, han preparado “una pequeña sorpresa” y, entre los golpes de efecto relacionados con los vídeos promocionales, Buenafuente aparecerá bailando o alimentando a un tigre.