Los críticos de Los Ángeles dan la vuelta a la tortilla y destruyen
toda tendencia previsible enloqueciendo la carrera. Este año está todo
muy reñido, o quizás no hay una película que domine a las demás de
calle. Sólo así se explica que haya sido Wall·E la que se haya
llevado el gato al agua teniendo en cuenta el prejuicio tradicional a
la animación. Y, de nuevo, Penélope Cruz se lleva el galardón a la
mejor actriz de reparto.

Muchos reclaman que ya es hora que la Academia reconozca el mérito de la animación que está haciendo Pixar con una nominación en el apartado general de mejor película. Con Wall·E  no fue una excepción y a pesar de que la película parece una vez más descolgada de ese honor, los críticos de Los Ángeles han tenido el valor de rescatarla como lo mejor del año. En un año en el que en agua revueltas puede haber ganancias de pescadores, películas originales y poco convencionales como Wall·E o Slumdog millionaire están haciendo su Agosto. En los Oscar tiene aseguradas unas 4 o 5 nominaciones pero a pesar de este respaldo parece una quimera que Wall·E entre de lleno en la batalla.

La triunfadora moral de estos premios es Happy, un cuento sobre la felicidad, película que parecía descolgada de las nominaciones. Con el premio a la mejor actriz y al mejor guión, además de la segunda plaza en actor de reparto, la película de Mike Leigh cobra algo de vidilla e intentará reforzar las posibilidades débiles de nominación en las últimas semanas de Sally Hawkins, que a unos les encanta y a otros les produce urticaria.

Primer premio para Sean Penn y consolidación de las opciones de Heath Ledger y Penélope Cruz, acosada por Viola Davis que será una enemiga dura de pelar.

> Lista completa de los premios de los críticos de Los Ángeles