Los chicos de Nick Furia han vuelto para reventar la taquilla con ese toque Joss Whedon que tanto gustó en la primera y que se mantiene en una segunda aventura en la que los nuevos fichajes cumplen con las expectativas creadas (aunque siempre habrá algún lector de cómics descontento) y en la que los de siempre están como siempre, bien. El resultado son 141 minutos de acción sin parar al más puro estilo Star Trek: En la Oscuridad pero con muchos más personajes entre los que repartir la acción. Una acción que no cesa, que no da respiro al espectador y que centra la atención en personajes que gozaron de mucho menos protagonismo en la primera eclipsados por Iron Man.

Dicho esto, habrá quienes se pregunten si es mejor la segunda que la primera. ¿Qué más da? La primera era muy buena, muy divertida y esta, La era de Ultrón, también. No hay necesidad de compararlas. Tener, tiene sus defectos, como todo, pero como son más los aciertos, aquí van cinco de ellos.

Más protagonismo para Ojo de Halcón…

Sí, es un acierto se mire por donde se mire. Porque era uno de los personajes más enigmáticos y no está de más saber qué hace un tipo como él en medio de un grupo como este. Porque le hemos descubierto una faceta romántica y cómica que no sabíamos que tenía. Y porque más presencia de Jeremy Renner en la pantalla siempre es bueno para la película y para el espectador. Bien por Whedon.

…Y menos para Iron Man

Vaya por delante que Iron Man es uno de los mejores personajes que se han visto en las películas de Marvel, que a Robert Downey Jr. le va el papel como anillo al dedo y que lo borda, que es el más divertido del vengador grupo… Todo eso y mucho más. Pero aún así, en la primera entrega de Los Vengadores el protagonismo era casi todo suyo y volver a hacerlo otra vez habría sido repetitivo amén de que él ya tiene su propia saga.

El villano mola

Puede que sea en parte incorpóreo, pero la voz de James Spader tiene suficiente presencia como para ser un villano de altura, temible y difícil de derrotar. Si hubiese bastado con formatearlo, la pelea habría sido no solo desigual, sino aburrida hasta el extremo. La idea de que esta vez Hulk, Capitán América, Thor, Iron Man, Ojo de Halcón y Viuda Negra, con los nuevos fichajes (Bruja Escarlata y Quicksilver), tengan que sacar toda su artillería y llamar a toda la caballería para poder derrotarle facilita un final de traca. Si el lema de Ultrón es ‘divide y vencerás’, el de los Vengadores es ‘la unión hace la fuerza’.

Un poco de romanticismo

En medio de tanta pelea por salvar a la Humanidad de una IA que pretende provocar su extinción y obligar a la raza humana a dar el siguiente salto evolutivo, no está de más algo de amor y romanticismo. Lo ponen dos parejas. Una es mejor no desvelarla porque es una de las sorpresas (hay varias) de esta segunda entrega de Los Vengadores. La otra, de la que ya se ha hablado largo y tendido y de la que se han visto pequeños avances en forma de vídeos, es la de Hulk/Bruce Banner y Viuda Negra/Natasha Romanoff. Son algo así como la Bella y la Bestia versión Marvel y con un futuro como pareja poco prometedor, pero el tonteo que se traen tiene su gracia.

La acción

Acción, acción y más acción. No hay ni un segundo de respiro. Son pocas las escenas en las que los protagonistas se limitan solo a hablar. Y cuando las hay, sirven para echarse unas risas y tomar un poco de aire para la siguiente secuencia frenética.

P.D.: Si has llegado hasta aquí, mereces saber que no hay escena postcréditos. Así que no te quedes hasta el final. Hay una extra, pero es justo al principio.

Foto: Film Frame..©Marvel 2015