OSCATLÓN 2012: Guión adaptado

GOYATLÓN 2010: Guión adaptado

La categoría de guión adaptado está este año protagonizada por tres textos de marcado carácter poético pertenecientes a lo que podríamos calificar como “cine de autor” (Pa Negre, Habitación en Roma y Elisa K), y por uno de los éxitos comerciales de la temporada (la más que destacable Tres metros sobre el cielo). Analizamos estos cuatro guiones para encontrar sus virtudes y sus flaquezas.

GOYATLÓN 2010: Guión adaptado

Jordi Cadena por Elisa K

Elisa Kiseljak es el título de una novela de Lolita Bosch que cuenta la historia de una joven que, súbitamente, recuerda que fue violada cuando era sólo una niña. El texto original cuenta con dos partes bien diferenciadas; la primera, que desarrolla el tema de la violación y las consecuencias en la víctima, está contada desde un marcado distanciamiento, en tercera persona, en tiempo presente, con el lenguaje más aséptico posible. La segunda parte, que comienza en el momento en el que Elisa, ya adulta, recuerda por primera vez este suceso, está marcada por un lenguaje mucho más íntimo y emocional, en primera persona, reflejando un tipo de escritura más cercana a un diario o una carta que a la fría crónica de la primera parte. A la hora de adaptar esta novela –que, todo sea dicho, es breve, prodigiosa, impactante-, Jordi Cadena ha construido un guión que respeta dicha separación y, de hecho, la acentúa. La primera parte de la película está narrada por una voz en off que reproduce, de manera resumida y condensada, el texto literario original. En la segunda parte, esta voz en off desaparece y da paso a una narración más convencional –en términos cinematográficos-, en la que los personajes apenas hablan y en la que el ritmo se convierte en un factor esencial. Las pocas palabras pronunciadas en esta parte dan forma a cada uno de los protagonistas de la historia y definen el paso del tiempo por cada uno de ellos. Jordi Cadena se enfrentaba a un duro reto: poner en guión, de manera creíble, un relato fundamentalmente literario, en el que los hechos verdaderamente importantes apenas se nombran y en el que la trama fundamental transcurre bajo la superficie de unos personajes atrapados. 
GOYATLÓN 2010: Guión adaptado

Julio Medem por Habitación en Roma

El último trabajo de Julio Médem surgió como una variación sobre la película chilena En la cama, de Matías Bize y, por ello, participa en la categoría de guión adaptado. A partir de una premisa muy simple –dos mujeres viven una historia de amor fugaz durante una noche en un hotel de Roma- Médem firma uno de sus mejores trabajos en cuanto a construcción del relato; los dos personajes principales se van desnudando progresivamente a través de un juego de máscaras, historias ficticias y reales, verdades y mentiras complejamente entretejidas en un espacio temporal inicialmente simple –una noche- que, sin embargo, se hace casi infinita gracias a elipsis, interludios y falsos finales. El espectador se ve atrapado por esta historia en la que nada es lo que parece y en la que el tema central es la naturaleza del amor. El lenguaje es profundamente poético y condensado, con frases no del todo cotidianas que, sin embargo, puestas en boca de las protagonistas, resultan creíbles. Es en este tratamiento literario –casi teatral, diríamos- del diálogo donde reside uno de los mayores valores de la película. También en las confusiones y torpezas de dos personajes que no comparten cultura ni nacionalidad, y que se ven obligadas a emplear un lenguaje claro y conciso en el que deslumbran arrebatos líricos casi renacentistas. En resumen: un texto más que sobresaliente que nos reconcilia con el Médem escritor y que, por su profundidad y su complejidad estructural, se encuentra sin duda entre lo mejor del año.
GOYATLÓN 2010: Guión adaptado

Agustí Villaronga por Pa negre

Después de casi una década alejado de las pantallas, Agustí Villaronga ha regresado a los cines con un guión propio basado en Pa Negre, de Emili Teixidor, una novela autobiográfica que refleja el ambiente de la posguerra en un pequeño pueblo catalán. En 2000, la adaptación de El Mar, de Blai Bonet, le dio a Villaronga excelentes resultados que, sin embargo, no se vieron reflejados en los premios de la Academia. Ahora, Pa Negre culmina con éxito la difícil tarea de escribir un guión sólido y consistente a partir de un material literario amplio y poliédrico. Los diálogos están escritos de manera inteligente y concisa, sin alardes de verborrea ni excesivos arrebatos poéticos. Es en la construcción de los personajes, a los que Villaronga ha concedido el desarrollo exacto, el tiempo justo, las palabras adecuadas, donde la película sobresale. En una historia alejada del tradicional discurso paternalista e ingenuo con el que el cine español ha tratado durante décadas el tema de la posguerra, Villaronga ha construido una historia de personajes marcados por la violencia y por más fantasmas de los que caben en la pantalla. Manejando con maestría tanto lo dicho como lo omitido, el director mallorquín ha escrito un guión de una extrema delicadeza en el que las elipsis cobran una gran importancia y el suspense está dosificado en la exacta medida. A partir de una narración autobiográfica poco conocida y ahora recuperada por los lectores castellanos, Villaronga ha escrito un guión impecable que, si bien es el más convencional de su carrera, no por ello carece de una enorme eficacia y fuerza evocadora.
GOYATLÓN 2010: Guión adaptado

Ramón Salazar por Tres metros sobre el cielo

El director y guionista Ramón Salazar (Piedras, 20 centímetros) firma su primer guión adaptado para uno de los taquillazos juveniles de los últimos meses: Tres metros sobre el cielo, de Fernando Gómez Molina. Y, en esta ocasión, la base literaria no es otra que la primera novela del hoy celebérrimo autor de bestsellers románticos Federico Moccia. Con esta historia de amor adolescente llena de discotecas, motos e ídolos juveniles, Salazar demuestra, una vez más, que domina la escritura a la perfección y es capaz de trasladar a la película el ritmo, el lenguaje y la fluidez de la novela. No nos encontramos ante un guión con la altura lírica de los otros candidatos, pero es que ni la historia ni la película lo requieren. Tres metros sobre el cielo es un producto comercial casi perfecto y una película más que digna. En su primer trabajo importante para una producción ajena, Salazar demuestra que es un profesional con oficio y aporta a la película el guión que la producción necesita. El resultado final es una película que le viene muy bien al cine español y que, por ello, ha sido justamente nominada en esta categoría.
Ganará: Pa Negre

Debería ganar: Habitación en Roma

Tu quiniela: