Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

La lucha por el Emmy a la mejor actriz arrancó este año con Tina Fey y Glenn Close, las ganadoras del año pasado, dispuestas a repetir. Pero no está tan claro que ambas lo logren. En la categoría de drama Close se mantiene firme, pero en comedia la cómica está pasándolas canutas para aguantarle el tipo a Toni Collette y sus cuatro personalidades. Tampoco está nada mal la batalla en los telefimes: mientras Drew Barrymore y Jessica Lange se disputan los votos por Grey Gardens, Sigourney Weaver está haciendo lo imposible por dar la sorpresa.

Mejor actriz protagonista una serie – comedia

Candidatas al Emmy a la mejor actriz protagonista - comedia

Tina Fey
Rockefeller Plaza
Christina Applegate
Samantha ¿Qué?
Julia Louis-Dreyfus
The New Adventures of Old Christine
Sarah Silverman
The Sarah Silverman Program
Toni Collette
United States of Tara
Mary-Louise Parker
Weeds

Tina Fey – Alguien puede pensar que éste ha sido el año de Tina Fey, empezando por su portada en el Vanity Fair de enero y terminando por el Emmy a la mejor actriz invitada que acaba de ganar (los primeros galardones de esta edición ya se han entregado) por la interpretación de Sarah Palin en el Saturday Night Life con la que ha dado la vuelta al mundo. Pero se equivocan: el año de Tina Fey fue 2008, que arrancó con su apoteósico triunfo en los Emmy (siete estatuillas, tres de ellas con el nombre de Tina Fey serigrafiado), que siguió con una imitación que hizo más daño a las aspiraciones electorales del Partido Republicano que las críticas de los demócratas o que la ignorancia de la propia candidata, y que se cerró ocupando la portada de la mencionada publicación. ¿Dónde deja eso las aspiraciones de Tina Fey para llevarse el segundo Emmy este año? Pues ante el papelón de defender el título de favorita ante rivales que viene pegando muy fuerte.

Christina Applegate – Esta es la segunda vez que Christina Applegate compite por un Emmy con Samantha Who?, esa jefaza de un gran bufete de abogados que pierde la memoria en un accidente de tráfico y a la que los espectadores acompañan en el largo proceso de redescubrir su vida anterior. El trabajo de Applegate es en muchos momentos brillante y su encanto personal ha sido clave en el éxito de audiencia de esta sitcom pero carece el empuje necesario para llegar hasta la estatuilla. Por ahora, tendrá que conformarse por la que ganó como actriz invitada en Friends (2003).

Julia Louis-DreyfusThe New Adventures of Old Christine es una sitcom muy poco conocida fuera de EE UU, quizá porque se ha labrado una reputación de serie algo difícil, especialmente frente a otros productos muchos más livianos con los que se mide. Desde luego, Julia Louis-Dreyfus es el alma de la función dando vida a una mujer divorciada, llena de neuras, dueña de un gimnasio femenino, madre de dos hijos y cuyo ex marido sale ahora con una joven que se llama como ella, Christine (de ahí el “Old” del título). Louis-Dreyfus es una de las eternas nominadas a los Emmy: lo estuvo siete años seguidos como secundaria con Seinfeld (por suerte, se lo dieron a la quinta ocasión) y lleva cuatro con Old Christine, es decir, una por cada temporada de la serie, auqnue esta vez parece que la estatuilla se le va a resistir un poco más.

Sarah Silverman – Aunque por la puerta de atrás, The Sarah Silverman Program ha podido verse en España a través de Paramount Comedy. Los pocos que la hayan cazado se habrán sorprendido con una producción barata que gira alrededor de, claro, Sarah Silverman, una cómica de stand-ups que no se muerde la lengua por miedo a envenearse. El show es ella misma y sus diálogos con sus amigos y vecinos. Es un gusto ver una producción menor candidata a los premios grandes, pero carece absolutamente de posibilidades.

Toni Collette – Esta serie ha sido uno de los títulos más esperados del año y, quizá por ello, no ha satisfecho todas las expectatvas. Producida por Steven Spielberg, escrita por Diablo Cody y protagonizada por Toni Collette es, desde luego, para augurar lo mejor. Y eso ha sido lo que ha dado la Collette incorporando un personaje que se desdobla en cuatro. Tanto es así que la suya es la única candidatura de esta serie en los Emmy. Quizá sea un punto de partida un tanto débil, pero está haciendo muchísima sombra a Tina Fey. Tiene su punto de lógica: no sólo Fey ya tiene un premio por su personaje, sino otra estatuilla este mismo año por imitar a Sarah Palin, mientras Toni Collette saca adelante un personaje mucho más complejo y espectacular. A pocas horas de la entrega de los galardones, a muy pocos les extrañaría ya que el tarjetón llevara su nombre.

Mary-Louise Parker – Mary-Louise Parker compite por tercera vez con Weeds, aunque la serie lleva ya cinco temporadas. Al principio, los Emmy no contaron con ella, pero en los últimos años se ha convertido en una imprescindible de estos galardones. La estatuilla ya la tiene por la miniserie Angels in America, pero por su trabajo como esta viuda entregada al cultivo de la marihuana y con la que vamos descubriendo los muchos secretos que se ocultan en su vecindario todavía se le resiste. Y parece que va a seguir siendo así.

Quién ganará: Toni Collette por United States of Tara

Quién debería ganar: Toni Collette por United States of Tara

Mejor actriz protagonista una serie – comedia

Mejor actriz protagonista una serie - drama

Sally Field
Cinco hermanos
Glenn Close
Daños y perjuicios
Mariska Hargitay
Law & Order: Special Victims Unit
Elisabeth Moss
Mad Men
Holly Hunter
Salvando a Grace
Kyra Sedgwick
The Closer

Sally Field – Ganadora de dos Oscar, dos Globos de Oro y tres Emmy. Sally Field tiene, desde luego, el currículo más espectacular de todos los nominados, y eso que este año compite con algunos nombres muy ilustres. La serie Cinco hermanos ha sido, seguramente, una de las mejores cosas que le han pasado en su carrera: bien es sabida –y criticada- la dificultad que tienen las mujeres maduras para lograr papeles. Pues bien, Brothers & Sisters es una perita en dulce, un papel de matriarca que le va como anillo al dedo. Tanto es así, que se llevó el Emmy en su primera temporada y ha repetido como candidata en las dos siguientes. Su principal debilidad para llevárselo de nuevo es que el personaje, teniendo gran peso, no tiene tanto jugo.

Glenn Close – En su primera temporada, Glenn Close resultó la indiscutible ganadora del Emmy por su personaje de abogada dura e inflexible que protagoniza Daños y perjuicios (Damages). En su segundo año en antena, varios críticos han lamentado que la serie ha perdido parte de su punch inicial, pero ninguno ha tenido ni medio reproche ha cia el trabajo de esta actriz que es muy querida por la Academia de la Televisión: lleva ya 11 nominaciones y si el domingo logra esta segunda estatuilla consecutiva, hará la número tres junto a la que ya tenía por la miniserie Serving in Silence.

Mariska HargitayEn la vieja Europa permanecemos un tanto ajenos al éxito de Ley y orden, aquel serial de abogados de los ochenta del que no hemos conocido ninguno de sus hijos: ni el anterior Law & Order: Criminal Intent ni este Law & Order: Special Victims Unit. En cambio, tiene una fidelísima audiencia en EE UU que han llevado este spin off hasta la décima temporada. Su protagonista es Mariska Hargitay, que a este lado del Atlántico tuvo cierta fama con Falcon Crest. Es, desde luego, una muy eficaz actriz de televisión y está perfecta incorporando a la detective Benson en SVU. esta es su sexta candidatura por este trabajo y ya obtuvo el Emmy en el tercer intento. Es poco probable que repita este año al tener que rivalizar con Sally Field y Glenn Close.

Elisabeth Moss – Elisabeth Moss es una joven verdaderamente extraordinaria: acabó sus estudios con dos años de adelanto, estudió ballet en en Kennedy Center y, mientras tanto, desarrollaba su carrera con actriz de televisión. Su primer papel lo hizo con ocho años y prácticamente no ha parado desde entonces. Su personaje de secretaria ascendida a copy en Mad Men le supuso ser candidata el año pasado a los Premios SAG y en esta temporada ha entrado a luchar por el Emmy. No es poca recompensa por el momento.

Holly Hunter – Holly Hunter se le suele poner de ejemplo cuando se habla de la maldición del Oscar: actores o actrices que después de la estatuilla no han vuelto a catar un buen papel en su vida. Y es cierto que tras la doble nominación de 1993 que acabó como ganadora del premio como protagonista, Hunter no ha tenido grandes oportunidades en la gran pantalla. Pero este Saving Grace ha venido a salvarla también a ella con un papel en el límite: una agente de polícia de vida disipada que recibe una segunda oportunidad por boca de un ángel. En su debut del año pasado, Hunter ya obutvo una nominación. Si no la materializó entonces, tampoco hay grandes razones para que lo haga ahora.

Kyra Sedgwick – Completa el sexteto Kyra Sedgwick, una actriz que tuvo el acierto de regresar a la televisión cuando el cine no terminaba de darle las grandes oportunidades que ella esperaba. Y fue así como después de muchas series más o menos olvidables llegó The Closer, un éxito en medio mundo. Interpretar a la detective Brenda Johnson, sagaz, humana y eternamente a la defensiva, le ha reportado cuatro candidaturas a los Emmy y otras tantas a los Globos de Oro. Ganó el segundo de estos, pero en los Emmy todavía no se ha estrenado. Sería una sorpresa que le tocara este año porque no hay ningún elemento que impulse en esta ocasión su candidatura.

Quién ganará: Glenn Close por Daños y perjuicios

Quién debería ganar: Glenn Close por Daños y perjuicios

Mejor actriz de reparto en una miniserie o telefilm

Candidatas al Emmy a la mejor actriz protagonista en una miniserie o telefilm

Chandra Wilson
Accidental Friendship
Shirley MacLaine
Coco Chanel
Drew Barrymore
Grey Gardens
Jessica Lange
Grey Gardens
Sigourney Weaver
Prayers for Bobby

Chandra Wilson – Su nombre es el menos conocido de las cinco nominadas, aunque su físico sí resulta muy familiar a los telespectadores de medio mundo gracias a su personaje en Anatomía de Grey, con el que ha competido cuatro años seguidos por el Emmy (incluido este). Pero Chandra Wilson tiene una segunda nominación con el telefilm Accidental Friendship que narra la amistad entre una vagabunda amante de los perros (Wilson) y una mujer policía. Sin duda, es una actriz de gran talento, pero se bate con nombres demasiado ilustres.

Shirley MacLaine – La inolvidable ascensorista de El apartamento o la encantadora prostituta de Irma, la dulce entró en su madurez perdiendo espacio en las revistas de cine y ganándolo en las de papel cuché, encantadas de hacerse eco de sus libros místicos y sus revelaciones divinas. Para desgracia del celuloide, Shirley MacLaine a penas ha dado un puñado de muestras de su talento interpretativo a lo largo de los últimos 30 años. Este telefilm que aborda la figura de Coco Chanel ha sido un agradable vehículo para reencontrarse con el público, pero resulta una producción tan poco interesante que difícilmente puede llevarla hasta la estatuilla a la que ha aspirado antes en otras cinco ocasiones y que ya obtuvo en 1976 con el especial Gypsy in My Soul.

Drew Barrymore – Entramos aquí en las arenas movedizas. Drew Barrymore, la heredera de la saga de actores más importantes de la historia de EE UU, la niña de E.T., la joven recuperada del infierno de las drogas y presentada al mundo como modelo de esperanza, ha obtenido al fin la oportunidad de demostrar que es una buena actriz. Ha sido gracias al papel de Little Eddie, la prima de Jackie Kennedy que vivía atada a su anciana madre, entre gatos y basura, en la que en otro tiempo fue la casa de verano de los Beauvier, la realeza estadounidense. Barrymore ha hecho un trabajo admirable incorporando a una mujer extraordinaria, estrambótica, sensible, iluminada y adorable. El Emmy debería llevar su nombre.

Jessica Lange – Su gran rival es su madre en la ficción. La HBO quiso convencer a Jessica Lange de que compitiera como actriz de reparto para que cada una tuviera su Emmy. La veterana se negó y prefirió dar la batalla por el premio a la mejor protagonista. Y en esas estamos. El personaje de Big Eddie es igualmente tierno e inolvidable y ofrece a Lange la posibilidad de aparecer en la película con su aspecto actual y caracterizada de anciana decrépita; pero carece de la fuerza arrolladora de su hija. Es difícil que la supere, pero sí puede robarle los votos suficientes como para que gane la tercera en discordia.

Sigourney Weaver – Y esa tercera que espera agazapada su ocasión es Sigourney Weaver, que parece estar arrancando uno de los mejores años de su carrera ya que en pocos meses llega a los cines Avatar, su nuevo título junto a James Cameron. De momento en el telefilme Prayers For Bobby, basado en una historia real, da vida a una mujer cuyo hijo homosexual se quitó la vida al no soportar el rechazo de su familia y amigos en un entorno de una estricta y anticuada moralidad. Tras esta terrible experiencia, esta mujer ha terminado por convertirse en una gran activista por los derechos de los gays en EE UU. Puede que el tono de la cinta sea panfletario hasta la náusea, pero la Weaver despliega en ella todo su talento, que es inmenso. Si alguien puede dejar a Drew Barrymore sin premio, es ella.

Quién ganará: Drew Barrymore por Grey Gardens

Quién debería ganar: Drew Barrymore por Grey Gardens